martes, 19 de junio de 2018

"Bohemme encarna el espíritu de una mujer basado en la autenticidad y en la búsqueda de lo genuino"

Antonio Espaliú, propietario de la joyería cordobesa Bohemme, explica para Mercados21 la trayectoria del emprendedor teniendo en cuenta la situación de crisis actual. Bohemme abrió sus puertas en mayo de 2010 con la intención de ofrecer piezas en plata con recubrimientos de oro de 18 kilates. A la plata y al oro se suman piedras semipreciosas y circonitas, que dan lugar a combinaciones realmente originales, además de usar otros materiales menos convencionales como el cuero, la seda y el algodón.

Con el objetivo de reinventar la tradicional joya cordobesa, manteniendo su calidad, pero aportándole innovación, diseño e imagen de marca, nace Bohemme que encarna el espíritu de una mujer que posee un toque bohemio, un estilo de vida basado en la autenticidad y en la búsqueda de lo genuino, fuera de los convencionalismos y de los productos para el público masivo.

Con más de 25 años de experiencia en el sector joyero cordobés, Antonio Espaliú decidió abandonar su empresa familiar y emprender su idea empresarial, afrontando el mayor riesgo posible en los tiempos actuales de dificultades económicas. Hoy día, Bohemme es una realidad y un proyecto empresarial que apuesta por el marketing y la salida a los mercados exteriores, con un incipiente proceso de internacionalización que incluye puntos de venta en Reino Unido, Holanda y, sobre todo, en el área del Caribe y Latinoamérica.

¿Es fácil ser emprendedor hoy día?

Para nada es fácil, pero yo siempre confié en el proyecto de Bohemme y siempre tuve la convicción de que podía funcionar. Luego no basta con tener una buena idea, ya que es necesario materializarla. Y, para ello, los mejores aliados del emprendedor, sin duda, son la confianza, la constancia y la pasión por lo que haces. El mayor fracaso es no intentarlo.

Desde su punto de vista, ¿existen organismos y ayudas suficientes para favorecer y crear emprendimiento?

Creo que hay un vacío muy grande en este aspecto. Habría que hacer una apuesta más sólida por crear ayudas que incentiven a los emprendedores y ayudar a las empresas que apuesten por la innovación. En la actual situación de falta de crédito por parte de la banca, las ayudas tendrían que darse con mucha mayor celeridad.

Anillo Couture. Bohemme

Últimamente, son muchas los negocios emprendedores desarrollados por personas jóvenes que se lanzan al mercado laboral con una idea propia y diferente, ¿es la edad un valor diferencial para ser emprendedor?

Más que la edad en sí misma, yo hablaría de la experiencia. No se puede negar que la experiencia es un plus a la hora de poner un negocio en marcha. Yo procedo de una familia de gran tradición joyera en la provincia de Córdoba, por lo que desde pequeño me he empapado de los entresijos del sector. A los 18 años comencé a trabajar en la empresa familiar, donde me he formado profesionalmente; en total, más de 25 años de mi vida consagrados al mundo de la joyería. Conozco muy bien el sector y, eso sin duda, te da muchas pistas a la hora de emprender. Eres más consciente de lo que puede funcionar y lo que no.

¿Cómo se encuentra actualmente el sector de la joyería? ¿Le ha afectado en demasía la situación actual de crisis?

Nuestro sector es, por su naturaleza, uno de los primeros en notar las recesiones y uno de los últimos en salir de ellas, pues a la hora de apretarse el cinturón lo primero de lo que prescindimos es de lo superfluo. El fuerte descenso de las ventas también ha estado motivado por la subida de precios de las joyas, como consecuencia del encarecimiento de las materias primas como el oro, la plata y los diamantes. Por otra parte, e independientemente de los factores económicos, en mi opinión se está produciendo un cambio en la mentalidad de la mujer actual. Cada vez más las mujeres buscan productos que potencien su personalidad y que le diferencie del resto. Esto ha provocado que la consumidora actual racionalice mucho más el momento de compra y valore mucho más la relación calidad-precio, el diseño, la originalidad y la exclusividad.

Teniendo en cuenta este contexto, ¿es viable emprender un negocio de fabricación y venta de joyas?

Enfrentarnos a este cambio de mentalidad del que hablo es, precisamente, nuestro reto. Creemos firmemente que nuestro producto se adapta a este nuevo modelo de consumidor que busca la autenticidad de una joya sin tener que realizar un gran desembolso económico. El encarecimiento del oro, unido a la menor capacidad adquisitiva del cliente, ha provocado que muchos fabricantes hayan pasado de fabricar joyas de oro a joyas de plata. Nosotros hemos decidido crear un nuevo espacio dentro del mercado, al fabricar joyas que utilizan como base la plata con recubrimientos de oro de 18 kilates, consiguiendo piezas que poseen un look de alta joyería, pero a precios alcanzables prácticamente a todos los bolsillos.

Centrándonos en su proyecto empresarial, ¿cuáles son las pretensiones de Bohemme?

Creo que ya hemos hecho lo más difícil, que es empezar y coger impulso. Ahora debemos aprovechar y consolidar ese impulso, a pesar de que no nos encontramos en el contexto económico idóneo. En un año hemos vendido 7.500 piezas. Nuestra pretensión es incrementar en un 50% nuestros puntos de venta en España a lo largo de 2012, así como incrementar en un 40% el número de piezas vendidas y un 30% la facturación, teniendo en cuenta que en el último año hemos vendido unas 7.500 piezas, con una facturación total de un millón de euros.

¿Cuál es vuestra seña de identidad?

Sin duda, la innovación. Nuestra esencia es ofrecer una gama de productos totalmente innovadores y diferentes, fruto de la investigación y del uso de nuevos sistemas de producción. Joyas que no dejen indiferente a nadie, de elegancia divertida y estilo sorprendente.

En términos de innovación, diseño y diferenciación ¿en qué se basa su proyecto?

Nos proponemos desterrar la imagen de la joyería cordobesa como una joyería artesanal y de calidad pero sin diseño y marca propia y que sólo gusta en España. Nuestro modelo de negocio se basa justamente en lo contrario: diseño y ventas exteriores, siguiendo la estela de las empresas joyeras españolas que triunfan dentro y fuera de España. Sabemos que no es fácil competir con marcas que hacen grandes inversiones, pero vamos a intentar hacerlo con una estrategia de producto muy diferenciada.

Anillo Glamour Colour. Bohemme

La joyería de diseño siempre ha estado dirigida a la alta sociedad y han sido elegidas para ocasiones especiales. ¿Sus joyas van dirigidas a un público concreto o target?

El nicho de mercado que pretendemos conquistar es el de mujeres que no pueden o no quieren gastarse una fortuna en una joya, pero huyen al mismo tiempo de los complementos de bisutería porque prefieren la autenticidad. En joyería los hábitos de consumo están cambiando y el concepto de joya para toda la vida que me pongo sólo en ocasiones muy señaladas está dejando paso al de joya que utilizo como complemento y voy alternando con otras según la ocasión o incluso la hora del día.

¿Sus precios son asequibles para todos los bolsillos?

Nos movemos en una horquilla de precios bastante amplia, más o menos entre los 100 y los 900 euros, lo cual nos permite acercarnos a mujeres con diferente perfil socioeconómico. Sin duda nuestra ventaja competitiva es la relación calidad-precio. Se trata de precios realmente accesibles si tenemos en cuenta el look de alta joyería que presentan las piezas, su esmerado diseño y los materiales empleados.

El e-commerce o comercio electrónico se está alzando como la forma de compra del futuro, ¿es partidario de ella?

Aún no lo utilizamos, pero está dentro de nuestros planes. Es verdad que la joyería es un sector que se mostró, en un principio, bastante reticente al tema del comercio electrónico, consciente de que a la gente le gusta establecer una relación directa con la pieza que va a comprar. A las consumidoras tradicionalmente les ha gustado ver, tocar y probarse una joya antes de comprarla. Pero está claro que este tipo de relación está cambiando de forma paulatina. El tiempo se está encargando de demostrar que, en muchas ocasiones, a esta relación de intimidad entre consumidor-producto se anteponen otros factores, como la comodidad o la inmediatez, y en este sentido no existe competidor para Internet. A la vista están los extraordinarios resultados que está reportando, por ejemplo, al sector textil.

Pendientes Nirvana. Bohemme

Hace un año y medio que se inauguró Bohemme. ¿Qué balance hace de la empresa?

Los resultados están siendo muy satisfactorios. Este año y medio ha pasado a velocidad de vértigo. Lanzamos nuestra primera colección en septiembre de 2010 y, desde ese momento, los resultados no se han hecho esperar. Actualmente nuestras piezas se distribuyen en más de 200 puntos de venta distribuidos por toda la geografía española, incluyendo la mayoría de centros de El Corte Inglés y una gran parte de las joyerías del grupo Tiendas Oro, el más grande de nuestro país.

Expansión geográfica, proceso de internacionalización y distribución a mercados exteriores.

Ya contamos con puntos de venta en Reino Unido, Holanda y, sobre todo, en el área del Caribe y Latinoamérica. A finales de agosto presentamos nuestra segunda colección en Puerto Rico, un mercado estratégico para nosotros al tratarse de un punto de entrada clave para acceder a los mercados estadounidense y latinoamericano.  De momento la facturación fuera de España llega al 25% y nuestra intención es alcanzar el 70% en un plazo de tres años.

Fabiola Lobo