martes, 16 de octubre de 2018

REPORTAJE. El talento no entiende de género

Más de la mitad de las licenciaturas de nuestras universidades corresponden a mujeres, que son, según los datos de los últimos años, las que mejores expedientes académicos obtienen desde muy temprana edad. Representan cerca de la mitad del mercado laboral de alta cualificación y se reconoce continuamente su alta capacidad organizativa y sus dotes para dirigir, así como su tesón a la hora de conseguir cuanto desean.

A pesar de todo ello y sin dejar de reconocer los indudables avances de la última década, las mujeres siguen estando poco representadas en los puestos de alta dirección de las empresas. Según el último 'International Business Report', un informe que elabora anualmente la consultora multinacional Grant Thornton, las mujeres ocupan tan solo el 24% de los cargos directivos en todo el mundo, lo que supone un aumento de tres puntos con respecto al año anterior, y el porcentaje de empresas que cuentan con una consejera delegada ha pasado del 9% al 14%. En España, sin embargo, los datos contradicen la tendencia general y nos sitúan por debajo de la media mundial, con un 21% de directivas, lo que supone un 3% menos que el año anterior, devolviéndonos de este modo a los niveles de 2009.

La Ley de Igualdad de marzo de 2007 cumple siete años y en su artículo 75 estipula que las empresas obligadas a presentar un balance normal tendrían ocho años, a partir de su entrada en vigor, para "incluir en su Consejo de Administración un número de mujeres que permita alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres". Al mismo tiempo, el artículo 45 indica que las empresas de más de 250 empleados tenían que elaborar un Plan de Igualdad. Según un estudio realizado por 'Informa D&B", a sólo un año de la fecha tope para cumplir con el artículo 75, solo 12,19% sujetas a esta ley cumple con los requisitos.

datos

Aunque empiezan a trabajar en una cierta igualdad numérica, a medida que suben hacia puestos de alta dirección, su porcentaje disminuye de una forma espectacular, digna de ser estudiada y conocida. Podríamos concluir diciendo que la crisis ha entorpecido la evolución o que el controvertido 'techo de cristal' persiste e incluso se refuerza en nuestro panorama empresarial, y no estaríamos equivocados.

20120308techodecristal

Los estudios y la tendencia del día a día en las compañías de todo el mundo, confirman que las barreras existentes en el camino hacia la alta dirección tienen que ver con factores culturales, con sistemas de promoción poco objetivos y con las dificultades que encuentran las mujeres aún a día de hoy, para poder conciliar la vida profesional con una vida personal y familiar, en la que precisamente hace siglos se les otorgó el único 'cargo directivo' no remunerado y en ocasiones escasamente valorado. Sin embargo, nos atrevemos a confirmar que no se trata sólo de un tema de equidad social y que cuanto antes asuman las empresas la necesidad de evolucionar, más podrán aprovechar todo el potencial que poseen.

Leer más...