viernes, 21 de septiembre de 2018

El CIFP Canastell desarrolla una casa eco-domótica para motivar y acercar a los alumnos a la industria

Completar bastantes contenidos de programación didáctica y servir de enriquecedora experiencia para el alumnado, que podrá verse formado en una disciplina de gran proyección en el mercado laboral, son algunos de los excelentes propósitos que combina el proyecto de Estudio y Creación de una Vivienda Ecodomótica con sistemas de climatización solar por adsorción, uno de los programas ‘estrella’ que coordina el CIPF Canastell de San Vicente del Raspeig (Alicante) y que se enmarca dentro de los proyectos de innovación aplicada y transferencia del conocimiento en la Formación Profesional del sistema educativo que otorga el Ministerio.

La iniciativa posibilita el intercambio de experiencias de I+D+i y promueve actitudes investigadoras e innovadoras entre profesores y alumnos que permitan “iniciar cambios ligados a los procesos de enseñanza-aprendizaje” y al desarrollo de “tecnologías emergentes y nuevos sistemas que den respuesta a diferentes situaciones susceptibles de cambio o mejora”. Entre sus principales objetivos está el motivar y formar a los estudiantes en estrecha colaboración con las empresas ya que, al hacerles partícipes directos del desarrollo de una casa ecodomótica se les convierte en “protagonistas de un proyecto real y tangible dentro del mundo empresarial”, sin olvidar que se fomenta la formación personalizada profesor-alumno.

¿Y cómo se levanta este proyecto? Pues a través de un desarrollo informático propio con siete premisas básicas: integración –equipos autónomos con programación –, interrelación, facilidad de uso, control remoto , fiabilidad, actualización y seguridad. Además, el diseño incluye sensores innovadores, como los inalámbricos con nanoantenas que, distribuidos por puntos clave del inmueble, permiten monitorizar temperatura, humedad, luminosidad y otros parámetros que se consideren adecuados para el control energético eficiente del domicilio. Los sensores ofrecen nuevas herramientas tecnológicas de información y comunicación para mejorar la eficiencia energética de la vivienda.

Se trata de un proyecto que contribuye, en definitiva, a incidir en la comunicación entre los centros y la empresa con el fin de establecer lazos de colaboración más allá de su final y que ayuda a la formación de profesorado, alumnado y trabajadores en “una tecnología en plena ebullición” que ofrece “perspectivas de crecimiento en cualquier tipo de empresa”. Una iniciativa que tiene especial encaje en el plan educativo del CIPF Canastell “dado que está ideado y pensado para que el alumnado desarrolle conocimientos y capacidades emprendedoras, estimulando su curiosidad y creando la necesidad de formación”, como apuntan desde el centro.

Redacción Castilla y León