domingo, 23 de septiembre de 2018

La añada de la cosecha de 2011 en la Ribera de Duero obtiene la calificación de "excelente"


Europa Press I Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. I 25.04.2012


Todos los expertos que dieron la calificación de EXCELENTE por unanimidad a la añada, ayer en la sede del Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero en Roa (Burgos).

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero ha otorgado la calificación de "excelente" a la añada de la cosecha de 2011, según ha informado el propio organismo regulador. La Cosecha 2011, siguiendo la tónica habitual en la Ribera del Duero, estuvo "condicionada" por la climatología que aunque fue previsible en invierno, "con los rigores y temperaturas típicas de esas fechas", fue "más cambiante" en primavera donde se alcanzaron temperaturas más típicos del inicio del verano.

Los calores primaverales provocaron un cierto adelanto en el ciclo de maduración de la viña que se desarrolló con mayor celeridad, ayudado "por el buen estado hídrico del terreno debido a las lluvias invernales". La normalidad meteorológica fue la nota imperante al final de la primavera y el inicio del verano lo que propició  que el ciclo fenológico recuperara su tónica habitual, para coincidir el momento del envero en torno a las fechas acostumbradas  en torno al 9 de agosto.

El inicio de la vendimia se adelantó ligeramente, debido a los intensos calores registrados durante la maduración y se desarrolló con mayor tranquilidad de lo habitual, debido a la buena climatología y, en especial, a la ausencia de lluvias o heladas, aunque fue un tanto más larga que en los últimos años. La cosecha de uva del año 2011 en la Ribera del Duero ha tenido una "excepcional sanidad y una elevada calidad", presenta un grado alcohólico "moderado", una acidez "equilibrada", un altísimo cúmulo de color y, sobre todo, "gran profusión fenólica".

El presidente de Ribera del Duero, José Trillo, destacó que los vinos de la D.O. "se someten a un riguroso control de calidad para no defraudar las expectativas y la fidelidad que han mostrado a esta marca los consumidores, en estos tiempos tan difíciles". Los vinos de la cosecha 2011 se caracterizan por "un grado alcohólico levemente superior a lo habitual, aunque bien equilibrado gracias a la acidez natural, por lo que esta cosecha apunta "a la consecución de grandes vinos, destacando especialmente su gran potencial para la consecución de caldos de guarda".