miércoles, 14 de noviembre de 2018

Los objetivos de 'Gas Natural' tras convertirse en Naturgy

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, en Londres El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, en Londres

Junto al cambio de marca, también hay un ambicioso plan de fortalecimiento y crecimiento. Naturgy, hasta ahora Gas Natural Fenosa, ha presentando al mercado en Londres su Plan Estratégico para el periodo 2018-2022 con sus proyectos, inversiones y objetivos. La compañía, en palabras de su presidente, quiere tener un papel muy relevante en la transición energética.

Ante más de 200 inversores internacionales, el presidente Francisco Reynés ha querido resaltar "la importancia de todos los ejes de cambio que contribuirán a transformar la compañía en los próximos años, para convertirnos en un player internacional centrado en la creación de valor. Este plan que les presentamos busca invertir y hacer crecer Naturgy, pero siempre con estricta disciplina, ganando tamaño sólo si creamos valor para los accionistas y cumplimos los parámetros de rentabilidad, calidad de servicio y seguridad que nos hemos marcado. Nuestro objetivo es el valor para todos nuestros stakeholders, no el tamaño".

La alta dirección de Naturgy ha desglosado los principales objetivos de la compañía a 2022: un EBITDA de 5.000 millones de euros, un beneficio neto de 1.800 millones así como un free cash flow medio anual de otros 1.800 millones. Los responsables de la compañía hacen hincapié en que se trata de un plan "realista, ambicioso y que todos están comprometidos en alcanzar el objetivo principal, que es aprovechar el posicionamiento actual de la compañía, para maximizar las oportunidades de crecimiento industrial y, así, dotarde una alta visibilidad a la remuneración al accionista, con una política creciente y sostenible".

Inversiones y perfil de negocio

Naturgy tiene previsto invertir 8.400 millones de euros durante los próximos cinco años, de los que 5.300 millones se dedicarán a crecimiento, con especial énfasis en los negocios de Gas y Electricidad (36%), así como en Infraestructuras Latinoamérica (27%), entre otras regiones. La organización aplicará, como ha adelantado el presidente a los inversores, "una estricta disciplina financiera para maximizar la creación de valor y un crecimiento rentable en aquellos mercados en los que esté presente".

En los próximos años, "la compañía energética buscará posicionarse en países que fomenten seguridad jurídica, así como su propio desarrollo económico en entornos macroeconómicos estables, que permitan garantizar un crecimiento constante que contribuya a la generación de valor y rentabilidad de los negocios y la empresa", indican los directivos de Naturgy. La compañía espera que el mercado español represente un máximo del 40% del negocio de la compañía en 2022, frente a otros mercados internacionales.

Asimismo, Naturgy trabajará para equilibrar el peso de sus negocios en su mix de actividades y pondrá mayor ambición en aumentar la contribución de las actividades reguladas y un perfil más eléctrico. A futuro la compañía espera que al menos el 70% de su negocio esté ligado a actividades infraestructuras reguladas y la mitad al negocio eléctrico. El peso de la actividad de servicios también se espera que se incremente hasta representar aproximadamente un 10%, reforzando su vocación de compromiso con el cliente.

Objetivos financieros y plan de eficiencias

La compañía simplifica su gobierno corporativo para agilizar la toma de decisiones y rediseña su estructura organizativa dando mayor autonomía y responsabilidad a cada uno de los negocios.

Dentro del Plan Estratégico 2018-2022, la compañía mantendrá la optimización de los negocios con nuevas medidas de eficiencia que comprometen una reducción de gastos operativos anuales de 500 millones de euros en 2022.

La previsión de la compañía es reducir una media anual de 200 millones el Capex de la compañía frente al periodo 2015-2017, si bien aumentado el peso las inversiones de crecimiento orgánico respecto a los años anteriores. Así, un 63% de las inversiones se destinarán al crecimiento en el periodo 2018-2022. "Estamos dispuestos a transformar la compañía focalizando todos los esfuerzos en la creación de valor para nuestros negocios, nuestros accionistas y nuestros clientes", ha remarcado Reynés.

Por otro lado, Naturgy llevará a cabo una optimización de la estructura de capital situando un nivel óptimo de deuda en sus unidades de negocio. De este modo, y en un entorno de previsible subida de tipos de interés, la compañía energética espera mantener los niveles del coste de la deuda en línea con los actuales (3,5%) mientras que la deuda neta seguiría estable en el entorno de los 16.400 millones de euros.

Según ha explicado Naturgy al mercado que, "en sintonía con el nuevo entorno macroeconómico, las perspectivas de los principales indicadores del sector energético y las hipótesis contempladas en el plan aprobado en el Consejo de Administración", ha revisado el valor de sus activos, lo que se traduce en un ajuste por 4.900 millones de euros antes de impuestos, de aplicación en el primer semestre del 2018.

Este ajuste de valor, que se concentra mayoritariamente en los activos de generación eléctrica convencional en España, "no tiene impacto alguno en la remuneración al accionista del período, y a partir de 2019 tendrá un efecto positivo en los resultados del grupo", sostienen desde la compañía.