viernes, 21 de septiembre de 2018

Lorenzo Chiquero, consultor de RRHH: “Un líder hace y desarrolla líderes”


M. Martínez García   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   30.07.2012


Un líder no impone, se hace seguir. Se gana esa posición día a día. Crea otros líderes. No tiene miedo a sus subordinados. Éstas son algunos de los mantras del consultor y profesor de la Escuela Europea de Negocios (EEN) Lorenzo Chiquero Sánchez, que se encargó el mes pasado de cerrar el primer ciclo de conferencias organizado en Salamanca por Mercados21 con el patrocinio de la Asociación de Empresarios Polígono Industrial El Montalvo y la colaboración de la EEN. Lo hizo con una charla titulada 'Liderazgo y éxito empresarial' en la que subrayó la falta de promoción a los líderes en las compañías españolas.

Primer ciclo de conferencias organizado en Salamanca por Mercados21 y clausurado por Lorenzo Chiquero.

Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, además de Diplomado en Económicas y Master en ADE, Lorenzo Chiquero ha ejercido como consultor de Recursos Humanos y Empresa en el Centro de Psicología y Sociología Aplicada (Cospa) y en Ingenieros Consultores (Icsa), entre otras firmas, además de ocupar la dirección general en Daniel Porte Consultants y en Conysel Consulting International. Experto en selección de personal y head hunting, desarrolla una amplia labor docente además de en la Escuela Europea de Negocios, en la Escuela de Gestión Empresarial Baltasar Gracián y en el Instituto Universitario de Recursos Humanos. Su trayectoria como ponente en seminarios de gestión empresarial y desarrollo de directivos es vasta y numerosos sus artículos publicados en revistas especializadas.

“Es fundamental dejar progresar a las personas si se quiere ser un buen líder”, afirmó, a pesar de reconocer que a menudo existen demasiados recelos en las empresas hacia las personas con estas capacidades, lo que va en contra de su cuenta de resultados. “¿Por qué se mantiene a tantos directivos inútiles, mediocres que hacen equipos mediocres?”, se preguntó. “Si el objetivo de la empresa es ganar dinero, ¿por qué la gente que lo genera está aparcada y ninguneada? Es la mala gestión de los Recursos Humanos lo que hace perder capital a las empresas pero en sus estrategias no suele haber ni una línea acerca de cómo va a ser el desarrollo de la plantilla”, continuó. Tampoco, menos aún, sobre cómo desarrollar líderes, abundó, algo que exige “un caldo de cultivo”. Tras abordar la confusión que existe entre liderazgo y poder y preguntado durante el coloquio, el experto se mostró en desacuerdo sobre la existencia de un liderazgo masculino y otro femenino. “Por cultura, educación, ambiente y contexto hay competencias más desarrolladas en la mujer y otras en el hombre, pero nada más”, concluyó.


Entrevista a Lorenzo Chiquero, consultor de RRHH y empresa, y profesor de la EEN

“El liderazgo se demuestra en la capacidad para enfrentarse a la diversidad”

¿Es partidario del fomento del liderazgo en las empresas mediante porcentajes de retribución variable o por rendimiento que se establezcan a través de una ley?

Es un tema de confianza, de creer en la gente. En vez de desarrollar normas de control habría que impulsar su desarrollo. Como decía Colin Powell, es preciso desestabilizar a la gente para que dé más. Quienes lo hacen y logran el éxito son más felices que antes.

¿De qué país o países debemos aprender en temas de liderazgo?

De Estados Unidos, que nos lleva décadas de ventaja en casi todo y en esto especialmente, ya que tiene especialistas en las universidades que investigan la materia desde hace muchísimo tiempo. Con estadísticas, seguimientos, cuestionarios a directivos, convenciones… Allí se analizan variables que permiten pronosticar el éxito.

Como experto en procesos de selección, ¿es verdad eso de que un líder se ‘manifiesta’ nada más cruzar una puerta para una entrevista de trabajo?

Sí, se detecta. Por la habilidad del individuo para hacer planteamientos, por su visión ante las cosas, por las soluciones que propone y por cómo afronta los problemas. Una cuestión básica es su capacidad para enfrentarse a la diversidad. Ahí se demuestra el liderazgo, en saber trabajar para personas diferentes, sobre temáticas y planteamientos diferentes y en ser capaz de llevar eso a un terreno determinado.

¿Por qué se premia a los mediocres e incluso se prescinde de los más rentables porque es más barato?

No se entiende. Si la empresa quiere ganar dinero, ¿cómo es posible que su mejor recurso, que es su capital humano, lo tenga a medio gas? Que gente válida esté haciendo tareas para las que no está dotada y que no le gustan es nefasto. Eso sí, a veces las compañías están atrapadas entre lo que necesitarían y lo que pueden hacer.

¿Se formará a mejores líderes en el futuro cercano?

Sí, porque, a pesar de todo, estamos en la era del conocimiento y el conocimiento no lo tienen ya los jefes sino que está en la red y eso otorga más capacidad en ocasiones a un joven universitario que a un veterano, por ejemplo. Y es algo que no se puede frenar. Ahora prima encontrar el vehículo y el medio para hacer algo si existe una buena idea. Creo que la financiación se encuentra, mientras que antes primaba la seguridad, no la idea. Los grandes negocios del futuro pertenecerán a gente con inquietudes.