domingo, 22 de julio de 2018

Medgaz celebra el primer aniversario de la puesta en marcha del gasoducto submarino Argelia-Europa


J. G. T.   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   31.05.2012


Foto de familia del Consejo de Administración de Medgaz con motivo del primer aniversario del gasoducto. FOTO: Medgaz

La compañía Medgaz ha celebrado el primer aniversario del inicio de las operaciones comerciales de importación de gas natural desde Argelia a España a través de su gasoducto, el cual funciona "de manera estable y con un grado de disponibilidad del 100%".

El citado gasoducto fue conectado al sistema gasista español el 5 de marzo de 2011 y comenzó las operaciones comerciales el 1 de abril, contando con una vida útil esperada que supera los 50 años, por lo que está planificado para cubrir las demandas de gas natural a largo plazo, según ha informado la empresa en nota de prensa.

Esta infraestructura llevada a cabo por Medgaz permite la importación del gas natural directamente desde Beni Saf, en la costa argelina, hasta Almería. Su entrada en funcionamiento ha supuesto "una mejora de la seguridad del suministro, una vía más directa y, por tanto, eficiente en costes de aprovisionamiento al sur de Europa y, además, una contribución positiva a los objetivos marcados en el Protocolo de Kyoto, al acercar una energía más limpia, como es el gas natural".

Medgaz, que cuenta como accionistas a Sonatrach (36%), Cepsa (20%), Iberdrola (20%), Endesa (12%) y Gaz De France Suez (12%), tuvo la colaboración de "algunas de las mejores compañías del mundo" para la construcción del gasoducto, que contó con una inversión de 900 millones de euros y es la primera infraestructura de este tipo construída en el Mediterráneo a más 2.000 metros, ya que su profundidad máxima alcanza la cifra de 2.160 metros.

Esta compañía, que trasladó su sede desde Madrid a Almería, ha apostado por personal local, con la creación de 60 puestos de trabajo en la ciudad andaluza, con una media de edad de entre 30 y 35 años y "especial incidencia entre las mujeres". Se trata de profesionales "altamente cualificados, los cuales participan en programas de formación permanente técnica y de idiomas".