sábado, 23 de junio de 2018

El ERE presentado por Back in Business para las bodegas del Marco de Jerez afectará a 93 trabajadores

Se trata de una de las medidas de los nuevos propietarios para "equilibrar" los recursos de personal con la realidad de un "mercado en recesión".

Se acabó la incertidumbre para los 146 empleados que componen el total de las plantillas de las cuatro bodegas del Marco de Jerez (Cádiz) afectadas por la regulación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

La sociedad Back in Business, perteneciente al empresario valenciano Ángel de Cabo y actual propietaria del Grupo Nueva Rumasa, depositó ayer en el Juzgado de lo Mercantil 1 de Cádiz la documentación necesaria para poner en marcha los expedientes, que afectarán en total a 93 trabajadores de las bodegas el Complejo Bellavista, Zoilo Ruiz-Mateos, Bodegas Valdivia, Bodegas Teresa Rivero y la comercializadora Unión de Grandes Bodegas.

Después de varias semanas de reuniones entre la sociedad propietaria, los representantes de los comités de empresa de las bodegas afectadas y los delegados sindicales de CCOO, UGT y CGT, finalmente Back in Business volverá a sentarse en los próximos días con todos ellos para alcanzar el mayor consenso posible a través de la vía del diálogo.

Ahora, y tras la admisión a trámite de la documentación por parte de la jueza, se abrirá un periodo de consultas, que será de 15 días para las bodegas Valdivia y Teresa Rivero, y de 30 días para Zoilo Ruiz-Mateos y Complejo Bodeguero Bellavista, concurso este último que engloba también la actividad de la distribuidora Unión de Grandes Bodegas.

Una vez finalice ese período, los nuevos propietarios entregarán a la jueza los acuerdos definitivos, para que pueda proceder a dictar el auto que pondrá en marcha la ejecución definitiva de los expedientes de empleo, que se acordarán “por separado” en cada centro de trabajo y que supondrán la reducción de la plantilla de 164 a 71 trabajadores (todos ellos serán indemnizados con 20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 mensualidades) además de una reducción del 10 al 15% del sueldo de los ocho directivos y mandos intermedios que permanezcan en las bodegas.

Por su parte, el resto de los 63 trabajadores no directivos que conserven sus puestos de trabajo mantendrán "las mismas condiciones salariales" que hayan tenido "hasta ahora y no se verán afectados por ningún recorte económico en sus nóminas", según ha apuntado la empresa.

En antecedentes

El pasado 24 de enero, Back in Business presentó su Plan de Sostenibilidad para 2012, que incluía un ERE para el 54% de la plantilla (89 trabajadores) de las cuatro bodegas del Marco de Jerez, todas ellas en concurso de acreedores. A este respecto, el director de la División de Alimentación y Bebidas del Grupo Nueva Rumasa, Fernando Lavernia, aseguró que estas cuatro bodegas, que anteriormente fueron propiedad de la familia Ruiz-Mateos, estaban “totalmente descapitalizadas” y registraban un “elevado pasivo acumulado”.

Tras varios dimes y diretes entre implicados y afectados, los sindicatos decidieron estudiar durante la pasada semana, la repercusión de la nueva reforma laboral sobre los planes de Back in Business hasta que ayer, finalmente se conocieron las medidas incluidas en el Plan de Viabilidad de la propietaria y las consecuencias entre la plantilla.

Según los nuevos propietarios, esta medida "ha sido aceptada y comprendida por parte de todos los afectados, lo que demuestra el firme compromiso de todas las partes implicadas para darle viabilidad al negocio", ya que según aseguraron fuentes de Back in Business, su intención para 2012 era “dejar de generar deudas” y “equilibrar los ingresos con los gastos”.

F. L. P.