miércoles, 12 de diciembre de 2018

Gas Natural eleva su beneficio un 2,7% y supera los 1.500 millones

El presidente de la compañía energética, Salvador Gabarró El presidente de la compañía energética, Salvador Gabarró

Gas Natural Fenosa cerró 2015 con un beneficio neto de 1.502 millones de euros, el 2,7% más, y elevó el EBITDA consolidado hasta los 5.376 millones de euros, por encima de los 5.000 millones fijados en su Plan Estratégico.

Según la compañía, estos datos suponen el cumplimiento de los objetivos que se había marcado en el Plan Estratégico 2013-2015. El EBITDA crece el 10,8% en términos interanuales, sin embargo, el porcentaje queda en el 8,6% (5.264 millones de euros) tras la formulación de los estados financieros por el acuerdo alcanzado para la división de la chilena Gasco. A final del ejercicio, la deuda financiera se situó en tres veces el EBITDA, ratio también alineada con los objetivos del plan finalizado, aseguran las fuentes de la multinacional.

En un entorno económico y energético complejo, marcado por los precios de las commodities -especialmente del barril de Brent-, y por la devaluación de las divisas, el crecimiento se sustentó en la "solidez de los negocios regulados y en la expansión de las operaciones en Latinoamérica, apoyadas por un entorno de estabilidad regulatoria".

La chilena Compañía General de Electricidad (CGE), que se incorporó al perímetro de Gas Natural Fenosa en diciembre de 2014, agregó 499 millones de euros al EBITDA consolidado de 2015. Esta aportación permitió compensar el impacto de 59 millones del RDL 8/2014, que afecta a las actividades reguladas del gas en España, y el de la desinversión del negocio de telecomunicaciones, que sumó 32 millones al EBITDA del ejercicio 2014.

La compañía ha vuelto a formular los estados financieros de 2014 y 2015 para reflejar el acuerdo firmado el pasado mes de diciembre para dividir la gasista chilena Gasco en dos sociedades, una de gas licuado del petróleo (GLP), no gestionada por Gas Natural y otra que sí gestionará, dedicada a los negocios de gas natural. Tras estas modificaciones de los estados financieros, el EBITDA consolidado de la compañía se ha reducido en 112 millones en 2015 y en 8 millones en 2014. Sin esta operación, el EBITDA de la multinacional hubiera crecido el 10,8% el año pasado, en lugar del 8,6% reportado.

La aportación de CGE elevó el peso de las actividades internacionales en el EBITDA de Gas Natural hasta el 48%, frente al 44,7% de 2014. El resultado procedente de las operaciones en España (52%) reduce su peso relativo en el total consolidado. La compañía situó su ratio de endeudamiento en el 45,8% a cierre de año, con una deuda financiera neta de 15.648 millones de euros. El 96,3% de la deuda tiene vencimiento a largo plazo y su vida media es ligeramente superior a los cinco años. La corporación contaba, a final de 2015, con una disponibilidad de liquidez de 10.601 millones de euros, equivalentes a las obligaciones financieras de más de 24 meses.

Dividendo

El Consejo de Administración propondrá a la Junta General de Accionistas destinar 933 millones de euros (0,9328 euros por acción) a la distribución de dividendos con cargo a los resultados de 2015. Esta cantidad representa un aumento del 2,7% respecto del ejercicio anterior. El pago del dividendo complementario, de 0,525 euros por título, se realizará en efectivo el 1 de julio de 2016. El pay out (proporción del beneficio neto que se destina a dividendos) se situará en el 62,1%, cumpliendo el objetivo marcado en el Plan Estratégico, sostiene el grupo energético.

Durante el período del Plan Estratégico, la rentabilidad total para el accionista fue del 58,4%: el 38,6% por la revalorización experimentada por la acción en el mes de diciembre de 2015 y un 19,9% adicional debido a la rentabilidad por dividendo. Esta rentabilidad del 58,4% para el período se correspondería con una rentabilidad anual acumulativa del 16,6%.

Inversiones

La multinacional invirtió un total de 2.082 millones de euros en 2015. Las inversiones materiales e intangibles alcanzaron los 1.767 millones de euros, con un incremento del 0,9%. El principal foco inversor de Gas Natural se situó en la actividad de distribución de gas, que aumentó el 3,8%, hasta 735 millones de euros, y representó el 41,6% del total consolidado. En España, las inversiones en distribución de gas crecieron el 29,9%.

La actividad de distribución de electricidad aumentó sus inversiones el 12,9%, hasta representar el 22,8% del total, fundamentalmente por el crecimiento en España. Por su parte, CGE representó el 15% de las inversiones materiales e intangibles. Por ámbito geográfico, las inversiones en España disminuyeron el 2,7% (aumentarían el 18,4% si se excluye la inversión realizada en un buque metanero en 2014). En el exterior, las inversiones se elevaron el 5,5% por la incorporación de CGE.