lunes, 17 de diciembre de 2018

Nombres en forma de palabra

La primera gran exposición de El Regalo de Tu Nombre puede visitarse hasta agosto en la sede burgalesa del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

Alejandro Martínez Parra    I     Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I     Síguenos en @Mercados21    I     3/06/2013

Estamos tan acostumbrados a llamarnos y a que nos llamen, que no reparamos en lo fascinante de un nombre. El nombre no es la identidad, obviamente, pero llegamos a identificarnos con él de tal forma que sería muy difícil para cualquiera de nosotros imaginarnos a un conocido, más aún si es un ser querido, llamándose de otra forma.

Un nombre es una puerta de entrada. Por la que accedes a un lugar que es origen de múltiples senderos. Has decidido salir a pasear con ese nombre. Al principio silencio, o alguna cortesía, un par de comentarios por romper el hielo... Y de repente empieza la conversación y descubres que ahí dentro había experiencias de lo más interesantes. Tiras de este hilo y de aquél otro... El buen nombre se deja hacer pifias y preguntas. El buen nombre es una caja de sorpresas. Él te da pie y tú le cuentas tus pequeños secretos. Hay confianza y el buen nombre escucha con atención tu opinión sobre una bolsa de agua, por ejemplo. O sobre lo bien que podría sentarle un sombrero verde al universo.

Con estas y otras cosas cae la tarde o los días y, al cabo, regresamos habiendo disfrutado –suele ser lo habitual– de ese paseo prometiéndonos llamarnos de nuevo. Y deseando contar lo ocurrido a todo aquel que quiera saberlo.

El desarrollo de un nombre no está previsto ni calculado. Es una sorpresa que tiene sus momentos de incertidumbre o de superficialidad. Y también sus momentos de descubrimiento, de gran belleza y de entusiasmo.

Instantáneas de la exposición en la sede del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua (Burgos).

El proyecto El Regalo de Tu Nombre, que expone parte de su colección hasta el próximo mes de agosto en la sede del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, en Burgos, utiliza esencialmente el lenguaje como palabra y como signo, vinculándola al mundo de la sugerencia gráfica y viceversa –pues no hay una jerarquía evidente ni predeterminada entre las herramientas y conceptos de un ámbito u otro– y está en deuda con todas aquellas personas, no sólo artistas, que han  trabajado con un profundo compromiso con la imaginación y la sensibilidad. Solo busca con empeño una cosa: crear un mundo de belleza. De belleza exterior y, quizás un poquito más difícil, interior.

Utiliza dos cosas: lo gráfico-plástico –sea tratado como mancha de color, signo abstracto, representación, ilustración sugerente o didáctica, grafía rítmica...– y el lenguaje –sea tratado como concepto, como idea, como secuencia poética o como soporte gráfico o tipográfico...–. Entre ambas se establece una relación estrecha y particular. Pero lo que es importante, más allá de los recursos, es que siempre haya algo que decir y encontrar un modo interesante de hacerlo. Estimular en otra persona la imaginación o, mejor aún, estimular el deseo de mirar y percibir las cosas con más intenso olfato, con mayor sensibilidad.

EL AUTOR. Alejandro Martínez Parra

Fragmentos del texto de la exposición NOMBRES EN FORMA DE PALABRA

“No suelo darme cuenta pero ¡uy! llevo una porrada de años enredado en una práctica profesional y artística que desde bastante temprano adquirió un carácter multidisciplinar e híbrido. En ciertos periodos desarrollo más proyectos de naturaleza personal y otros me dedico a aplicar las experiencias a solucionar demandas fundamentalmente en el ámbito gráfico, editorial o de diseño especializado en espacios de comunicación, exposiciones... Es algo que me gusta hacer por dos razones: una, porque me interesa la fuerza que las estrategias del arte pueden aportar a necesidades prácticas. Y, otra, porque me permite estar vinculado con la realidad y eso aporta lo suyo cuando piensas en términos de arte. Esa tensión está presente en el proyecto El Regalo de Tu Nombre.

Estoy acostumbrado a que cada proyecto se desarrolle de un modo específico, invente sus propias estrategias y sirva –es mi opción– para el descubrimiento y, por tanto, el conocimiento. Para mí la fotografía, el objeto, la acción, la pintura, la palabra, el sonido... son herramientas y estrategias para tener experiencia y poder contarlas.

Me gusta perturbar las imágenes con las palabras… Igual puedes hacer saltar ranas sobre su superficie tranquila, nadar si apetece o pescar en la barca. Y si, por el contrario, las palabras se ponen soberbias o excesivamente altivas, coges la línea, gruesa o fina, y les bajas los humos… ¡A chitón, guapas!. Si prefieres, extiendes color en gran cantidad para cambiarle el traje a alguna expresión demasiado pedante o le pintas bigotes.

Pero lo que me interesa, más allá de los recursos, es que siempre haya algo que decir y encontrar un modo interesante de hacerlo. Estimular en otra persona la imaginación o, mejor aún, estimular el deseo de mirar y percibir las cosas con más intenso olfato, con mayor sensibilidad... En fin, acepto que me consideren pretencioso. Pero estoy seguro que me van a disculpar […] Me gustaría lograr que cada cual saque de la chistera –en el sentido de envase, no de chiste– aquello que le viene bien. ¿Un conejo? ¿Un cartílago? ¿Un viaje por la piel de Venus? ¿Una jerigonza?... Bueno, pues cada uno, lo que necesite”.

 

SaberMÁS

Exposición de El Regalo de Tu Nombre Lugar: Sede del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua. Palacio de la isla. Paseo de la Isla, 1. Burgos

Horarios de visita: De 12 a 14 horas y de 16 a 18.30 de lunes a jueves. Viernes, de 12 a 14 horas

Página web: www.elregalodetunombre.es

E - mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @RegaloDTuNombre