jueves, 22 de febrero de 2018

La CEM se muestra disconforme a los cambios en la fiscalidad de los pequeños empresarios del sector servicios

Las organizaciones empresariales agrupadas en la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) se han unido a la disconformidad mostrada por los pequeños y medianos empresarios de la provincia, en respuesta a las propuestas de liquidación por IVA y el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) remitidas por la Agencia Tributaria (AEAT) a este colectivo, que obtiene rendimientos del trabajo en sus sociedades y que ahora se recalifican como retribuciones a la actividad económica.

De esta forma, la CEM ha hecho público su "malestar", ya que, según han manifestado en un comunicado, esta actuación "no encuentra justificación alguna" por tratarse de propuestas de liquidaciones para abono del IVA de los últimos años, "lo que implica su carácter retroactivo y en absoluto motivado", ha explicado.

Asimismo, argumentan que los empresarios ya tributaban por IRPF, "por lo que no se entiende el cambio de concepto"; al tiempo que critican que Málaga haya sido la provincia elegida para "esta llamada experiencia piloto, totalmente negativa para sus empresarios y que no producirá más que efectos también negativos en la empresa".

Además, consideran que esta medida "no es desde luego de las que necesita nuestra economía, ni forma parte de las reformas que reclamamos las organizaciones empresariales para superar la difícil situación económica que padecemos"; ya que, además, produce "grave inseguridad jurídica" al añadir una carga impositiva a la actividad emprendedora.

¿Aumento del fraude? Por otro lado, desde la CEM han destacado el "evidente afán recaudatorio" de esta actuación de la AEAT en Málaga, que tampoco cuenta con compensación alguna. "La falta de recursos de las administraciones públicas no puede resolverse vía impositiva, sino con austeridad y buena gestión de los recursos públicos", han aseverado.

Asimismo, sostienen que esta "experiencia piloto" puede provocar un aumento del fraude, ya que "se cargarían facturas personales de los afectados para deducir", mientras que la economía sumergida, a su juicio, "verdadera enemiga de los empresarios legales que pagan sus tributos", no se vería afectada en la menor medida.

Por tanto, la Confederación de Empresarios de Málaga considera que la Agencia Tributaria "debe poner fin" a la emisión de estas propuestas de liquidación y "dejarlas sin efecto por lo que conllevan de exacción injustificada y lesiva para los intereses de los pequeños y medianos empresarios y autónomos del sector servicios de nuestra provincia".

Redacción.