domingo, 27 de mayo de 2018

Una nueva startup logra un millón en su primera ronda de financiación

Los socios fundadores de la aplicación de la firma Billin Los socios fundadores de la aplicación de la firma Billin

Billin es una startup que proporciona una herramienta fácil e intuitiva que ayuda al ciclo de facturación de las empresas. y que ha logrado levantar un millón de euros de financiación privada en las primeras fases del desarrollo.

Billin (www.billin.es) es una plataforma en la nube que permite crear, intercambiar, gestionar, hacer el seguimiento y almacenar online las facturas de un modo sencillo y seguro. Billin se ofrece como único canal de gestión y comunicación para el proceso de facturación –con todos los beneficios que esto conlleva para un negocio en términos de productividad y eficiencia– ofreciendo un innovador sistema de mensajería instantánea asociado a cada factura, que facilita la conversación cliente-proveedor y agiliza la corrección de incidencias dentro de cada factura. Lo más destacados es que se ha convertido en una de las startup con gran capacidad de financiación desde sus comienzos. De hecho ha consiguido un millón de euros en su primera ronda de financiación privada.

La necesidad de disponer de una herramienta que facilitara la gestión de las facturas y que permitiera conocer si los clientes las habían recibido correctamente y eran pagadas a tiempo, fue lo que impulsó a los socios fundadores de Billin, Marcos de la Cueva y Diego Goya.

Según sus desarrolladores, "la aplicación, gratuita para pymes y autónomos, supone una revolución del proceso de facturación, opera con niveles de seguridad bancarios, genera un gran ahorro a las empresas, mejora la eficiencia y la productividad en la facturación y ayuda a reducir las incidencias y errores en la gestión global de la tesorería".

Sus fundadores afirman que las ventajas que ofrece Billin frente a otras herramientas similares actualmente en el mercado son numerosas. En primer lugar, al ser gratuita, supone un ahorro notable para las empresas al no precisar de una licencia de programa de facturación y eliminar los costes del envío por correo ordinario de las facturas.

En segundo lugar, con Billin se pueden crear facturas personalizadas o subirlas desde una plantilla u otros programas básicos de facturación, enviarlas y conocer en todo momento en qué fase del proceso se encuentran. De este modo universaliza el intercambio de facturas entre clientes y proveedores, ya que no obliga a una empresa o autónomo a estar registrado para poder recibir facturas a través del sistema. Y a estos beneficios se une que ofrece almacenamiento ilimitado en la nube y dispone de niveles de seguridad bancarios gracias a su operativa desarrollada bajo un perimetral certificado y sellado por IBM.

Por ell consideran que es, igualmente, una herramienta muy práctica para las grandes empresas ya que agrupa, centraliza y almacena todas las facturas, por muy numerosas que estas sean, en una única ubicación, de forma que, además de ahorrar espacio físico, facilita su localización y gestión.

Durante el primer semestre de este año, Billin ha realizado las pruebas piloto con pymes y autónomos para mejorar la plataforma y añadir diversas funcionalidades. Acaba de estrenar un módulo de creación de facturas que le permite cubrir toda la cadena de valor, desde la creación, hasta el envío y posterior seguimiento; lo que optimiza los tiempos y facilita el cobro al vencimiento.