jueves, 16 de agosto de 2018

Francisco Calle: “Subir impuestos no es una manera efectiva para estimular la inversión"

Entrevista a Francisco Calle Bautista (Sevilla - 1964), socio fundador de Francisco Calle Abogados, es abogado colegiado nº7.014 del Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla. Especialista en Derecho Administrativo, Procesal y Mercantil, asesora a empresas de diversos sectores como el industrial, agroalimentario, gestión de servicios públicos e inversores extranjeros, entre otros. Su práctica procesal constante desde su colegiación en 1989 le ha aportado una amplia experiencia en distintos ámbitos. 

Fabiola Lobo   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   11/12/2012

Como especialista en el asesoramiento jurídico a empresas y particulares, el abogado sevillano Francisco Calle ha alertado que la subida de impuestos, aunque sea temporal, detrae los recursos económicos en manos privadas que podrían destinarse a la inversión, y ha anticipado que la falta de financiación, el acceso al crédito y los impagos son las principales preocupaciones para los empresarios.

Francisco Calle.

¿Cuáles son las principales demandas recibidas por el entorno empresarial en el ámbito jurídico?

Actualmente, en el marco de la crisis económica que estamos padeciendo, las empresas inciden especialmente en asegurar el cobro de sus créditos en la medida de lo posible, minimizando los riesgos de impago, así como agilizar e incluso evitar los posibles procedimientos en los tribunales mediante acuerdos transaccionales que pongan fin al litigio aún a costa de aceptar una quita en el principal, renuncia a intereses y costas, etc. En definitiva, tratan de eliminar incertidumbres respecto del resultado de los pleitos y de ganar el tiempo que no tienen para cobrar.

¿Existen muchas diferencias entre las peticiones realizadas por las empresas nacionales y las compañías extranjeras residentes en España? 

Existen notables diferencias en tanto que las empresas y particulares extranjeros no conocen por regla general ni el sistema jurídico español y, a veces, ni siquiera el idioma, por lo que la labor del despacho es mucho más didáctica, si se me permite la expresión, y está claramente orientada a la prevención de la controversia mediante el asesoramiento previo, más que a la resolución de litigios de resultado incierto y resolución lentísima. En este sentido, la redacción de contratos, asesoramiento en inversiones, constitución de sociedades y asesoramiento fiscal constituyen las actuaciones profesionales más demandadas a nuestro despacho por extranjeros con intereses en España.

¿Cuáles son los sectores de actividad que recurren con mayor frecuencia a este asesoramiento jurídico?

En la situación que tenemos hoy día, no aprecio una mayor incidencia de un cierto sector de actividad respecto de otro en lo que se refiere al asesoramiento jurídico, salvo casos en que la especialidad concreta de cada despacho pueda determinar esa incidencia. Casi todos los sectores requieren asesoramiento en derecho concursal por ejemplo, no solo el constructor e inmobiliario, y todos se ven afectados por la situación de crisis actual. Por ello, más que hablar de sectores de actividad con mayor necesidad de asesoramiento, habría que hablar de una concentración de casi todos los sectores en especialidades y actuaciones jurídicas específicas.

A día de hoy, ¿qué cuestiones son los que preocupan en mayor medida a los empresarios en general?

Me atrevo a decir que en esencia son dos: la falta de financiación y acceso al crédito, lo que dificulta enormemente la inversión, la investigación más el desarrollo y, en definitiva, el normal desenvolvimiento del negocio, por una parte; y la elevada morosidad que lastra las cuentas de resultados y, en algunos casos, puede llevar al extremo del cese empresarial, por otra. De esas dos grandes cuestiones, se desgajan otras como la morosidad de las Administraciones Públicas, la falta de incentivos a la creación de empleo, la presión fiscal, etc.

¿Hay inquietud entre sus clientes por la situación que atraviesa España?

Le pongo un ejemplo de unos clientes británicos a quienes asesoramos el año pasado en una inversión en España para emprender un negocio hotelero. En mayo se presentaron en el despacho diciendo que como en la prensa alguien había declarado que el euro no iba a durar más de tres meses, pues cancelaban el proyecto y, consecuentemente, la iguala que el despacho tenía con ellos. Tras una extensa reunión en la que se habló de lo divino y lo humano, quedaron en comunicar su decisión final pasados unos días, lo que hicieron con el resultado de mantener el proyecto vivo pero solo por trimestres. ¡Fíjese! Respecto de clientes nacionales son de sobra conocidas a estas alturas, ya que coinciden con el sentir general del empresariado de nuestro país.

¿Qué mejoras plantearían para reactivar el sector empresarial, el empleo y la fluidez de crédito en nuestro país?

Las tres cosas están íntimamente relacionadas aunque quizás no sean suficientes por sí solas. Veo difícil que se reactive el empleo si no fluye el crédito para permitir respirar a las empresas que aún subsisten y además para que inviertan aquellos sectores productivos más pujantes que podrían tirar del empleo. En este sentido, la recapitalización de la banca debería estar claramente condicionada a conceder préstamos a la inversión empresarial, especialmente la banca nacionalizada y la pública. Por otra parte, subir impuestos aunque sea temporalmente como se afirma, no es la manera más efectiva de estimular la inversión, puesto que detrae recursos económicos en manos privadas que podrían destinarse a la inversión.

Desde su punto, ¿debe pedir España el rescate cuanto antes?

Si supiéramos bien en qué consiste el rescate, las condiciones que se impondrán y el plazo para su cumplimiento, podríamos responder y opinar sobre eso. Creo que España no pide el rescate porque no sabe si va a ser igual que el de Grecia, Irlanda y Portugal, o bien va a ser una fórmula mixta especial para nuestro país. También creo que si se pidiese el rescate debería ser para mejorar en todos los aspectos, no solo en la presión de los mercados. En otras palabras, el rescate a cualquier precio, no.

¿Qué soluciones sugieren para mejorar la visión exterior de España y reducir las presiones de los mercados?

La reducción del gasto público en todos los niveles administrativos, la simplificación de estructuras en las Administraciones Púbicas, la eliminación de duplicidades y triplicidades competenciales, la supresión de empresas públicas sobredimensionadas e ineficientes, la lucha contra la corrupción y el fraude fiscal, etc. En definitiva, intentar ser un país unido, serio y fiable a los ojos de nuestros vecinos europeos y del resto del mundo. Sé que es una labor ingente, pero si no aprovechamos la circunstancia de la crisis para hacer esto, no lo haremos nunca; en realidad, nunca se debería haber llegado a esta situación, con crisis o sin ella.

De izquierda a derecha, los tres integrantes de INITIUM: Juan Carlos Castiñeira, Francisco Calle (ambos abogados) y Ernesto Torres, economista y asesor fiscal.

¿Están los empresarios suficientemente protegidos y amparados por la Ley o, por el contrario, se deberían mejorar algunas cuestiones a este respecto? 

La administración de Justicia debería ser reformada en profundidad para hacer frente a los retos que plantea la situación actual. En ese sentido, es apremiante la creación de nuevos Juzgados, la dotación de medios materiales y personales suficientes y modernos, simplificación de procesos, potenciación de mecanismos alternativos de resolución de conflictos, etc. Y por supuesto, la eliminación de la Ley de Tasas judiciales que supone un auténtico atentado contra el derecho constitucional a la tutela judicial efectiva, en tanto que impone en la práctica una justicia para ricos o grandes corporaciones, dejando indefenso al resto de la sociedad. Es como si para eliminar las listas de espera en los hospitales, cobrasen una tasa abusiva que persuadiese al enfermo de apuntarse a ella. Por otra parte, no puede consentirse que estén paralizados en los juzgados y tribunales miles de millones de euros por la lentitud de la justicia, ya que ese dinero podría y debería estar produciendo empleo e inversión.

La delicada situación económica de España ha cambiado de forma significativa el sector de los servicios jurídicos a nivel mundial. Podemos decir, pues, que estamos ante un cambio de la actividad de la abogacía en general para adaptarse a los nuevos retos ¿Cómo será el perfil del abogado del futuro? ¿Qué cuestiones deberá mejorar y cuáles se mantendrán para adaptarse satisfactoriamente a los nuevos tiempos?

La relación profesional con el cliente basada en la confianza, así como el compromiso de calidad en el servicio son notas inherentes a la esencia de la profesión de abogado, y que por tanto permanecerán inalterables. Por su parte, en lo que se refiere al futuro, considero que el abogado deberá adoptar una actitud más proactiva en la evaluación de riesgos para el cliente, prevención de controversias y agilidad en la resolución de  conflictos, potenciando además el uso de nuevas tecnologías y de idiomas.

Al sector de la Abogacía, ¿cómo le ha afectado la crisis? Teniendo en cuenta esto, ¿cómo prevé el futuro del sector?

Es sabido que los abogados tenemos últimamente mucho trabajo pero no cobramos tanto, y eso es cierto al menos en esta segunda parte de la crisis que yo sitúo desde comienzos de 2011 en adelante. Sin embargo al principio, el volumen de trabajo aumentó considerablemente y la facturación también, por lo que puede decirse que ambas fases se compensan entre sí. Lo que ocurre es que si seguimos así mucho tiempo más, el saldo será netamente negativo, por eso urge que fluya el crédito y la inversión, dado que es el caldo de cultivo de nuevos asuntos para los abogados en tanto que los conflictos surgidos por mor de la crisis están terminando.

Mantiene un especial interés y vocación por el Derecho Administrativo, el Derecho Civil y el Mercantil. ¿Por qué? 

Son especialidades jurídicas demandadas en todo momento porque inciden muy directamente en el mundo de la empresa junto con otras como el Derecho Laboral y Fiscal. Además, son igualmente demandadas por particulares, por lo que se llevan en la mayoría de los despachos. En el caso de INITIUM, podemos acreditar una amplia experiencia en procesos contencioso-administrativos, civiles, y  en Derecho Penal económico, así como asesoramiento en materia mercantil y concursal fundamentalmente.

Hasta la fecha, ha escrito numerosos artículos y libros ¿se plantea escribir alguna obra a corto y medio plazo? ¿Sobre qué temas?

Me gusta escribir sobre casos reales llevados en el despacho porque así se muestra de forma más directa la aplicación del derecho vivo en la práctica. Actualmente estoy redactando un artículo sobre una reclamación de indemnización por incumplimiento contractual contra un cliente, cuyo importe es el mismo que el precio pactado en el contrato, por lo que consideramos abusiva la cláusula que establece esta posibilidad. También tengo en proyecto un artículo sobre una cuestión de inconstitucionalidad que hemos solicitado al TSJA que eleve al Tribunal Constitucional con motivo de la aplicación de la Ley 53/2002 que creó la tasa por el ejercicio de la potestad jurisdiccional en los órdenes civil y contencioso-administrativo.

SaberMÁS ... FRANCISCO CALLE ABOGADOS

INTEGRADO EN DESPACHO INITIUM

Dirección: C/ Luis Montoto 107, Edificio CRISTAL, portal A, 4º B, 41007 - Sevilla

Web: www.abogados-franciscocalle.com

Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tel.:+ 34 95 436 10 00

Fax:   + 34 95 436 12 00