lunes, 23 de noviembre de 2020

Una trayectoria de creatividad, innovación y tesón desde la aeronáutica a los vuelos de la moda flamenca

Esther Pérez, responsable de Proyectos de Yolanda Moda Flamenca Esther Pérez, responsable de Proyectos de Yolanda Moda Flamenca

La trayectoria profesional es una carrera de fondo en la que el éxito se encuentra en la capacidad de adaptación. El desarrollo personal y laboral se asemeja, en muchas ocasiones, a una pista que no siempre es plana ni rectilínea, sino que depara cambios de rumbo, situaciones inesperadas y nuevas coordenadas de navegación. Y de eso sabe mucho Esther Pérez, ingeniera industrial y alumni de la escuela de negocios ESIC Business&Marteking School Sevilla, tras cursar su Executive MBA, profesional de gran inquietud y curiosidad, que aborda la realidad de frente.

Por eso no le da la espalda a los nuevos retos y desafíos, sino todo lo contrario. De ahí que haya pasado de los planos de la aeronáutica, a los vuelos de la moda flamenca.

Por muy alejado que parezca el tránsito del mundo de la aeronáutica al de la moda, en el caso de Esther Pérez no es así. Le viene de familia. Su padre ha sido un alto directivo de Intexa, empresa andaluza de referencia en telas y cortinajes, que en 2007 decidió entrar a formar parte como socio de una empresa familiar de moda flamenca: Yolanda Moda Flamenca. Un paso por parte paterna que ha mantenido a Esther en la órbita de la empresa. Y por eso, de algún modo, siempre ha estado ahí para "arrimar el hombro cuando ha hecho falta, para ayudar en lo que ha sido necesario".

El suyo es un ejemplo de constancia, de valentía y tesón, de no darse en ningún momento por vencida. Ha podido desarrollar su profesión de ingeniera en el sector aeronáutico, pero nada le ha parado los pies cuando ha tenido que cambiar de destino, por mor de las circunstancias. Su capacidad de adaptación, de emprender nuevas tareas y responsabilidades, dibuja un caso de éxito en el modo de abordar el cambio. O como se dice hoy en el lenguaje empresarial: un ejemplo claro de intraemprendimiento. La decisión de tomar nuevos aires es lo que la ha llevado a ser la responsable de Expansión y Nuevos Proyectos de la firma Yolanda Moda Flamenca.

Para la industria flamenca la crisis de 2008 fue dura, pero la situación generada por el Covid19 es aún más grave y absolutamente distinta

La empresa es una de las casas de prestigio dentro del sector. Con tienda propia en el municipio sevillano de Castilleja de la Cuesta, ha crecido a través de colaboradores y la distribución a otros establecimientos. En momentos de máxima producción y comercialización ha llegado a servir 5.000 artículos, y ha dado empleo a 25 personas. Cuenta con clientes tanto a nivel nacional como internacional, con un peso notable del mercado japonés.

Como reconoce la responsable de Proyectos de la firma, la moda flamenca está muy pegada a la socialización, a las festividades, al encuentro entre las personas. Por eso, como tantos otros sectores del ámbito de los servicios –hostelería, comercio, turismo-, se está viendo especialmente afectado por la crisis sanitaria del coronavirus y su derivada económica.

Esther Pérez explica que el sector pasó dificultades con la crisis de 2008, "puesto que los trajes de flamenca y de corto no dejan de ser artículos de lujo, y entonces se produjo una contracción del consumo". Pero puntualiza, "pese a todo, Yolanda Moda Flamenca superó aquella coyuntura con liquidez propia. Sin embargo, la situación provocada por el Covid19, por su carácter imprevisto, es absolutamente distinta. La caída del consumo es aún mayor, ya se han perdido las campañas importantes del año, y con gran incertidumbre habrá que ver la evolución de 2021. Además no se trata de algo local o regional, sino a escala internacional, lo que hace la situación aún más compleja".

Esther Pérez

Innovación y formación integral

Una situación, la actual, que les ha llevado a innovar, que les está haciendo reinventarse al ritmo que demanda el mercado y el consumidor. Y es en este proceso creativo, de gestión organizativa y del cambio donde Esther destaca la importancia de la capacitación y formación para afrontar con una visión global el nuevo futuro.

Por este motivo decidió profundizar y profesionalizar sus conocimientos, capacidades y habilidades en el ámbito de la gestión empresarial, de manera que completara con ello su formación y experiencia de ingeniera. Tras meditar cómo adquirir esta nueva capacitación, Esther Pérez se decantó por cursar el Executive MBA de ESIC Sevilla. De su paso por el master destaca tres aportaciones que para ella han sido fundamentales en su puesto directivo.

En primer lugar, subraya que "ha reforzado su seguridad profesional y personal, gracias a la visión estratégica y global de la gestión empresarial. Abriéndome nuevas perspectivas, ideas y oportunidades". En segundo término, y como consecuencia de lo anterior, "un conocimiento en áreas tan relevantes para la actividad de una empresa como las finanzas, comercial y ventas, gestión de personas y marketing". Y para cerrar el círculo, "una apertura de mente que facilita la toma de decisiones y que te hace ver cada situación desde distintas perspectivas. Todo esto contribuye a poner en marcha acciones más innovadoras".

Su paso por el EMBA de ESIC le ha aportado una visión estratégica y global de la gestión empresarial que le ha abierto nuevas perspectivas y líneas de innovación

Un respaldo formativo que asegura le ha ayudado, y mucho, en la nueva estrategia en la que se encuentra embarcada Yolanda Moda Flamenca. Además, de la línea más clásica de la empresa, los trajes de flamenca, de corto y batas rocieras, han ampliado a dos nuevos segmentos de actividad. De una parte, el diseño y la fabricación de mascarillas. Lo que comenzó como una acción solidaria con su entorno tras la declaración del Estado de Alarma, se ha convertido en una línea estable de producción de mascarillas totalmente homologadas. Hasta el punto de que la producción mensual ronda las 2.000 unidades.

Igualmente, están apostando por crecer en el nicho de los trajes de fiesta, por lo que la cuota de nuevo potencial de mercado se incrementa. Un nuevo segmento que está en consonancia con su objetivo estratégico de crear unidades y colecciones a medida, de surtido de producto a demanda y muy personalizado, y hacer una producción más sostenible, con nuevos tejidos.

Apuesta internacional y digitalización

Una innovación en producto que va también de la mano del avance de nuevos mercados internacionales, gracias en gran medida, "a la buena y estrecha colaboración que mantenemos con la Agencia de Promoción Exterior de la Junta de Andalucía-Extenda".

Además de Japón, donde todo lo que tiene que ver con el flamenco ha adquirido un peso notable, Pérez también señala a Italia y Estados Unidos como mercados de referencia. Pero no todo queda aquí. Están estudiando y evaluando los pasos a seguir para introducirse en China, si bien indica que "aunque es un mercado con extraordinario potencial, su propio tamaño y la diversidad del territorio hace complicado la llegada y el aterrizaje".

La digitalización es otra de los nuevos pilares en los que está trabajando la empresa. La estrategia de marketing digital y en redes sociales, orientada no solo al cliente final, sino también a los distribuidores, está ganando cada vez más peso. Actividades que se coordinan desde dentro de la organización pero que cuentan con el apoyo y colaboración de proveedores externos. ¿Cabe la posibilidad de crecer en el sector a través de los e-commerce? La responsable de Proyectos de Yolanda Moda Flamenca lo ve difícil, "ya que nuestro producto es mucho de ver, de tocar, de probar".

Desde que Esther Pérez pilota la política de nuevos proyectos de la empresa todas las acciones confluyen en una misión y objetivo central: "fortalecer al máximo la marca, apoyándonos en las herramientas que nos proporciona el marketing, y ganar nuevos clientes y mercados por medio de la innovación en nuestras líneas de producto".

Como cierre, y teniendo en cuenta su gran inquietud, de sus ganas por hacer cosas nuevas, el periodista le pregunta por su futuro. Por dónde se ve en el ámbito profesional en el medio plazo. Y no lo duda ni un momento: "Seguramente emprendiendo, afrontando otros proyectos, sea en este sector o en cualquier otro. Pero siempre activa y ocupada". Es decir, una visión de futuro basada en el hacer constante, en el bien hacer.