viernes, 23 de febrero de 2018

Grupo SENER inicia este otoño el montaje de la planta de biomasa de ENCE en Mérida

SENER ha sido la empresa elegida por ENCE, propietaria de la instalación, para construir una planta de generación eléctrica renovable con biomasa en Mérida, bajo la modalidad ‘llave en mano’ que incluye el diseño, suministro, construcción y puesta en marcha de esta central, que comenzará su fase de montaje este otoño para entrar en funcionamiento en el tercer trimestre de 2014.

Fabiola Lobo   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   1/10/2012

Todo listo para comenzar. Empieza la cuenta de atrás para que la capital extremeña estrene en 2014 una nueva planta de generación eléctrica con biomasa que no sólo aportará mejoras en términos de sostenibilidad sino que también reactivará el empleo de la zona, ofertando más de 400 puestos de trabajo directos durante las fases de construcción; operación y mantenimiento; y preparación de terrenos, entre otros.

El potencial de desarrollo en España de la biomasa, segundo país de la Unión Europea en superficies forestales, ha impulsado a Grupo ENCE a instalar en Mérida “una de las mayores plantas de este tipo en España” con una inversión total de 80,9 millones de euros y sin cobrar primas, gracias al Project Finance cerrado por importe de 60,7 millones de euros.

Esta operación de financiación, que ha sido coordinada por Banesto como banco agente, y participada por La Caixa y BBVA, es la segunda que se realiza en España, tras la llevada a cabo el pasado año también por ENCE para su planta de Huelva.

Imagen de recurso: Planta de biomasa forestal de Corduente (Guadalajara).

Biomasa: única fuente gestionable

La empresa adjudicataria será la encargada de llevar a cabo el diseño, suministro, construcción y puesta en marcha de la planta, así como la operación y el mantenimiento durante los dos primeros años de operación. Esta central, que además es la primera de este tipo que construye SENER, incluirá un sistema de recepción de biomasa y preparación como combustible.

Dicha biomasa alimentará un sistema de combustión de parrilla, de alta eficiencia, que dispondrá de un moderno sistema de tratamiento de gases, que permitirá a la planta cumplir con los estándares de emisiones establecidos por la Unión Europea. Un vez generado el vapor, accionará una turbina de vapor de dos cuerpos, con una potencia “ligeramente” superior a los 20 MW.

Según ha explicado a MERCADOS21 el director del Departamento de Energía y Medio Ambiente de SENER Ingeniería y Sistemas, Borja Zárraga, “la biomasa es, probablemente, una de las formas de energía más renovables y más sostenibles que, además ayuda en el equilibrio de emisiones de carbono y crea un tejido agrícola que resulta de altísimo interés en muchas regiones de España”.

Si bien, a pesar de ello, en España no es muy habitual la instalación de este tipo de centrales. “En nuestro país no ha proliferado tanto como en otros países, por un lado debido a la dificultad en la gestión eficiente de amplias extensiones de biomasa y, por otro lado, porque este tipo de energía renovable no ha contado con una ayuda decidida en las tarifas eléctricas, frente a otras como la eólica o la solar, por ejemplo”, ha indicado.

Sin primas ... también es posible

ENCE invertirá 80,9 millones de euros en la planta, y sin cobrar primas, dado que la biomasa representa una energía con muy bajas necesidades de ayuda y con gran capacidad para la creación de tejido local empresarial.

“La actual situación de parón de renovables, por desgracia, ha dejado en el aire muchos proyectos, que confío puedan retomarse en breve. Son tiempos difíciles, pero tenemos que seguir trabajando con el convencimiento de que esta crisis llegará a su fin”, ha concluido.

Una fuente para reactivar el empleo

La construcción de la planta precisará de aproximadamente 300 personas, y la operación y mantenimiento conllevará la creación de 30 puestos de trabajo directos (operadores de grúa, técnicos de control, técnicos de seguridad y medioambiente, ingenieros de mantenimiento). Asimismo, la gestión de la biomasa (plantaciones de eucalipto y chopo, principalmente), incluida la preparación de terrenos, puesta en riego, plantación, labores silvícolas, cosecha y transporte, precisará de 130 trabajadores directos, según ha indicado Zárraga.

“Por otra parte, se va a generar un empleo indirecto que puede llegar a multiplicar por tres los números indicados anteriormente, si tenemos en cuenta las necesidades de suministros industriales, hostelería, transporte, administración, etc.”, ha sostenido.

Todo ello unido a que SENER suele apoyarse en empresas locales para la ejecución de la construcción de sus proyectos, y mantener acuerdos con el mundo de la universidad y los centros de i+D+I de la región, conforman una ecuación resultante ciertamente postiva para el empleo de la zona.