martes, 11 de diciembre de 2018

La necesidad de mantener el impulso exportador de las empresas españolas

Foto de familia de la decimosexta edición de los Premios a la Internacionalización Foto de familia de la decimosexta edición de los Premios a la Internacionalización

El presidente del Club de Exportadores e Inversores, Antonio Bonet, ha afirmado en el acto de entrega de los Premios a la Internacionalización 2018, que en "España no podemos permitirnos que decaiga la competitividad internacional de nuestras empresas", como consecuencia de un desfavorable contexto internacional que pesa sobre las perspectivas mundiales de crecimiento.

En su discurso ante la secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva, y en presencia de la consejera delegada del ICEX, María Peña, el presidente del Club de Exportadores ha solicitado un esfuerzo aún mayor por parte de las autoridades públicas para impulsar la internacionalización empresarial, pues "observamos con cierta preocupación la desaceleración del comercio exterior español, así como el deterioro del entorno económico mundial".

Tras la trayectoria de la exportación en los últimos años, que ha colocado a España en el decimoséptimo exportador mundial de mercancías y el undécimo exportador de servicios, con un peso sobre el PIB del 34%, los datos relativos a los tres primeros trimestres del año apuntan a una moderación del crecimiento (+3,2% con respecto al mismo periodo de 2017). "En 2018, España ya no encabeza el crecimiento de las exportaciones, ni gana cuota de mercado en el comercio mundial", ha señalado Antonio Bonet.

Dos retos para la economía española

A juicio del presidente del Club de Exportadores e Inversores, la economía española se enfrenta a dos retos: uno externo y otro interno. Por una parte, un contexto internacional desfavorable, con moderación del crecimiento económico mundial y en el que las tesis proteccionistas y las amenazas populistas están adquiriendo cada vez más auge. "La postura de nuestro Gobierno frente al reto externo es la acertada: defender el multilateralismo y apoyar la firma de nuevos tratados comerciales por la Unión Europea", ha dicho Antonio Bonet.

Por su parte, el reto interno consiste en aumentar la competitividad internacional de las empresas españolas. "Sin lugar a dudas, el sector exterior ha sido el motor del crecimiento en España, y por esta razón no podemos permitirnos que decaiga nuestra competitividad internacional. Debemos controlar todos los factores internos si queremos preservar el sector exterior como fuente de riqueza y empleo. Me refiero a mantener un marco fiscal favorable a la internacionalización, a los costes salariales, a las cotizaciones sociales o al elevado nivel de deuda pública", ha asegurado.

El presidente del Club de Exportadores e Inversores ha pedido de las autoridades públicas un impulso para favorecer el aumento de tamaño de la pyme española, fomentar aún más la investigación, el desarrollo y la innovación, y dedicar más atención en las aulas al fomento del emprendimiento.

"Específicamente en lo que se refiere al apoyo a la internacionalización, tenemos instrumentos adecuados y funcionarios competentes y dedicados. Pero podría hacerse una optimización de las herramientas, como por ejemplo aumentar la cobertura del seguro de crédito en mercados africanos (al igual que hacen nuestros competidores europeos), utilizar por completo los presupuestos del FIEM y el Fonprode, potenciar el papel de la Oficinas Comerciales en el Exterior o aumentar el programa de becarios del ICEX", ha propuesto.

Talgo, González Byass y Cesce

La consejera delegada del ICEX, María Peña, ha sido la encargada de hacer la entrega de galardones a los presidentes de las empresas y entidades distinguidas en esta decimosexta edición de los Premios a la Internacionalización.

Por parte de Talgo, premiada como gran empresa española con una destacable proyección internacional, recibió el galardón su presidente, Carlos de Palacio. En representación de González Byass, como empresa española de tamaño mediano con una destacable proyección internacional, recogió el premio Leandro Rebuelta, consejero de la compañía.

Finalmente, en nombre de Cesce, como institución de especial relevancia para la internacionalización de la empresa española, recibió la distinción su presidente, Fernando Salazar.
A estas tres compañías, el presidente del Club de Exportadores se refirió como "un magnífico ejemplo de la expansión internacional que han conocido las empresas españolas en los últimos tiempos".