martes, 25 de septiembre de 2018

Los empresarios reclaman seguir profundizando en la reforma laboral para poder crear empleo

Juan Pablo Lázaro, vicepresidente de CEIM, interviene en el Observatorio Colón, organizado por PeopleMatters.


M. Martínez García   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   27.07.2012


El vicepresidente de CEIM, Juan Pablo Lázaro, a la derecha, antes de comenzar su intervención.

El vicepresidente de la patronal madrileña, CEIM, Juan Pablo Lázaro, abordó la reforma laboral en una nueva edición del Observatorio Colón, una cena con empresarios que, a iniciativa de la consultora PeopleMatters, reúne todos los años a los directivos de Recursos Humanos de las principales empresas españolas y de multinacionales con intereses en España. Lo hizo acompañado por Francisco Aranda, responsable de la Comisión de Asuntos Laborales de la patronal madrileña.

Lázaro, también presidente del Club Financiero Génova y vicepresidente de Cepyme, calificó de “buena” la reforma laboral pero, al tiempo, de “absolutamente insuficiente” y abogó por el cumplimiento de la ley de morosidad dado que, a su juicio, inyectaría liquidez. El empresario reclamó agilidad a la hora de solventar los trámites para poner en marcha una empresa y aseveró que la reforma “no acaba con uno de los problemas de España, el exceso de contratación laboral, la mayoría en fraude de ley”, antes de asegurar que existen “fórmulas más valientes y escalonadas para luchar contra la temporalidad”.


Francisco Aranda, de la directiva de CEOE Madrid, lamentó la incapacidad de sindicatos, empresarios y Gobierno para alcanzar compromisos de calado y solicitó eliminar “convenios colectivos anquilosados”


El encargado de abordar con más profundidad el texto normativo –una vez que el presidente de CEIM y de la Cámara de Comercio de Madrid, Arturo Fernández, excusara su presencia– fue Francisco Aranda, quien lamentó la incapacidad de sindicatos, Gobierno y empresarios por no haber llegado, durante 30 años, a acuerdos de calado. “No se puede seguir con condiciones económicas pactadas en tiempos de bonanza”, afirmó. “Han de eliminarse convenios colectivos anquilosados y hemos de adaptarnos al tiempo que vivimos si queremos permanecer”.

“Con un paro juvenil que supera el 50%, las indemnizaciones de los trabajadores en España están entre las más altas de la Unión Europea”, continuó Aranda, quien defendió que el despido improcedente se configure, poco a poco, como residual, alabó las nuevas reglas del juego para los ERE como una medida “histórica y moderna” que acerca España a Europa y vaticinó que la última será una de varias reformas laborales sucesivas, como las que desarrolló el canciller alemán Gerhard Schröder en los años 90.

En el apartado del ‘debe’, a CEIM le hubiera gustado que la nueva normativa incidiera, por ejemplo, en flexibilizar el contrato de formación para el acceso de los jóvenes a su primer empleo, en tratar de reducir el absentismo laboral permitiendo a las mutuas dar de alta y en dotar de más herramientas a pymes y autónomos a la hora de reducir la jornada de un empleado.