sábado, 23 de junio de 2018

Crédito y Caución publica una guía con diez consejos básicos para comerciar con éxito en China


J. G. T.   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   14.05.2012


La compañía de seguros Crédito y Caución ha publicado una guía con diez consejos básicos para contribuir a que las relaciones comerciales con China tengan éxito y sean duraderas.

Según ha informado la propia empresa en una nota de prensa, el país asiático posee "una de las economías del mundo con mayor ritmo de crecimiento". Así, "el aumento de los salarios y el floreciente mercado de trabajo, que siguen estimulando el consumo privado, están multiplicando las oportunidades de exportación para las empresas extranjeras". De esta manera, la publicación quiere "ayudar a los exportadores a evitar las dificultades logísticas y financieras" que provoca el comerciar con China.

La citada guía aborda, por ejemplo, la existencia de listas de productos prohibidos o restringidos, que se revisan regularmente. Éste es un dato "muy relevante" para los proveedores europeos, ya sus productos pueden quedar sujetos a la aplicación de cuotas o licencias. Además, China ha comenzado a clasificar recientemente a todos sus importadores en tres categorías, por lo que no operar con un importador de clase A puede tener un impacto significativo en la capacidad del exportador para cobrar.

Otro tema destacado en esta publicación es el de la política de precios, de modo que se tengan en cuenta los tipos arancelarios, ya que éstos pueden llegar, en función de los productos y el país de origen, hasta el 270%. Además, es habitual que los proveedores europeos utilicen las leyes de sus países de origen para sus suministros a cualquier país, incluida China.

No obstante, hay que tener presente que hay disposiciones obligatorias de la ley china, como la reglamentación fiscal y en materia de divisas y los regímenes de competencia, que se aplicarán a pesar de que las partes opten por someterse a una ley extranjera. Además, si las partes optan por combinar esa ley extranjera con el sometimiento del litigio ante los tribunales estatales chinos, el tribunal puede llegar a aplicar la ley china a pesar de la opción contractual de las partes.