sábado, 22 de septiembre de 2018

Cristina Méndez: “Un alumno formado mejora la productividad de la empresa”

Cristina Méndez, coordinadora del proyecto FPEMPRESA

La enseñanza enfocada a las necesidades de la empresa es la llave para ‘dar a luz’ a alumnos preparados que contribuyan a la innovación y a la mejora del rendimiento económico de las compañías de hoy y de mañana. FPempresa está poniendo la primera piedra.

¿Cuál es el objetivo de FPempresa?

Mejorar las relaciones de los centros formativos con las empresas. Atendiendo a este concepto se trabaja en otros proyectos que dan respuesta a las necesidades de los participantes. Así, existen tres niveles: uno nacional, que abarca objetivos generales y comunes a todos los centros; otro, territorial, que abarca aspectos propios de una Comunidad; y, en tercer lugar, un ámbito de trabajo según los intereses del propio contenido. Aquí tienen cabida acciones de familias profesionales, niveles provinciales o actuaciones de centros.

La subvención de tres millones de euros concedida para este proyecto por el Ministerio de Educación, ¿cubre todos los aspectos en los que han de trabajar?

La convocatoria subvencionaba proyectos de innovación. Teníamos unas 60 empresas que iban a participar directamente dentro del proyecto con derecho a subvención, pero en la concesión no se les otorgó ni un euro. A los centros educativos tampoco se nos dio el 100% de lo que habíamos solicitado, se nos hizo una rebaja de un 23% por centro. Esto, claro, te obliga a retocar. Pero, una vez ajustados los objetivos, el dinero es suficiente.

¿Cómo colaboran las empresas en el proyecto?

Las empresas participan de forma diferente. Algunas nos facturan sus servicios y otras se involucran de forma voluntaria porque perciben la necesidad de trabajar conjuntamente con nosotros.

¿Cuáles han sido sus orígenes?

FPempresa surge de una necesidad detectada en nuestro centro de Medina del Campo (Valladolid) de acercarnos a las empresas de una manera diferente con la intención de poder responder de forma eficaz a sus demandas. Al presentar el proyecto fue evidente que no era un problema sólo nuestro y por eso ahora mismo somos más de un centenar de centros los adheridos a FPempresa, y casi un millar de profesores.

¿Qué cree que ha motivado a los centros a unirse a FPempresa?

Que muchos se hayan identificado desde un principio con el proyecto. Persigue desde su origen mejorar la formación de nuestros alumnos ajustándola a las necesidades de las empresas, que quiere conseguir sistemas estables de transferencia de conocimiento entre las compañías y los centros, que busca crear las bases para futuros proyectos comunes entre centros de FP y empresas, que desea convertir a los centros en espacios abiertos a la participación de profesionales de las empresas y que aspira transformarlos en referencia para las firmas de su entorno. Es no sólo un gran proyecto, sino que, como algunos nos han transmitido, es EL PROYECTO, con mayúsculas.

Entonces, ¿el canal de comunicación quizá no ha sido hasta ahora fluido entre centros y empresas?

Ha sido muy fluido tan solo para los temas relacionados con la formación en centros de trabajo, porque los centros de FP, hasta ahora, ni hemos sabido vendernos ni tenemos tiempo para eso, ya que somos profesores y estamos en el aula. Tampoco hemos tenido la capacidad de responder a lo que realmente necesitaba la empresa.

¿En qué fase de desarrollo se halla el proyecto?

En este momento vamos a constituir, en el inminente Encuentro Intermedio de Toledo, la Asociación FPempresa. El portal de empleo está casi finalizado y los contactos con empresas para crear una Fundación están también muy desarrollados a estas alturas. El proyecto ya se ha presentado de manera institucional por casi todas las Comunidades Autónomas y los consejeros del ramo no hacen sino impulsarnos a continuar.

Cristina González Navas