martes, 16 de octubre de 2018

El beneficio neto de Endesa crece un 15% en primer semestre del año

Borja Prado, presidente de Endesa, durante la Junta General de Accionistas Borja Prado, presidente de Endesa, durante la Junta General de Accionistas

El mercado liberalizado ha sido el factor que ha impulsado el crecimiento de Endesa en el primer semestre del año, hasta situar el beneficio neto a los 752 millones de euros, con un incremento del 15% con respecto al mismo periodo del año anterior. Lo que ha llevado al EBITDA de esta parte del negocio a crecer por encima del 40%, en concreto un 42%.

La operadora energética asegura que su estrategia en el mercado liberalizado es la que ha permitido lograr estas cifras de negocio. El número de clientes eléctricos en el mercado liberalizado de la empresa era de 5.668.962 al cierre del segundo trimestre, con un aumento del 1,4% con respecto a 31 de diciembre de 2017. Con estos datos en la mano, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha subrayado que "a mitad de ejercicio, podemos afirmar que estamos en la senda de alcanzar los objetivos comprometidos para 2018. La excelente gestión del mercado liberalizado, la buena evolución del mercado regulado y la recuperación del margen del gas han permitido obtener unos resultados muy positivos en estos seis primeros meses".

En el conjunto del primer semestre de 2018, Endesa ha alcanzado unas cuotas de mercado del 21% en generación peninsular, del 43% en distribución y del 33,8% en ventas de electricidad a clientes del mercado liberalizado.

Gas y negocio regulado

En relación con la marcha general de la compañía, el EBITDA de todas las actividades del grupo ha experimentado un crecimiento del 12%, fundamentalmente porque el negocio del gas ha experimentado una mejora significativa que le ha facilitado aportar 65 millones de euros al margen bruto de Endesa durante el primer semestre del año. Según señala la empresa, excluidos los no recurrentes, el negocio de gas mejora un 87%.

De hecho, durante los seis primeros meses de 2018, la demanda convencional de gas del país ha aumentado un 7,7% respecto del mismo periodo del año anterior. Y hasta junio, Endesa alcanzó una cuota de mercado del 16,2% en ventas de gas a clientes del mercado liberalizado.

También ha contribuido a ello el negocio regulado que ha incrementado su margen en un 0,4%-un 4% en términos ajustados, principalmente por la mejora en la retribución de la distribución, lo que ha llevado a un incremento del 1,4% en el EBITDA regulado. Mientras que la evolución de los gastos fijos de explotación se ha mantenido en línea con el mismo periodo del año anterior "absorbiendo el impacto de la inflación y el crecimiento de la compañía, tal y como se había anunciado en la presentación del Plan Estratégico de Endesa", ha explicado la compañía.

Según ha expuesto Bogas, "todo ello se ha producido en un contexto de elevados precios de las materias primas energéticas, debido, entre otras cosas, al significativo aumento de la demanda asiática, sumado a la parada de varias centrales nucleares en España. Estas circunstancias han sido las principales causas de que los precios del mercado mayorista no se hayan reducido como cabía esperar, a pesar de que la generación hidráulica ha alcanzado niveles superiores a la media de los últimos años, y a pesar de un incremento del 10% de la producción eólica. En este contexto de precios altos (aunque menores que los de 2017), la compañía ha dado muestra otra vez de su capacidad para realizar una gestión eficaz de sus negocios en un entorno complejo y cambiante".

Inversiones y deuda

Las inversiones de la compañía se han situado en 554 millones de euros, con un crecimiento del 41%, debido, principalmente, a las inversiones relativas a la construcción de la potencia eólica y fotovoltaica adjudicada en las subastas celebradas en 2017. Por su parte, la deuda financiera neta ha aumentado en 971 millones de euros con respecto a 31 de diciembre de 2017 como consecuencia de varios factores, entre los que destaca el pago de dividendos por importe de 748 millones de euros, así como la adquisición de cinco parques eólicos de Gestinver, con una capacidad total de 132 MW.

Precisamente, en relación con el dividendo, la Junta General de Accionistas de Endesa celebrada el pasado 23 de abril de 2018 acordó la distribución a sus accionistas de un dividendo total por un importe bruto de 1,382 euros por acción con cargo al resultado del ejercicio 2017. Esto supone un total de 1.463 millones de euros, importe idéntico al del resultado neto consolidado de Endesa del pasado ejercicio.

Comportamiento energético

En el segundo trimestre del este año, la demanda de energía eléctrica peninsular de España ha crecido un 1,2%, incremento que se sitúa en un 1,1% si se corrigen los efectos laborales y temperatura. La generación renovable del periodo ha cubierto el 42,1% de la demanda eléctrica peninsular, cuando durante en el mismo periodo del ejercicio anterior había representado el 36,7%.

En esta misma línea, las tecnologías libres de emisiones de CO2 (hidroeléctrica, eólica, solar y nuclear) han representado el 55% del "mix" de generación peninsular de Endesa en el segundo trimestre, superando el 48% alcanzado en el mismo periodo de 2017. Y la producción de la compañía en los Territorios No Peninsulares (TNP) ha sido de 6.160 GWh (-2,3%).