lunes, 18 de junio de 2018

Franquicia, un sector incipiente que prevé 'sortear' la crisis

Las franquicias siguen siendo un motor empresarial y económico importante en España que, gracias a los datos positivos a cierre de 2012, al incrementarse las redes, los establecimiento y el empleo, mantiene su apuesta por  la internacionalización y la reinvención constante.

Fabiola Lobo    I     Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Sigue al autor en @fabiolalobop    I    14/06/2013

“El sistema de franquicias español está resistiendo a la crisis muy dignamente y goza de un importante reconocimiento internacional por su buen hacer. Sin duda, es la fórmula de negocio del presente y del futuro económico de España”. Con estas contundentes palabras, define el presidente de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), Xavier Vallhonrat, esta práctica empresarial que, al parecer, va camino de convertirse en el ‘salvavidas’ de la economía española y en la ‘llave’ para la generación de empleo. Y ciertamente a esta afirmación le respaldan datos, como los aportados en el último estudio estadístico La franquicia en España, elaborado por AEF, que refleja que al cierre del ejercicio 2012 se contabilizaron 1.040 empresas en régimen de franquicia, que suman un total de 59.758 establecimientos, con una facturación de 25.937 millones de euros y, que dieron empleo a 246.354 personas (un 2,3% más que en el año 2011).

 

Localización de redes y establecimientos de franquicia en España. FUENTE: Informe de la franquicia en España 2013, elaborado por TORMO Franchise Consulting.

 

Diferentes acontecimientos de la historia han demostrado que las franquicias funcionan bien en tiempos de crisis, al ser respaldado el franquiciado por una marca de éxito, notablemente consolidada en el mercado que, por tanto, minimiza los riesgos a la hora de poner en marcha un nuevo negocio (a diferencia de aquel montado por cuenta propia y desde cero).

Si bien, también es una realidad reseñar el principal hándicap de las franquicias, que no es otro, que los costes de inversión iniciales y los compromisos adquiridos de obligado cumplimiento para ponerla en marcha, como suelen ser los metros cuadrados de local, la inversión inicial, las retribuciones anuales, y el compromiso de permanencia, entre otros. A este respecto, Vallhonrat apunta directamente a las entidades bancarias que, al no conceder crédito limitan la expansión de enseñas por España. “Las entidades bancarias no facilitan el crédito y ese es hoy el principal obstáculo que impide su expansión. Estamos convencidos de que en el momento en que los bancos vuelvan a hacer su trabajo, que no es otro que conceder financiación, la franquicia será el primero de los sistemas de negocio que saldrá de crisis”, asevera. No obstante, en alusión a las inversiones de las franquicias, puntualiza que “depende mucho de los sectores en los que se pretenda invertir”, pues hay firmas sobretodo de alimentación y de restauración que requieren inversiones elevadas pero también hay otras que requieren inversiones “muy asequibles”.

Fórmulas de franquicia ‘anticrisis’

Sobre los costes iniciales y normas de cumplimiento obligado, algunas enseñas nacionales de renombre se están apretando el cinturón para sucumbir el interés de bolsillos menos pudientes. Éste es el caso de Restalia, grupo multinacional de restauración temática española en régimen de franquicias que representa las enseñas 100 Montaditos y La Sureña, con el modelo ‘Restalia 2.0’, una novedosa opción que permite al futuro franquiciado realizar una inversión más ajustada, que contemple un 50% de descuento (150.000€ frente a los 300.000€ anteriores). Tras leer esto, nos viene la duda de saber si tendrá las mismas garantías que el anterior formato, y ciertamente la respuesta es sí, pero con reducciones, sobre todo en términos de infraestructura.

Actualmente hay un total de 279 enseñas españolas en el exterior, repartidas en 123 países.

“Las versiones 2.0 de ambas marcas ofrecen inversiones muy asequibles (a partir de los 150.000€) que posibilitan a cualquier amante del concepto abrir un local e, incluso, animarse con una segunda unidad en el futuro. A través de una optimización de los recursos pero manteniendo la misma rentabilidad por cada metro cuadrado, así como el servicio y la calidad de nuestros productos, se ha atendido a tres variables clave: la reducción de importes de maquinaria, la adecuación de los materiales y la eliminación de la salida de humos en los locales. Esta iniciativa no supone una ruptura con la estructura ya existente de los establecimientos tradicionales de Restalia, sino que ambos modelos, el original y el 2.0, convivirán de forma paralela”, explica la directora de Expansión de 100 Montaditos, Virginia Donado.

La franquicia existe desde hace varios siglos, pero no llegó a la fama hasta la década de 1930 en Estados Unidos, cuando el establecimiento de la electricidad, los vehículos y, en la década de 1950, el sistema de la autopista interestatal, ayudó a impulsar el establecimiento de franquicias, en especial de aquellas basadas en venta de alimentos o servicios.

También bajo esta fórmula de "menos es más", se encuadra el modelo de microfranquicia, práctica empresarial muy poco extendida en España, aunque sí muy instaurada en otros países, que va unida al concepto de microcréditos, y por tanto permiten minimizar de forma muy elevada los riesgos de posibles impagos. A este modelo de microfranquicia pertenece ActionCare, sociedad española (perteneciente al Grupo Alares), especializada en el cuidado y atención de familias, las personas mayores, s niños y hogares. Según relata su directora de Expansión, Marta Veganzones, las microfranquicias son "una de las mejores opciones a tener en cuenta en la actualidad, que ofrecen todas las ventajas de las franquicias pero ven reducida notablemente la inversión inicial a realizar para disponer de tu negocio".

Esto se debe a que una de las partes más complicadas en una época de crisis como la actual, donde la escasez en la concesión de créditos es muy elevada, es la falta de financiación para los posibles franquiciados, y por ello es necesario que se instauren en el mercado español este tipo de modelo de franquicia, por su bajo riesgo económico y su alta rentabilidad en beneficios.

"Tomar la decisión de emprender un negocio siempre es una decisión difícil y arriesgada, especialmente en este tiempo de crisis, pero es una de las mejores opciones de futuro que se pueden tomar. Mediante el modelo de negocio de franquicia, se consiguen minimizar los riesgos al emprender, ya que estará continuamente asesorado por una central de franquicia con diferentes departamentos y por profesionales especializados que, en todo momento, ayudarán al franquiciado en todas las gestiones que necesite", asevera.

Sin lugar a duda y a la vista de los datos y resultados, está claro que la situación del mercado exige un replanteamiento global de la estrategia de las empresas, que vaya ligado al sostenimiento económico de la compañía y a facilitar el acceso a los futuros franquiciadores.

Asesoramiento especializado, al alza

Si bien, en esta cuenta acelerada de números y resultados, no se debe pasar por alto la necesidad de asesorameinto experto en las diferentes etapas de una franquicia, pues éste puede determinar el éxito o fracaso de la misma. A este respecto, el socio director de T4 Franquicias, Miguel Ángel Oroquieta, asegura que siempre es importante estar rodeado de profesionales que nos indiquen si las decisiones que estamos tomando o que vamos a tomar son las correctas.

“Si me voy gastar miles de euros en montar una negocio o en iniciar un proceso de crecimiento empresarial, ¿por qué no invertir una cantidad sensiblemente inferior en asegurarme de qué es lo que tengo que hacer y de los riesgos a los que estoy expuesto? En consecuencia, no asesorarse o asesorarse mal, acelera y multiplica las posibilidades de fracaso”, apostilla Oroquieta.

Es por ello que el asesoramiento experto se mantiene al alza, a pesar de la coyuntura económica, y cada vez son más los que confían en su intervención. Todo esto está postulando a la franquicia como una realidad consistente, entendida como modelo válido y de éxito, pero al que aún le queda mucho por hacer y por mejorar. No osbtante, promete convertirse en una de las palancas para salir de la crisis, al facilitar a muchos emprendedores el acceso al mundo empresarial, reduciendo riesgos de una manera considerable.

 

En otras PALABRAS ...

Ese desconocido producto llamado franquicia

Por Dámaso Arias, socio-director de Planet Cluster

Es curioso cómo un producto tan conocido, a través de las grandes marcas que lo utilizan como modelo de expansión, sea al mismo tiempo un gran desconocido para la gran mayoría de personas y empresarios. Hoy en día, se franquicia casi hasta la familia, cuando la realidad nos dice que el modelo de franquicia sólo sirve para ciertos productos y proyectos comerciales, en especial los vinculados a consumo. Intentar franquiciar productos industriales, en muchos casos, es hablar de crear una estructura de canal comercial denominado en el pasado distribución, pero que no tiene realmente mucho que ver con el trasfondo de las franquicias y es ahí donde radica el problema y el gran desconocimiento.

En la actualidad, las ferias de las franquicias han proliferado, pero la realidad es que son pocas las que realmente triunfan y su éxito se basa en dos elementos que los franquiciadores suelen olvidar a la hora de definir su iniciativa: la comprobación y el modelo que funciona y está siendo exitoso. En muchos casos, tal y como sale del horno el proyecto se pone en franquicia y eso es llamar al fracaso con toda seguridad.

Por otro lado, hay que testar que el producto realmente sea franquiciable, es decir, que tenga una componente que le impida desarrollarse de otra forma distinta. Esto es importante, ya que la franquicia no es el mejor modelo comercial, sino uno más dentro de la lista de los mismos, algo que muchas veces olvidamos. Sin embargo, demostrar a aquellos que lanzan la propuesta que lo que necesitan es otro modelo de comercialización es, en muchos casos, casi imposible.

Todo se basa en la imperiosa necesidad de recuperar los pocos fondos invertidos en el proyecto cuanto antes, lo que marca otro hito de errores en la definición de franquicia, ya que tiene que estar en manos de un grupo financieramente sostenible, pues cualquier crecimiento puede generar el fracaso por éxito, tan malo o peor que el producido por simple fracaso. Las franquicias, por tanto, deberían ser llevadas a evaluación y sería necesario que se ajustaran a unas normas más exigentes para que no se abuse de ella.