lunes, 20 de agosto de 2018

Las razones del Interim Management

La firma vallisoletana EPunto apuesta por un negocio en auge basado en la flexibilidad y la especialización, que se dirige a empresas inmersas en procesos de transición, a emprendedores y a administraciones públicas para la gestión del cambio hacia el éxito.

M. Martínez García    I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I    Sigue al autor en @m_pinciana    I    13/06/2013

Lo suyo con las TIC funciona. Montó una empresa nada más salir de la Universidad, que hacia el año 2000 compró Ana Patricia Botín. Un buen negocio para poner en marcha nuevos proyectos, el sueño de todo emprendedor. Sin embargo, la crisis de entonces no permitió la ejecución completa de la venta y recuperó su compañía con una indemnización. Trabajó después en Thales durante nueve años y ha puesto en marcha negocios incluso en el sector del comercio hasta que en 2010 fundó Epunto, que desde hace unos meses ha reformulado su actividad. Especialista en Internet y Redes Sociales en relación, sobre todo, a la investigación, la medición y la monitorización, el leonés Emilio del Prado tiene una amplia experiencia en la dirección de equipos técnicos.

Equipo humano de Epunto.

Su compañía, Epunto, surgió hace tres años como consultora en los ámbitos de movilidad, TIC e Internet y Redes Sociales. Sin embargo, desde el pasado enero su creador decidió centrar sus acciones en una sola, muy especializada, el Interim Management, una apuesta por la ejecución de tareas, frente a la mera consultoría, en una coyuntura como la actual. “La gran mayoría de nuestros padres han trabajado prácticamente toda su vida en la misma empresa. Nosotros, en cambio, trabajaremos en varias y nuestros hijos en muchas a la vez. Por medio del Interim Management podemos dedicarnos a tiempo parcial para varios clientes simultáneamente", señala.

La compañía diferencia dos niveles de dedicación: estratégico –un Interim Manager puede llegar a ocupar el perfil de un CEO– y táctico-operativo, equivalente a una dirección de proyecto. EPunto ha creado además una línea de servicios desde el tiempo parcial al completo en un contexto en el que el cliente demanda “un coste lo más contenido posible”, apunta Del Prado. Por eso, ofrece una prestación gratuita de hasta dos horas para evaluar las necesidades de un cliente y brindar un primer diagnóstico de las mismas. “Es lo mismo que hacen otros sectores como el de los abogados, que indican qué hay que hacer ante un caso y lo que va a costar desde el principio”, abunda el responsable.

La Tecnología  y la Innovación, los Recursos Humanos –muy vinculados a las nuevas tecnologías–, la dirección de Operaciones, la Comunicación, el Marketing y la dirección general de pequeñas pymes son los campos que cubre la compañía, que cuenta con seis profesionales con al menos 15 años de experiencia. Un grupo compacto y comprometido básico para que el proyecto sea exitoso, en gran parte debido a que el conocimiento y la confianza entre sus miembros facilita una buena dinámica de trabajo.

“En estos momentos hay un gran caldo de cultivo emprendedor, pero por necesidad, no por devoción. Lo que ocurre es que algunas personas con grandes proyectos e ideas los resuelven muy bien desde el punto de vista técnico”, comenta Emilio del Prado, “pero en cambio no ocurre lo mismo con cuestiones de marketing on y off line, gestión financiera, logística o búsqueda de financiación”. Por eso, estas líneas dentro del lanzamiento de start ups, donde “se fracasa a menudo”, deben contemplarse, y ahí aparece EPunto y su oferta de dirección de transición.

La firma vallisoletana se dirige a empresas inmersas en estos procesos, hacia la expansión internacional o la ejecución de proyectos locales, a emprendedores y, en tercer lugar, a administraciones públicas para la gestión de cambios. Una parte de la remuneración de su trabajo está vinculada a los resultados y existe otra fija, un planteamiento que se estudia y decide con cada cliente. “La única diferencia de tener un directivo fijo en plantilla a tener un Interim Manager es que con el segundo no te ahorras mucho dinero, el coste puede ser equivalente, pero dispone de mucha más flexibilidad y especialización. No hay blanco, que sería contratar, y negro, que sería despedir, solamente. Existe una opción intermedia que es el Interim Management, el gris”, abunda Del Prado.

“Si no tienes un directivo en plantilla, no tienes cargas futuras. La continuidad del Interim Manager está ligada a que lo haga bien, tiene experiencia en ese trabajo y, además, es una persona no contaminada por el histórico de la empresa, la inercia de los equipos o las personas. Son tres ventajas”, afirma. “Es un proceso paralelo al del cloud computing. ¿Qué se gana con irse a la nube? Pasar una infraestructura de costes fijos a un coste variable, sin inversión ni compromiso a medio o largo plazo. Pagas solamente por lo que usas o necesitas. Es una buena metáfora del Interim Management. Lo normal para un proyecto es no poder incorporar a una persona muy especialista ya que es muy gravoso. Por eso, nada mejor que abordar la tarea con un coste variable, sin inversión y sin necesidad de infraestructura”, expone.

En una consultora compras perfiles, alguien que está unos días a tu lado, pide y analiza información para dar un diagnóstico. En cambio, el Interim Manager se pone ‘la gorra’ de la empresa, se integra y ejecuta”, remacha. Ahora, sus previsiones pasan por ampliar colaboradores una vez creado el núcleo empresarial. ¿Su deseo? “Trabajar con las grandes compañías de Castilla y León”. También de Madrid, como ámbito geográfico natural por la ubicación de la empresa. Y crecer.

 

PiensoQUE...

 “Nuevo entorno, nuevas fórmulas”

Por Fernando Burgos, Interim Manager

Hay una frase, “no estamos ante una época de cambio, sino ante un cambio de época”, que creo describe muy bien la situación actual. Sus implicaciones son enormes y apenas estamos empezando a vislumbrar las primeras de ellas. Nadie duda de que caminamos hacia un entorno donde captar  y gestionar el talento mejor que la competencia es lo que marcará la supervivencia, o no, de las compañías.

Algunos empresarios ya tienen clara esta idea, pero su situación  y/o incertidumbre sobre el futuro no hace aconsejable cargar su estructura de costes fijos con nuevo personal de alto nivel. Y ello, a pesar de ser muy conscientes de la necesidad de reforzar la dirección de algún área de su compañía, de abordar nuevos proyectos o de desear la necesaria reinvención y transformación de su compañía.

El nuevo entorno nos obliga a encontrar nuevas fórmulas y a abordar de manera diferente los retos y problemas. Un ejemplo de este nuevo enfoque es la figura del Interim Manager (IM) que voy a explicarles.

El Interim Manager es un ejecutivo (con altos conocimientos y experiencia) que presta sus servicios de manera temporal a una organización. Por tanto, el IM reúne tres características: especialización, experiencia, y temporalidad. Es una “inyección de talento” que no genera cargas fijas ni compromisos a futuro, que es accesible y que permite a las empresas abordar nuevos proyectos o momentos complicados con recursos que de otra manera no podrían tener.

Hay IMs para todas las áreas (cada uno con su perfil de conocimiento) y algunas situaciones típicas en las que son requeridos son: nuevos proyectos, bajas repentinas (enfermedad, muerte, despidos, ceses), reestructuraciones y reorganizaciones, fusiones y adquisiciones, startups y situaciones de crisis diversas.

Al igual que los consultores, aportan nuevas formas de ver las cosas producto de su conocimiento de diferentes organizaciones y culturas empresariales. ¿Son por tanto los Interim Managers un tipo de consultores? Categóricamente, NO. La diferencia está en que el IM ejecuta las acciones, “dirige y hace“. No se limita a analizar, diagnosticar y diseñar un plan de actuación sino que además lo lleva a cabo.

No cabe duda de que el Interim Management es una nueva fórmula de abordar retos para encontrar soluciones distintas. No olviden que existe esta fórmula cuando necesiten una “inyección temporal de talento”.