sábado, 17 de febrero de 2018

El comité de empresa de Cepsa alerta de la intención de la compañía de "destruir 32 empleos" en Refinería La Rábida

Cepsa aclara que será una reubicación por el cierre parcial de unidades debido a "la crisis económica"
El comité de empresa de Cepsa (http://www.cepsa.com/cepsa/) Refinería La Rábida ha mostrado su preocupación por "los recortes" que la compañía realizará en el centro de Huelva con "la excusa de la crisis" y que supondrá "la destrucción de 32 puestos de trabajo".

Según ha informado el comité de empresa a Europa Press, esta decisión supondrá "inseguridad" para el conjunto de la plantilla de las instalaciones de la empresa y sus aledaños.

Así, han explicado que algunos puestos de trabajo que pretende "suprimir" la empresa son los de técnicos de control de los paneles de operaciones, jefes de sección que supervisan los trabajos en las plantas y los responsables técnicos de las firmas de permisos de trabajo.

De este modo, destacan que la medida de la empresa de "eliminar un solo puesto de técnico de control" es una "temeridad" porque "aumenta el riesgo para la salud, seguridad y vida de la plantilla y seguridad de la propia fábrica", a la par que han señalado que en la refinería de petróleos se trabaja con productos "altamente peligrosos, inflamables, explosivos tóxicos y cancerígenos" que necesitan "el más alto nivel de protección".

Por ello, el comité de empresa de Cepsa La Rábida "no está de acuerdo" en reducir "ni un milímetro" el nivel de protección de los cientos de trabajadores que "diariamente acuden a sus instalaciones para su sustento y que no desean exponer sus vidas".

Asimismo, han remarcado que para "justificar ante las autoridades estos despidos", la compañía ha contratado a INERCO, una empresa de Prevención de Riesgos Laborales, y "ahorrarse así los costes fijos". Además, la empresa también "pretende repartir el trabajo de estos 32 puestos entre la plantilla a turno de las plantas afectadas por este cambio organizativo".

"Alto riesgo para la seguridad"De otro lado, recuerdan que la puesta en marcha de la ampliación de la refinería (ACPDM)  ha supuesto un hito con una inversión de 1.000 millones de euros, pero también ha supuesto "un incremento de carga de trabajo" al doblar la capacidad de refino, por lo que la decisión que sopesa la compañía "supondría un alto riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores y del conjunto de la periferia de la empresa".

Así, consideran que "lejos de escuchar las reiteradas peticiones de este comité para el aumento de la plantilla" al objeto de incrementar la seguridad y disminuir la carga de trabajo, la compañía recientemente adquirida por un grupo inversor de Emiratos de Abu Dhabi (IPIC), "opta por el recorte", habiendo tenido "un beneficio de 418 millones de euros en 1010, un 55% más que el año anterior y en plena crisis".

"Está claro que la compañía petrolera sólo se preocupa por la rentabilidad de la factoría y por la competitividad del mercado, dejando en un segundo plano la seguridad de sus trabajadores, de las instalaciones y de las poblaciones aledañas", han concluido.

Respuesta de la compañía

Por su parte, desde Cepsa han aclarado que "en ningún momento" se aborda el tema de despidos en la refinería, sino que se llevará a cabo "una reubicación de empleados", motivado por el cierre parcial de unidades debido a la actual crisis económica. En esta misma línea, han incidido en que esta reubicación "no implica ningún recorte en materia de seguridad".

Europa Press