lunes, 20 de agosto de 2018

Abengoa y Shikun & Binui, seleccionadas para construir una planta termosolar de 110 MW en Israel

La instalación, de tecnología cilindroparabólica, será la planta termosolar más grande de Israel.

F. L. P.    I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Síguenos en @Mercados21    I     24/06/2013

La compañía andaluza de soluciones tecnológicas para el desarrollo sostenible en los sectores de energía y medioambiente, Abengoa, y la compañía global en infraestructuras con sede en Israel, Shikun & Binui, han sido adjudicadas por el Estado de Israel con la concesión de la planta termosolar 'Ashalim'.

Sistema solar de producción de calor para procesos industriales a partir de colectores cilindroparabólicos. FOTO: Abengoa

Concretamente, Negev Energy  -empresa creada conjuntamente por Abengoa y Shikun & Binui- construirá y operará esta planta cilindroparabólica de 110 MW, provista de sistemas de almacenamiento y situada en el desierto del Néguev, que almacenará la energía para producir electricidad de acuerdo a la demanda tras la puesta de sol.

De este modo, Israel Electricity Corporation adquirirá esta energía mediante un contrato de compraventa de electricidad de 25 años de duración. El comienzo de la construcción está previsto para 2014 en la zona de Ashalim en el desierto del Néguev, una vez que se firmen tanto el contrato de compra de energía como la financiación del proyecto, según informa la compañía en nota de prensa.

En las plantas de tecnología cilindroparabólica, un conjunto de espejos de gran precisión siguen el movimiento del sol y concentran la radiación solar sobre un receptor por cuyo interior circula un fluido que absorbe el calor. Este fluido alcanza temperaturas de 390 grados centígrados. En un intercambiador de calor, este fluido transmite dicha energía térmica al vapor de agua, que es turbinado para generar electricidad.

Asimismo, parte de la energía térmica se puede reservar en tanques de almacenamiento térmico en sales fundidas para generar vapor y producir energía eléctrica, que en este caso podrá llegar hasta seis horas aproximadamente. Por ello, esta tecnología tiene dos ventajas principales: primero, es una fuente limpia de energía que reduce la emisión de CO2 a la atmósfera; y segundo, genera energía en el momento en respuesta a la demanda y no solo cuando el recurso natural, en este caso el sol, está disponible.

Cabe destacar que Abengoa tiene actualmente 743 MW de capacidad solar instalada en operación comercial y 910 MW en construcción en todo el mundo. Se trata de una de las pocas compañías que diseña, construye y opera plantas termosolares utilizando tanto tecnología de torre como cilindroparabólica.