viernes, 19 de abril de 2019

Cepsa refuerza su nivel de eficiencia, tecnología y seguridad en San Roque con una inversión de 181 millones

Trabajos de revisión desarrollados por Cepsa Trabajos de revisión desarrollados por Cepsa

La Refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa ha concluido su parada programada. Tras más de dos meses de intenso trabajo, todas las unidades de la Refinería Gibraltar-San Roque que se han visto afectadas por la parada se encuentran ya a pleno rendimiento, ha informado la compañía.

Durante la parada se han llevado a cabo labores de mantenimiento, inspección reglamentaria e instalación de nuevos equipos en algunas unidades destinados a mejorar la seguridad, la disminución de las emisiones a la atmósfera, la eficiencia y el nivel de innovación y tecnología de las plantas. "Todo esto ha supuesto una inversión de 181 millones de euros", asegura Cepsa en un comunicado.

En el desarrollo de todos estos trabajos, junto al personal propio de Cepsa, han participado más de 3.000 profesionales (mécanicos, tuberos, electricistas, soldadores, pintores, encofradores, gruistas y carretilleros) de un centenar de empresas auxiliares, principalmente del Campo de Gibraltar, llegando a tener días hasta con 2.700 personas de estas empresas trabajando al mismo tiempo en el centro industrial.

Miguel Pérez de la Blanca, director de la Refinería Gibraltar-San Roque, ha agradecido "el esfuerzo y la dedicación a todas las personas implicadas en esta parada". Previamente a la entrada al recinto toda persona que colabora en los trabajos recibe un curso sobre seguridad y prevención por parte de Cepsa que se suma a la formación facilitada por sus respectivas empresas.

Habitualmente, Cepsa realiza paradas programadas de sus unidades, donde se efectúan labores de mantenimiento intensivo e inspecciones que, normalmente, no se pueden hacer con las unidades en marcha. Estos trabajos permiten a la compañía contar con unas "instalaciones modernas, seguras, eficientes y con una capacidad técnica integrada".

La parada requiere una detallada planificación, durante los meses previos, con reuniones entre los departamentos y las empresas auxiliares. Esta coordinación, junto al riguroso control de las tareas diarias, resulta esencial para garantizar la seguridad de las personas y de las instalaciones, sin afectación para el medio ambiente y la consecución del objetivo de "Cero Accidentes" por el que trabaja la compañía.