martes, 22 de mayo de 2018

TEDxValladolid contagia el virus del emprendimiento a la ciudad

La necesidad de una educación empática, del trabajo desde el por qué y de la creación individual, algunas de las ideas que sacó a la luz un evento imprescindible

M. Martínez García   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I   4/12/2012

[caption align="alignright" width="360"]Vista general de la Sala Concha Velasco del LAVA, donde se celebró TEDxValladolid, antes de su inicio.

[/caption]

Un mundo de ideas que deben ser difundidas. A esta premisa respondió con creces el TEDxValladolid que, promovido por Belén Viloria, se celebró el pasado 9 de noviembre en el Laboratorio de las Artes (LAVA) de la capital castellana. La embajadora de TEDx en Europa, Antonella Broglia, dirigió unas palabras al auditorio antes de que la primera ponente de la tarde, Roser Batllé, tomara el relevo para concienciar al centenar de personas presentes de la necesidad del fomento de la educación empática, imprescindible cuando se trata de “pasar del dominio de lo individual al cultivo de lo colectivo”. Batllé defendió un aprendizaje adquirido mientras se realiza un servicio a la comunidad, una práctica de probada eficacia, resaltó.

“Soy Edu y tengo un TCA, un trastorno de la conducta alimenticia”. Así comenzó su ‘desahogo’ el periodista –“me gano la vida escribiendo en algunos medios y ahora me hago llamar consultor”, espetó– Eduardo Prádanos, que narró, a través de un storytelling y de grandes dosis de valentía, cómo transcurre su día a día y qué ‘trucos’ emplea para que su enfermedad condicione lo menos posible su salud. Y no olvidó recomendar a una audiencia que lo escuchó con un silencio de esos que parecen retumbar por su intensidad, trabajar en lo que a cada uno le guste.

El leonés Alberto Acedo abordó las mutaciones genéticas en la herencia de enfermedades y, a continuación, el público asistió a la proyección en vídeo de una de las intervenciones más vistas en la red de la plataforma TED: el bellísimo homenaje del mago Marco Tempest al gran Nikola Tesla. Esther Gorjón, enfermera del 112, protagonizó el TEDxValladolid You y aprovechó sus minutos en el escenario para dar cuenta de que la formación en emergencias es imprescindible. “Los niños de hoy pueden salvar una vida mañana”, aseveró.

Creación individual y construcción colectiva

La belleza, ese “concepto mágico y transformador”, fue el objeto de la charla de Javier Cañada, que enumeró la unicidad, la consistencia, las simetrías y la relación entre piezas como algunas nociones que contribuyen a que lo que percibimos sea bello. Realizó un inspirador recorrido histórico por la idea de belleza desde que ésta se asimilaba a los dioses y mencionó a creadores como Beethoven y Eiffel como paradigma al haber logrado dotar a pensamientos complejos de un aspecto simple.

La promotora del acto, Belén Viloria, presentando el TEDx Valladolid.

Además, rompió una lanza a favor de la creación individual en un mundo en el que prima lo colectivo. “En épocas de crisis tendemos a refugiarnos en el grupo, pero las crisis son para héroes”, afirmó. “Las ideas se oxidan con el aire, se corrompen al verbalizarlas”. Las grandes creaciones han surgido de mentes individuales y de momentos de soledad. “La construcción es de todos, pero la creación es individual”, insistió antes de acabar aludiendo a la integridad como concepto básico a la hora de realizar grandes diseños, que deben acometerse “mirando a los dioses, no a los hombres”. Víctor Alonso, de 1.300 gramos, relató la historia de Acordes Urbanos, un proyecto que une sus tres pasiones: la música, el cine y Valladolid y a continuación el conjunto Cosmic Birds llenó con su peculiar música el espacio.

El primero en levantar al público de sus asientos fue el extremeño Pedro Tomás Delgado, con su filosofía del topalantismo. El joven disparó una frase memorable tras otra: “El emprendimiento es ese virus que no te deja dormir, que te hace estar todo el tiempo pensando, trabajando compartiendo… Hay muchas personas antivirus y hay que alejarlas de nosotros”. Apostó por “los planteamientos no razonables, que hagan que los pingüinos vuelen”, por el riesgo como “el mejor agente de cambio, por la presión como “arma” para ese cambio” y por “la revolución de los hacedores”, por estudiar haciendo y levantarse cada día “con ganas de cambiar; en primer lugar, a nosotros mismos”.

El Vivero de Iniciativas ciudadanas abogó por construir una nueva cartografía de la ciudad y por creer en que la utopía “vive en todas partes”. También, en Valladolid. Hasta que la emoción inundó a la audiencia con la científica pucelana Raquel Ibáñez, que regresó hace cuatro años a su ciudad natal y acercó a los presentes la seducción de la Ciencia gracias a un pequeño laboratorio que puso en marcha mientras aportaba su receta para conseguir la felicidad y el éxito: reflexión y voluntad, fundamental para superar errores. Dos ingredientes que salpimentar con un tercero: pasión. “Muchos fracasos ocurren con personas que no se dieron cuenta de lo cerca del éxito que estaban”, señaló parafraseando a Edison antes de revelar sus problemas de dislexia que, a pesar de que no le fueron diagnosticados hasta la Universidad, no le impidieron aprobar selectividad, terminar su carrera y doctorarse en Australia. Sin excusas, aunque éstas aparezcan “a medida que nacen las ideas”. Ovación cerrada cuando abandonó el escenario.

Líderes en la diversidad

Gunter Pauli durante su intervención.

Con un listón tan alto no defraudó Íñigo Blanco, que ilustró sobre la mejor forma de canalizar las pasiones individuales al servicio del grupo. “El emprendedor ha cambiado porque, para traccionar equipos, tiene que ser sobre todo líder y líder en la diversidad”, expuso. Con el diálogo como herramienta de trabajo, compartió la necesidad de cuestionarse sobre él desde el por qué. “Si preguntas a alguien en qué trabaja, la respuesta es fácil para la mayoría, pero le si preguntas por qué, ya no lo es tanto”, constató.

El encargado de cerrar el acto –que contó con la presencia de un visual thinker que plasmó en varias láminas lo comentado por los ponentes– fue el experto en mentoring Gunter Pauli, quien se refirió a la realidad de que nos conforma lo que otros nos han aportado, influido… “Estamos hechos de personas y el futuro depende de que sepamos inspirar a los niños, de poner sabiduría y conocimientos en los cuentos infantiles para llegar a ellos, porque se enseña cómo cae la manzana, pero no cómo llegó arriba”. Después, el ballet contemporáneo de Burgos abrazó la noche con una poética coreografía, antes de que los asistentes pudieran charlar y disfrutar de un animado cóctel en el propio LAVA. Así transcurrió la primera edición del TEDxValladolid, al que se espera, con muchas ganas, el próximo año.