viernes, 21 de septiembre de 2018

2013, la carrera por la velocidad

Por Teodoro Martínez, director Comercial de IESA

Corremos, corremos mucho. Desde hace ya bastante tiempo, el objetivo de las grandes empresas de logística, tecnología y movilidad es el mismo: crear productos rápidos que multipliquen la efectividad a la enésima potencia y así el rendimiento de las personas se vea fortalecido por un eje común: ser el más veloz. Nuestro instinto nos hace avanzar en el tiempo y para ello necesitamos herramientas que van más allá de las limitaciones humanas. Multiplicarnos ya no es un sueño si no una realidad, podemos estar en varios sitios a la vez y, por tanto, elevar nuestra efectividad atendiendo a más variables de acción.

Un alto ejecutivo puede estar presente en un acto nacional y a la vez conectar en videoconferencia con Japón. Una familia puede programar la calefacción desde su smartphone si se va de vacaciones o una madre puede atravesar fronteras a través de la webcam para ver a su hijo, que recientemente emigró del país para buscar nuevas oportunidades. La tecnología nos arma para ser invencibles y ganar al tiempo sin tropezarnos con los obstáculos, que nos impedirían avanzar.

"Hay carreras en todos los campos, pero es en el terreno laboral donde la competitividad nos obliga a atender a una demanda que definirá nuestro éxito".

Hay carreras en todos los campos, pero es en el terreno laboral donde la competitividad nos obliga a atender a una demanda que definirá nuestro éxito. Ahora hay dos donde antes había 10 y suplimos ese desequilibrio gracias a la nueva era digital, que duplica nuestro trabajo y reduce el tiempo de gestión. Y porque todo esto es una carrera, todos los sectores se han visto de cierto modo afectados, hasta los más tradicionales. La administración de comunidades ha sido uno de ellos. Ya no es una la comunidad que se atiende, sino varias, aunque eso suponga triplicar las gestiones de los propietarios con el mismo tiempo que se tenía antes.

Se enriquecen las profesiones, se innova y se mejora. Smartphones, tablets y ordenadores arbitran la carrera del poder y los sistema informáticos nos ofrecen un considerable ahorro de coste, tiempo y espacio. Es en esta era donde las comunidades de vecinos han encontrado una vía online para su gestión. Un nuevo concepto de ahorro en tiempo y dinero donde la intercomunicación entre la figura del administrador y el propietario es mucho más cercana y actualizada. Ahora, la consulta de convocatorias, actas, estadísticas, acuerdos, advertencias de comportamientos o exigencias de cobro de pagos atrasados son posibles en tiempo real gracias al soporte electrónico.

El auge de la profesionalización, y no sólo en la administración de comunidades, es un aliado para seguir avanzando en un momento en el que eso significa superación en todos los sentidos. Llegarán nuevas generaciones, con nuevos productos, pero permanecerá el sentido de la lucha por conseguir siempre algo mejor.  Atender, rendir, ofrecer y ganar la carrera es la tendencia del siglo XXI y la que debería ser siempre.