domingo, 22 de julio de 2018

“No hay futuro sin I+D+i. Es el proceso de retroalimentación que permite avanzar”

A falta de aproximadamente un año para celebrar el 25 Aniversario del IAT, Miguel Ángel Luque hace balance positivo, al haberse registrado en los últimos años un fuerte aumento de la facturación internacional, que alcanza ya más de un tercio de su actividad, liderada por las ventas en Latinoamérica y el Mediterráneo no europeo.

 

Con más de 25 años de trayectoria en el sector de la innovación, asumió en 2008 –en pleno arranque de la crisis- la dirección del centro. ¿Cómo han sido estos años?
Pues sí. Me tocó de entrada lidiar con una incipiente crisis que, sin embargo, no empezamos a notar sus -para nosotros- "leves" efectos hasta 2010. De hecho, 2009 fue nuestro año record de actividad y facturación. Desde entonces, se han modificado tanto la estructura interna, con un nuevo modelo organizativo más orientado al cliente final, como los protocolos de cooperación con proveedores, clientes y colaboradores con los que se han establecido alianzas estratégicas, así como la definición de áreas de conocimiento y productos.

¿Cree que la investigación debe ser una máxima en estos momentos para mantener y aumentar la competitividad del tejido empresarial?
No hay futuro sin I+D+i. Cualquier país, región, empresa o institución tiene que tener claro que esto es irrenunciable, pero no solo ahora, sino en todo momento. Es el proceso de retroalimentación que permite avanzar. De hecho, se dice que sólo se debe investigar en dos situaciones: cuando las cosas van bien y cuando las cosas van mal.

¿Por qué es tan necesaria la existencia de un centro como IAT para el empresariado andaluz?
Siempre he dicho que si no existiera IAT habría que crear algo parecido. Hemos sido pioneros en la promoción, formación y certificación de Calidad y Medioambiente desde el año 1992. A veces hemos "predicado en el desierto" hablando de innovación desde 1989, año en el que por cierto ya participamos en tres proyectos europeos. Hemos establecido modelos de colaboración a los que, a veces los andaluces hemos sido reacios y, sobre todo, prestamos Servicios Intensivos en Conocimiento diferenciados de la competencia y hacemos investigación, muy muy aplicada para las empresas.

Innovar, Cooperar e Internacionalizarse (I+C+I) siguen siendo nuestras señas de identidad

¿En qué proyectos estáis trabajando actualmente?
Mantenemos una media superior a 150 proyectos, de los que en torno a 30 los desarrollamos fuera de España, de manera que sería difícil elegir alguno. Por su relevancia, quizás debemos hablar de 'Punto naranja', un sistema de salvamento que seguro salvará muchas vidas en las playas, o del Casco 'Ángel' para el sector minero con un completo sistema de comunicación y de protección; o del desarrollo de la Primera moto eléctrica española, que pronto verá la luz. Pero también estamos trabajando en nuevos modelos regionales de innovación, aplicando sistemas avanzados de gestión de almacenes, o investigando en modelos de industrialización de la construcción.

¿En qué sectores o ámbitos de actividad concretos es puntera Andalucía? ¿En cuál de ellos podría también llegar a serlo si se apuesta más y mejor en nuestro país por la I+D+I?
Pues lo somos desde luego en aeronáutica, donde solo falta una verdadera alianza entre empresas andaluzas que permita tener tamaño para ofertar grandes paquetes. También en determinados ámbitos del sector agroalimentario (fresas, cítricos, aceite de oliva, frutas subtropicales, pepino y flor cortada, entre otros), en algunos aspectos de tecnologías de la información y por supuesto en turismo. Seguramente la Biotecnología y sus derivados son los sectores en los que se pueda crecer más en el futuro. Andalucía es una tierra muy creativa y permitiría también avanzar mucho en cualquier aspecto derivado del Diseño industrial. La nueva 'Estrategia Inteligente de Innovación de Andalucía (RIS3)' seguramente planeará objetivos ambiciosos en esos sectores.

Recientemente, la Asociación de Fundaciones Andaluzas os ha concedido el Premio AFA 2013 en la categoría 'Investigación' por vuestra contribución al progreso de nuestra sociedad. ¿Qué ha supuesto este nuevo reconocimiento para vosotros?
Todos los premios y distintivos son importantes y ya tenemos acumulados algunos gracias a nuestra trayectoria de trabajo y profesionalidad, pero el Premio en Investigación 2013 de la AFA nos hace una especial ilusión porque es un reconocimiento a nuestra labor en un área que, para algunos, está exclusivamente ligada a la Universidad o a las grandes multinacionales. Hemos demostrado que, desde un Centro Tecnológico como el nuestro, con grupo de investigación propio calificado por el Plan Andaluz de Investigación (PAIDI) y con casi veinte investigadores certificados por el Ministerio de Economía y Competitividad, puede llevarse a cabo una labor investigadora de prestigio, en beneficio de las pymes y ligada al entorno.

Deberían movilizarse todos los recursos necesarios para este ambicioso, necesario y oportuno proyecto: Cartuja Lab Urbano

Como bien comentas, este galardón no es aislado ya que se suma a otros reconocimientos y certificaciones por la calidad y apuesta continua del Centro en materia de investigación, desarrollo y conocimiento. ¿Cree que la excelencia empresarial y la certificación de calidad debe ser requisito indispensable en cualquier compañía u organización?
Hace algunos años, la Certificación de Calidad se consideraba un valor diferencial. Hoy día éste, junto con el medioambiental o el de salud e higiene en el trabajo y algún otro, son certificaciones necesarias, obligatorias por decirlo de otra manera. Deben ser la puerta de entrada para avanzar en modelos de excelencia empresarial, para ser una organización sostenible desde todos los aspectos.

Desde IAT habéis creado una comunidad de innovación llamada 'Espacio iLab'. ¿Qué objetivos persigue y cuál es su principal funcionalidad?

Desde esta plataforma pueden desarrollarse trabajos colaborativos de toda índole, desde la gestión de proyectos complejos con muchos socios externos, hasta pequeños proyectos de desarrollo exclusivamente interno. Además, permite el intercambio de opiniones o la difusión de artículos científicos o técnicos a través de los diferentes blogs y el intercambio de ideas en sesiones creativas. Todo ello integrado en una web 2.0 absolutamente interactiva y participativa.

¿Qué opinión le merece el futuro proyecto 'Cartuja Laboratorio Urbano'?
Deberían movilizarse todos los recursos necesarios para este ambicioso, necesario y oportuno proyecto. El PCT Cartuja tiene, de hecho, todas las características para ser el banco de prueba de numerosas iniciativas. El concepto de Smart City, sobre el que otras ciudades están actuando, debe ser una prioridad para Sevilla y Cartuja. Movilidad, Logística, Sostenibilidad, Eficiencia y Vehículos eléctricos entre otros, son elementos a desarrollar en este singular escenario, una verdadera ciudad de la innovación a escala.

El Plan Estratégico 2014-2017 propondrá crecer en el plano internacional, sobre todo en Latinoamérica y en el Mediterráneo no europeo

Ahora que está concluyendo este año 2013, y teniendo en cuenta la coyuntura económica actual, ¿qué balance podría hacer?
Aunque a IAT la crisis le ha afectado más a la redistribución de sus áreas de actividad que a la cifra de negocio, creo que el último trimestre de 2013 será el principio del final de la crisis. Empieza a haber claros síntomas para ello, como el pequeño aumento del consumo privado, el aumento de exportaciones, y la creación de empresas, entre otros. Solo espero que al menos la crisis nos sirva para que tengamos una verdadera regeneración de valores y la innovación y la sostenibilidad imperen frente a la especulación y el pelotazo.

¿Cuál será la estrategia de Miguel Luque y su equipo de profesionales para mejorar la capacidad competitiva de empresas y organizaciones próximamente?
En IAT, la estrategia es una cuestión de todas las personas que trabajan o colaboran con nosotros. Estamos en plena definición del nuevo Plan Estratégico 2014-2017, pero puedo adelantar que creceremos en el plano internacional, sobre todo en Latinoamérica-con nueva sede en Chile- y en el mediterráneo no europeo, se incrementarán los proyectos de I+D bajo contrato, y crecerá también el mercado nacional con mayor porcentaje de facturación privada.