miércoles, 23 de mayo de 2018

Un emprendedor cordobés inventa un innovador dispositivo sanitario para el rescate de accidentados


Jorge Gamero   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   02.05.2012


Imagen del DEPEV. FOTO: AJE Andalucía

Francisco Javier Gil, un jovén técnico sanitario cordobés, ha creado el DEPEV (Dispositivo de Extracción de Personas en Emergencia Vital), un elemento destinado a la manipulación de personas que se encuentran en situación de peligro debido a cualquier accidente.

Este emprendedor, de 28 años de edad, comenzó con sus investigaciones cuando contaba con sólo 19 años, alentado por su propia experiencia profesional, ya que a casi a diario se encontraba con situaciones de riesgo mortal en las que echaba de menos algún dispositivo como éste.

"Actualmente todo el proceso de extracción de personas en emergencias vitales se hace de manera absolutamente manual, con el riesgo que ello presenta para el herido y el propio sanitario. El DEPEV permite solventar este problema a través de un mecanismo de agarre a través del cuello y las axilas, fijando totalmente el cuerpo. Esto posibilita que desaparezca el riesgo de causar algún tipo de daño medular al manipular el cuerpo de la persona herida", ha comentado Francisco Javier Gil a MERCADOS21.

Después de casi diez años desde el inicio de la investigación, este dispositivo, que ya ha sido patentado en un total de 199 países, está próximo a salir al mercado para "dotar de los cuidados oportunos que merece cualquier persona en una situación de riesgo".

"Después de bastante tiempo en conversaciones al fin he alcanzado un acuerdo con la multinacional Oxidoc para su comercialización. Ha sido un acuerdo bastante bueno en cuanto a los márgenes económicos, y el dispositivo saldrá a la venta en unos treinta días a un precio que oscilará entre los 350 y los 400 euros, que incluye un elemento para personas adultas y otro para niños. Además, estamos en conversaciones con distintas Administraciones públicas para que el DEPEV sea incluido entre el material sanitario que las ambulancias deben llevar de manera obligatoria", ha comentado el joven, que presta sus servicios como sanitario en Villanueva del Rey (Córdoba).

La labor de Francisco Javier Gil no ha pasado desapercibida para distintas instituciones, que han distinguido a este emprendedor andaluz con distintos premios. El último de ellos tuvo lugar la semana pasada en la localidad almeriense de Mojácar, donde ha recibido el reconocimiento de la Universidad de Granada a través del Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, Antonio Muñoz Vinuesa. Con anterioridad, ya había recibido el Premio AJE a la Iniciativa Emprendedora en el 2010 y la Medalla de Andalucía en el 2011.

"Para mí es una satisfacción el hecho de recibir cualquier premio. Han sido pequeños empujoncitos a lo largo de todo el largo camino para desarrollar este elemento. Aun así, lo que más me enorgullece es la posibilidad de que gracias a mi invento haya muchas presonas que eviten sufrir daños medulares, con todo lo que ello conlleva", ha concluido Francisco Javier Gil.