jueves, 20 de septiembre de 2018

Isabel Echevarría: “Nuestro mercado de capital riesgo debe potenciarse hasta el nivel de otros países europeos”

El espíritu emprendedor en España se asienta considerablemente, aunque bajo conceptos y premisas mejorables como la inversión pública, el crédito y el contexto económico que se postulan como las principales causas de fracaso externas en un proyecto emprendedor. 

Fabiola Lobo   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   8/11/2012

Isabel Echevarría, directora de Relaciones Institucionales de la Fundación José Manuel Entrecanales (FJME), es Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como free lance para medios del Grupo Joly, Diario 16, RBA y Hachette. Actualmente es miembro del patronato de la Fundación ‘También’, institución sin ánimo de lucro dedicada a la integración social deportiva de personas con discapacidad fí­sica, psí­quica y/o sensorial, y desde octubre de 2009 dirige las Relaciones Institucionales de la FJME.

Isabel Echevarría.

¿Cuál es el estado actual del emprendimiento en España?

Las últimas informaciones de las que disponemos sobre emprendedores, son bastante alentadoras, la verdad. La red de Viveros de Empresas del Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, ha creado 225 nuevas empresas, consiguiendo una facturación de 16 millones de euros  y 780 puestos de trabajo, según su balance de actividad 2012 presentado este mes de agosto. Por otro lado, el informe GEM 2011, observatorio internacional que proporciona datos sobre la tasa de actividad emprendedora (TAE), reveló que este índice en España pasó del 4,3% en 2010 al 5,8% en 2011, por lo que los datos, en general, no son malos.

¿Es fácil el camino a recorrer por el emprendedor español o, por el contrario, se encuentra con más trabas que en otros países?

Las trabas son mayores que en otros países y es algo que está por resolver. Ya hace tiempo que el Gobierno prometió cambiar la Ley del Emprendedor para acabar con tanta burocracia pero, por desgracia, seguimos esperando a que haya una modificación. El principal problema de los que se atreven a emprender en España es la falta de inversión, debemos llegar a niveles de otros países europeos y conseguir que el camino del emprendedor sea más llevadero.

En alusión a la Ley del Emprendedor, ¿qué opina de la Proposición de Ley existente que según aseguró el Gobierno se aprobará antes de finales de este año? 

Me interesa la idea que regulará la liberación de cargos para los emprendedores con un primer negocio fallido y la puesta en marcha de los nuevos programas de financiación conjunta de inversores públicos/privados.

Probablemente, uno de los principales problemas para los emprendedores españoles sea la falta de inversión. Ante ello, ¿qué pueden hacer al respecto? 

Sí, es el principal problema. Nuestro mercado de capital riesgo debe potenciarse hasta el nivel de otros países europeos. Es prioritario facilitar el acceso de los proyectos innovadores al capital humano y financiero, fomentando la cultura emprendedora y la atracción del talento y el capital; también mejorar la eficacia de la inversión pública en innovación, enfocándola a las empresas y creando una cultura orientada a los resultados. La Fundación José Manuel Entrecanales aspira a convertirse en un promotor empresarial para la innovación en sostenibilidad, contribuyendo al fomento y a la difusión de la misma a través del impulso y apoyo económico y de gestión al emprendedor.

En estos momentos de crisis y escasez de empleo, ¿es tiempo de emprender más que de trabajar por cuenta ajena?

Es cierto que muchas personas, cuando se quedan en paro, deciden montar un negocio propio y llevar a cabo ideas que tenían, pero los informes de los que disponemos revelan que el porcentaje de personas que decide emprender para mejorar su situación es mayor que el número de quienes lo hacen por necesidad. Emprender puede ser una manera de tener y generar empleo, pero si por detrás no hay una buena idea y proyectos de calidad, es probable que quien se lanza a emprender no obtenga ningún buen resultado.

Por tanto, ¿es una salida para la crisis o una apuesta de futuro a largo plazo?

Emprender en España puede ser una salida a esta crisis y una manera de crear empleos diferentes y nuevas profesiones, porque si se generan ideas innovadoras y buenos proyectos es fácil que, además, se conviertan en una apuesta de futuro. Algunas oportunidades surgen precisamente a raíz de las crisis por la necesidad de ser más eficientes y más competitivos.

¿Cuáles son las principales causas de fracaso en un proyecto emprendedor?

Principalmente hay que tener en cuenta causas externas como las dificultades para conseguir financiar el proyecto y el grave deterioro general del  contexto económico, tanto dentro o fuera de nuestras fronteras. Como causas internas, se pueden dar varias, como por ejemplo la falta de perseverancia y sacrificio del equipo emprendedor, la distorsión en las previsiones, el frenar el ritmo de innovación una vez consolidada la empresa, y otros problemas que pueden ir surgiendo y amenazan la supervivencia del proyecto, especialmente en los primeros años de la empresa donde los flujos de caja pueden ser negativos.

 ¿El emprendimiento tiene cabida en todos los sectores de actividad o hay algunos tan explotados que han dejado de figurar entre ellos?

Todos los sectores de actividad son susceptibles de mejorar. Pensar que está todo inventado es un error, siempre hay cabida para la innovación y hacer las cosas mejor que otros. Si los proyectos son buenos, pueden convertirse en un éxito empresarial en cualquier sector. De las 1.609 propuestas que han llegado durante estos años a la Fundación, casi el 42% han sido de empresas relacionadas con tecnologías de la información y la comunicación (TIC), un 10%  han sido de empresas de salud y más del 5% de proyectos de biotecnología. Además, se han presentado propuestas de compañías de residuos y reciclaje, domótica y urbótica, construcción, transporte y agua, entre otras. También se han recibido numerosas iniciativas que no se engloban dentro de los requisitos que la FJME exige, pero que demuestra que la actividad emprendedora en España es cada día más numerosa.

¿Cuáles serían las principales ventajas e inconveniente de ser emprendedor?

La ventaja es, sin duda, poder llevar a cabo una idea propia, hacer lo que te gusta. Eso, es un lujo. El principal inconveniente es la falta de inversión, las dificultades que encontramos en el camino hasta conseguir lo que queremos y la falta de apoyo.

¿Existe un perfil concreto para ser emprendedor? ¿Hay diferencias entre el emprendimiento femenino y el masculino?

No existe un perfil concreto mejor que otro, cualquiera que tenga una buena idea y sea capaz de materializarla, puede ser emprendedor. En estos tres años de trabajo en la FJME hemos recibido más de 1.500 proyectos de los que hemos podido sacar un “perfil” del emprendedor español. A grandes rasgos sería un varón, de unos 38 años y con estudios universitarios.  El 70% de los proyectos proceden, además, de Cataluña. En cuanto a cómo influye el sexo en las ideas emprendedoras, desde el punto de vista y la experiencia de la FJME, a la hora de promover iniciativas empresariales novedosas que contribuyen al desarrollo sostenible, las mujeres emprenden poco. Durante estos años, sólo un 5%  de los proyectos recibidos en la Fundación han venido de mujeres. Si bien, las estadísticas demuestran que la mayoría de mujeres que lideran startups, crean empresas que tienen que ver con negocios de comercio y servicios como la hostelería, la moda o la educación. Es decir faltan emprendedoras en áreas tecnológicas en el campo de la ingeniería, energía y TICs. A nivel general en nuestro país, aproximadamente 4 de cada 10 emprendedores son mujeres, acaparando principalmente el sector de comercio y servicios al que nos referíamos antes. En la mayoría de los casos, son negocios mucho menos rentables que otros liderados por hombres y requieren mucho menos capital. Parece que partiendo de muchos estudios realizados, a las mujeres les da más miedo emprender porque temen equivocarse, encuentran mayores problemas a la hora de conciliar su vida familiar con la laboral, y les cuesta bastante más conseguir financiación externa que a los hombres.

.

¿Se debería educar y fomentar más el emprendimiento desde una edad temprana, por ejemplo en los colegios y universidades?

Sí, esta es una de las principales reivindicaciones de la Fundación José Manuel Entrecanales. La cultura emprendedora es, en estos momentos, el talón de Aquiles de las universidades españolas. Se necesitan fondos para esto y, sobre todo, se necesita generar conocimientos transversales desde los primeros años de la escuela, crear una cultura de emprendeduría, generar ideas y ser capaces de ponerlas al servicio del mercado.  En el Espacio Europeo de Educación Superior los conocimientos sobre emprendimiento son algo que ya se imparte prácticamente en todos los títulos de grado pero no es sólo responsabilidad de los centros universitarios generar este tipo de conocimientos y todavía queda mucho por avanzar en esta materia.

¿Cómo ha sido la evolución de los emprendedores en 2012? ¿Cuáles son las previsiones para el próximo ejercicio?

El número de emprendedores sigue creciendo, el problema es que crezcan también otros indicadores como las cifras que se han invertido en España en capital riesgo, y de acuerdo con las cifras recogidas por la web Capital Riesgo para el primer semestre, la cantidad no es muy alentadora. En el primer semestre del 2012 se invirtió en 335 operaciones una cantidad de 82 millones de euros. Una cifra media inferior, con respecto a 2011, que cerró el año con 600 operaciones por un total de 220 millones de euros.

¿Hay que lanzar un mensaje de esperanza y animarles a emprender y creer en sus propios proyectos e ideas?

Sí, hay que seguir fomentando la emprendeduría.Las iniciativas emprendedoras necesitan seguir creciendo y seguir contando con el apoyo de fundaciones que impulsen el autoempleo y la autogestión desde la universidad a la sociedad. Algunos centros universitarios españoles, apoyadas por otras entidades, ya han puesto en marcha iniciativas destinadas a acelerar el proceso de creación de empresas y cuyo objetivo es servir de aliciente a aquellos que quieran hacer realidad un proyecto, incentivando a los alumnos con premios en metálico y en especies (alojando, por ejemplo, de manera gratuita durante 6 meses a los galardonados en viveros de empresa). Hay que seguir animando y apoyando a los emprendedores, sobre todo a los emprendedores innovadores que, en este contexto de crisis, han buscado oportunidades nuevas para abastecer de bienes y servicios eficientes y necesarios.