miércoles, 25 de abril de 2018

Iberdrola cierra 2015 con un impacto de 170 millones en Andalucía

El presidente de la compañía durante la Junta General de Accionistas El presidente de la compañía durante la Junta General de Accionistas

Iberdrola ha cerrado 2015 con un impacto económico de 170 millones de euros en Andalucía. Durante el pasado año, realizó compras por valor de 114 millones a más de 150 proveedores de la región y ha invertido alrededor de 6 millones de euros.

Asimismo, el impacto fiscal de la actividad económica que la compañía ha llevado a cabo en Andalucía ha superado los 43 millones de euros, los salarios han alcanzado la cifra de 7 millones y la plantilla asciende a 140 personas.

Datos que se han puesto de manifiesto durante la celebración de la Junta General de Accionistas, celebrada en Bilbao. Los accionistas han respaldado de forma mayoritaria la gestión de Ignacio Galán, en los últimos quince años.

El presidente de la compañía remarcó en su intervención que "Iberdrola es una empresa más grande, más diversificada, más internacional y más rentable: nos hemos convertido, a cierre de ejercicio, además de en la mayor eléctrica europea, en la que mayor rentabilidad total para el accionista ha ofrecido en los últimos 15 años: un 240%".

Rentabilidad para accionistas

En este sentido, Galán afirmó que "la revalorización de los títulos de Iberdrola en 2015 ha ascendido al 17%, frente a la caída del 7,2% del Ibex 35 y del 5,4% del Eurostoxx Utilities. Esto convierte al grupo en la eléctrica europea con la mayor rentabilidad total para el accionista de sus principales competidores, con un 20%. Si a esto se añade la evolución de 2014, la rentabilidad total para el accionista en los últimos dos años supera el 50%".

El máximo responsable de la operadora energética también hizo hincapié en la trascendencia social de la actividad de Iberdrola: 3.650 nuevas incorporaciones a la empresa en 2015, 2.400 promociones internas, compras a 17.000 proveedores por valor de 7.300 millones de euros y contribución fiscal de 5.500 millones de euros, de los que 3.500 millones corresponden a España.

La compañía también subrayó los principales acuerdos alcanzados en la comunidad autónoma andaluza. Entre ellos el alcanzado con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), un convenio mediante el cual ambas partes se comprometen a proteger a los clientes en situación de vulnerabilidad en esta comunidad autónoma.

El objeto del convenio es establecer los mecanismos de coordinación necesarios entre la FAMP e Iberdrola de cara a tratar de evitar la suspensión del suministro eléctrico por impago de la factura a los ciudadanos económicamente desfavorecidos de esta comunidad autónoma o a asegurar su inmediato restablecimiento en el caso de que ya se haya procedido a la suspensión del mismo.

Asimismo, la compañía ha continuado implementando su estrategia comercial en Andalucía, donde cuenta ya con más de 40 puntos de atención al cliente repartidos por las ocho provincias.