viernes, 21 de septiembre de 2018

Navantia planea cerrar acuerdos en eólica marina en este año

El astillero de San Fernando-Puerto Real de Navantia entregó el patrullero ‘Naiguatá’ a la armada de Venezuela. Trabajadores de Navantia en Cádiz protestan por la marcha del presidente El comité de empresa de Navantia en San Fernando (Cádiz) ha expresado su “más enérgica protesta” por la marcha del hasta ahora presidente de la compañía, Aurelio Martínez Estévez, que deja su cargo para presidir el futuro operador Loterías y Apuestas del Estado. Los representantes sindicales de los trabajadores de los astilleros de Navantia en San Fernando han explicado en un comunicado que no entienden esta decisión que, en su opinión, “provocará un parón total de la acciones emprendidas por el presidente de Navantia, tanto en el capítulo comercial, como en el organizativo”. Además, apuntan que con este cambio la SEPI y el Ministerio de Economía y Hacienda, de quienes depende la empresa, muestran que “no desean la estabilidad de Navantia, no quieren la tranquilidad de los trabajadores y trabajadoras de este grupo y minusvaloran la importancia de los astilleros públicos de nuestro país”. Aurelio Martínez estuvo precisamente la pasada semana en los Astilleros de Navantia de San Fernando, en el acto de entrega del tercer buque de vigilancia litoral para la armada venezolana. Con estos buques, junto a un cuarto del mismo tipo que se construye actualmente en Venezuela, y a otros cuatro oceánicos que se están construyendo en la factoría de Navantia de Puerto Real, finalizará previsiblemente a finales de este año el convenio para la construcción de barcos para la armada venezolana, lo que ha creado inquietud entre los trabajadores de Navantia en Cádiz ante la falta de nueva carga de trabajo. A estos trabajos para la armada venezolana hay que sumar el encargo para la construcción de cuatro nuevos Buques de Acción Marítima para el Ministerio de Defensa español, un encargo confirmado que aún se encuentra en fase de tramitación.

Diversificación

En su último acto en San Fernando como presidente de Navantia Aurelio Martínez explicó que la compañía tiene abiertas expectativas en más de cuarenta acciones comerciales en distintos países, dentro de un sector, el de construcción naval de defensa, que ve disminuidos sus encargos por la crisis económica mundial. Así, Martínez subrayaba que el futuro de la empresa reside en nuevas oportunidades, “y la que está más a mano, en este momento, es la eólica offshore”. Así, “nosotros tenemos unos astilleros muy grandes, diseñados para petroleros de hasta un millón de toneladas, que son muy capaces de albergar este tipo de nueva actividad”. Los campos de producción eólica previstos en el Mar del Norte y en España necesitan grandes superficies industriales para la fabricación de las plataformas que se ubicarán en el mar y Navantia cuenta con esas instalaciones . Así, el astillero español ha recibido la visita de representantes de empresas españolas (entre ellas, Iberdrola, ACS o Acciona) y foráneas, por lo que espera cerrar algún acuerdo a lo largo del presente año.

Luis Cacho, nuevo consejero delegado de Navantia

El Consejo de Administración de Navantia, ha nombrado recientemente al ex director de Coordinación y Relaciones Institucionales, Luis Cacho, consejero delegado de la compañía. Este nombramiento se ha producido después de celebrarse la reunión de la Junta General de Navantia. Luis Cacho Quesada (Jaén, 1957) es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales y en Derecho. Desde el año 1983, pertenece al cuerpo de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado. Hasta su nombramiento  era director de Coordinación y Relaciones Institucionales de Navantia. Ha sido director general de Cofides, director general de Comercio e Inversiones en la Secretaria de Estado de Comercio, etc.

M.R.N.