jueves, 22 de febrero de 2018

Beltrán Calvo, presidente del CEC: “Cartuja es el laboratorio urbano ideal”

Ingeniero Industrial en la especialidad Eléctrica por la Universidad de Sevilla, Beltrán Calvo Borrego tiene un amplio currículo profesional ligado en exclusiva a la creación, gestión y dirección de la consultora tecnológica ISOTROL. Miembro fundador de la compañía en 1984, detenta el cargo de consejero delegado y director general. Además es socio fundador de ETICOM, socio Protector de AICIA y actualmente, presidente del Círculo de Empresarios de Cartuja. Su actividad profesional está unida a la innovación tecnológica en proyectos de carácter industrial y a la colaboración activa con la Universidad, a través de grupos de investigación e iniciativas europeas que han recibido reconocimientos como el Premio CIDE (Endesa) o el Premio ASI (JJAA).

Fabiola Lobo    I     Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Sigue al autor en @fabiolalobop    I     11/06/2013

Tras nueve meses desde su nombramiento como presidente del Círculo de Empresarios de Cartuja (CEC), Beltrán Calvo valora  el enorme potencial empresarial de la tecnópolis, pero sin olvidar la delicada situación coyuntural y el esfuerzo añadido por recuperar el liderazgo del CEC y sus 65 asociados.

"El potencial de Cartuja es sabido por todos, pero en ocasiones este potencial parece estar trabado", asegura.

¿Cómo han sido estos primeros nuevo meses de trabajo? 

Es evidente que cuando decidí hacerme cargo de la presidencia del Círculo a finales de 2012, lo hice totalmente consciente de la difícil situación coyuntural en la que nos encontrábamos y de la gran responsabilidad que asumía al liderar un proyecto que, tras más de 10 años al servicio de las empresas de Cartuja y un importante número de logros alcanzados, se encontraba en uno de los momentos más delicados de su historia. Esto, lejos de ser un elemento disuasorio, ha motivado aún más, si cabe, este nuevo reto personal, convencido y con la confianza plena en que la búsqueda de intereses comunes y la cooperación entre empresas y empresarios permitiría aunar las fuerzas necesarias y capaces de dibujar el camino hacia la mejoría y la recuperación económica.

Como representante del empresariado de Cartuja, ¿cuáles son las principales necesidades e inquietudes, a día de hoy, del sector?

Indudablemente la situación político-económica acapara no sólo las portadas de los periódicos sino también la mente de los empresarios que, no ajenos a la realidad actual, intentan liderar sus negocios con optimismo y esperanza de que la recesión llegue pronto a su fin y podamos iniciar una nueva etapa de recuperación y crecimiento, si perder de vista los errores del pasado.  Para avanzar en la salida de la crisis es de vital importancia buscar apoyo en nuestras fortalezas.

Entre las líneas a seguir por el CEC, destaca la eliminación del canon de agua bruta en la zona de Cartuja, ¿qué beneficios reportaría y porqué urge la eliminación de este canon? 

Desde el Círculo entendemos que el canon de agua bruta supone una traba más al crecimiento de las empresas ubicadas en Cartuja, que no conformes con las dificultades que de por sí ya genera la mermada actividad empresarial, deben asumir también este tipo de tasas de efectos tan negativos para sus cuentas de explotación y ajenas a su capacidad de gestión. Por eso, defendemos su eliminación a fin de favorecer la reducción de los costes fijos de las empresas y potenciar  así  su perpetuidad y, por ende, la viabilidad de sus negocios.

¿En qué punto se encuentra actualmente esta propuesta?

En un periodo de stand by pese a las diversas gestiones realizadas hasta el momento.

La problemática del aparcamiento en la zona y la movilidad por Cartuja es otra de vuestras reclamaciones ¿Qué pretendéis conseguir y cómo sería viable para todos los actores participantes?

Existe una problemática interna clara que es la dificultad para localizar un aparcamiento, tanto para trabajadores como para visitantes, teniendo en cuenta que unas 30.000 personas acceden diariamente a Cartuja y que los medios de transporte públicos alternativos son insuficientes. De igual forma, existe un grave problema con el exterior que es la imagen negativa que se proyecta del PCT y de sus infraestructuras, a causa de la aglomeración de vehículos apostados sobre acerados y medianas.  Todo ello requiere una solución consensuada que persiga incrementar más zonas de aparcamiento habilitadas y una mejora sustancial  de medios alternativos de transporte. Los aparcamientos de la banda oeste son un legado de la Expo´92. La inversión ya se hizo y está amortizada, pero en lugar de ser un activo ciudadano y estar a disposición y al servicio de las empresas y trabajadores de Cartuja, ayudando a mejorar las condiciones de trabajo, se usa por parte de los gestores públicos como elemento de presión en búsqueda de objetivos que desde el CEC no acabamos de entender.

Háblenos del proyecto ‘Cartuja Laboratorio Urbano’ ... ¿qué es, en qué consiste y qué pretende ofrecer?

El proyecto ‘Cartuja Laboratorio Urbano’ persigue la constitución de un área de experimentación tecnológica en la Isla de la Cartuja de Sevilla, desde donde se impulsen proyectos e iniciativas relacionadas con la gestión eficiente de los servicios públicos. El objetivo es crear un área laboratorio donde se puedan experimentar nuevas fórmulas de gestión de los servicios públicos más eficientes en materia de  eficiencia energética, integración de energías renovables, transporte y movilidad sostenible, abastecimiento y saneamiento de aguas y la gestión de residuos, así como la transparencia de los servicios públicos y la participación activa de la ciudadanía.

¿Cómo se debe regir su puesta en marcha? ¿Qué mejoras reportaría que Sevilla contara con una Laboratorio Urbano como éste?  

Para el desarrollo de este proyecto son necesarias ciertas características especiales –con las que cuenta el PCT– que facilitan la experimentación, como son la posibilidad de cierre temporal al tráfico convencional y permitir únicamente vehículos eléctricos o transporte público, además de poner en práctica medidas de gestión activa de la demanda energética o la recogida de limpieza selectiva sensorizada, por citar algunos ejemplos. Todo ello se traduciría en avances aplicables al resto de la Ciudad, favoreciendo la constitución de una Sevilla mejor gestionada, más limpia, ecológica y eficiente.

Una de sus principales apuestas es conseguir una mayor implicación por parte de las administraciones públicas. ¿Valoran estas instituciones la tecnópolis como centro neurálgico de a ciudad?

El papel que deben jugar las administraciones públicas en el desarrollo de Cartuja es indiscutible. Es inconcebible pensar que un parque tecnológico como el PCT Cartuja, no pudiera estar respaldado por las administraciones competentes. La cuestión no radica en si las administraciones valoran o no adecuadamente al PCT, que me consta que tanto desde el Ayuntamiento como desde la Junta de Andalucía esto se hace; la verdadera cuestión reside en si desde ambas instituciones se establece como objetivo prioritario el favorecimiento de la mejora y crecimiento del parque. Es aquí donde nosotros requerimos una mayor implicación y que muchas de las necesidades que la tecnópolis posee, se vean abordadas en tiempo y forma a fin de mantener el ritmo de desarrollo que merece y no enturbiar el prestigio del que goza el PCT. El potencial de Cartuja es conocido por todos, prueba de ello es la reciente ubicación en el parque de empresas de indudable peso nacional e internacional como Konecta y Schneider, pero en ocasiones este potencial parece estar trabado en vez de potenciado.

En el último desayuno de trabajo que CEC organizó en abril, se habló sobre la posibilidad de estudiar vías de financiación comunes y globales a las empresas que integran el Círculo, por ejemplo para favorecer la salida a mercados internacionales. ¿Cómo serían estas líneas de ayuda y cómo podrían ponerse en marcha? 

No me corresponde a mí en ningún caso definir las iniciativas que las entidades de crédito deben impulsar para favorecer la cobertura de esa necesidad financiera con la que viven actualmente las empresas.; pero por nuestra parte, únicamente podemos invitar a estas organizaciones a trabajar conjuntamente para analizar la situación del mercado actual y poder generar soluciones viables y al alcance de todos. Propuestas de este tipo son el  resultado de un análisis que, previamente y por indiscutible necesidad, ya hemos realizado los empresarios.

"Sevilla fue centro de atención en el siglo XVI, volvió a serlo en el año 92 y con el desarrollo del PCT debemos volver a intentar lograrlo".

¿Cuáles serán las líneas a seguir y actuaciones de CEC este año 2013 y hasta finalizar su mandato en 2016?

La línea a seguir será continuar con las acciones que están permitiendo alcanzar las metas que nos marcamos al principio. Este año hemos querido acercar aún más e involucrar al CEC con las empresas, y no sólo con aquellas que tradicionalmente han formado parte de nuestra asociación. Existe un sector creciente de empresas jóvenes y emprendedoras que traen ideas frescas y sabia nueva a Cartuja y que buscan de forma incesante oportunidades de negocio dentro del parque, y el Círculo les está facilitando esta labor. Estamos a su vez promoviendo y liderando proyectos que favorecen el desarrollo sostenible de Cartuja y estrechando lazos a través de nuevos convenios de colaboración que en 2012 y a causa de la crisis, habían perdido cierto protagonismo. Además, hemos incorporado una nueva figura dentro del equipo humano del CEC -Jorge Diz- como responsable de Gestión Externa, para mantener un contacto más fluido con el asociado. En definitiva, estamos intentando aplicar, en la medida que nuestros recursos nos lo permiten, valor a las empresas.

¿Qué valoración hace de la situación coyuntural, económica y empresarial del momento en Sevilla, y más concretamente en Cartuja? 

En Andalucía la situación económica se caracteriza por una profunda y larga crisis que no es coyuntural sino estructural, donde tenemos un modelo económico agotado acentuado por la importante dependencia de las contrataciones públicas, con un alto nivel de endeudamiento, con empresas de pequeño tamaño y baja productividad y muy poca capacidad de exportación (salvo algunos casos singulares), lo que se traduce en unos niveles de desempleo inaceptables que está provocando la pérdida de toda una generación. ¿Y qué podemos hacer frente a esto? ¿Resignarnos? Yo creo que no. En mi opinión el camino pasa por entender y aceptar la nueva situación; reconocer nuestras fortalezas y capacidades diferenciales, que las tenemos,  y apoyarnos en ellas para ir planificando los cambios necesarios; además de tener la determinación para ir abordando estos cambios que no son sencillos; y asumir los importantes esfuerzos y sacrificios que esto requiere ya que es la única alternativa para cambiar la situación. Todo esto de carácter general a nuestra región si lo trasladamos a Cartuja, me hace pensar que estamos en el mejor entorno posible para abordar estos retos por las propias singularidades de la tecnópolis. En definitiva lo que supone esta realidad económico-empresarial existente en el PCT Cartuja nos permite ver el futuro desde una visión positiva siendo conscientes de la difícil situación  actual.

Próximos proyectos, jornadas y eventos del CEC. 

Para 2013 tenemos previsto incrementar el número de actividades en referencia a 2012, ya que consideramos que es el mejor camino para fomentar el “networking” entre nuestros asociados. En esta línea y acorde a los desayunos de trabajo que venimos realizando, ya estamos pensando en los próximos encuentros que girarán en torno a temáticas de interés generalizado como la internalización o la necesidad de los seguros de cambio, por nombrar algunos ejemplos.