jueves, 22 de febrero de 2018

Matarromera invierte más de 6 millones en su nueva bodega de La Rioja

Barricas de la Bodega Carlos Moro de Grupo Matarromera Barricas de la Bodega Carlos Moro de Grupo Matarromera

Más de seis millones de euros ha invertido Grupo Matarromera en La Rioja donde ha creado la nueva sociedad "Bodegas y Viñedos Carlos Moro". Una nueva bodega que el grupo ha optado por vincular en su denomicación con su fundador.

La fachada de la bodega, ubicada en la localidad riojana de San Vicente de la Sonsierra, ya luce con el nombre, acompañado del escudo especialmente diseñado para la imagen de esta bodega y en el que aparecen dos lebreles (galgos) a los pies de un moral (que representa el escudo de la familia de Carlos Moro), y una viña, que simboliza la pasión de un hombre ligado a la tierra y al vino.

Bodega Carlos Moro, ubicada en pleno corazón de la Rioja Alta, "pretende convertirse en una de las referencias vitivinícolas de dicha región donde la excelencia y la calidad son señas imprescindibles de identidad, tanto en sus métodos de producción como en sus renombrados vinos", comentan los responsables de Grupo Matarromera.

Bodega Carlos Moro, que cuenta ya con veinte hectáreas de viñedo propio y otras cuarenta hectáreas controladas, ve la luz gracias a una inversión de más de 6 millones de euros, financiada casi en su totalidad con fondos propios, y que está permitiendo acondicionar la bodega con la máxima tecnología para la elaboración de vinos de excelencia. Una inversión que se ha centrado  en la adquisición de activos, de nuevas tierras en el entorno de San Vicente de la Sonsierra, "epicentro de la excelencia vitivinícola riojana".

Grupo Matarromera está invirtiendo también en la adquisición de nuevas parcelas, especialmente seleccionadas en el entorno de San Vicente de la Sonsierra y Labastida, y en maquinaria enológica de última tecnología para la elaboración de vinos de máxima calidad, con técnicas como el desgranado automático con separación del raspón sin rotura del hollejo, que permitirá mimar el proceso de vinificación para producciones limitadas y exclusivas o como los depósitos de hormigón revestidos de material inerte para aprovechar la inercia térmica de éstos para algunos procesos fermentativos. También ha incorporado un parque de barricas nuevas de roble francés y americano, y una pequeña selección de tinos de madera para la futura elaboración de las uvas procedentes de los mejores pagos.