jueves, 24 de mayo de 2018

PobrelaVaca, o cómo convertir el diseño en arte

Las 'almas' creativas de PobrelaVaca, Félix y Ana, en su estudio de Valladolid.

La agencia PobrelaVaca cumple 10 años con la vista puesta en ayudar a otros emprendedores

Han pasado 10 años desde que los creativos Félix Rodríguez y Ana María Hernández decidieran unir esfuerzos bajo el nombre PobrelaVaca, una agencia de diseño vallisoletana por su ubicación, pero con un espíritu universal e inquieto que ha vivido en primera persona los cambios de tendencias del sector y el nacimiento y la consolidación de las nuevas herramientas comunicativas que ha traído consigo Internet en la última década. Los primeros ‘ladrillos’ de este viaje artístico fueron un crédito bancario y una subvención de 12.000 euros para mujeres emprendedoras disfrutada a los dos años de la puesta en marcha de la agencia. Félix deja muy claro que si han salido adelante ha sido por su propia iniciativa y no por ayudas públicas, porque mantener dos años la persiana de un negocio abierta “es muy complicado”, ya que la subvención “llegó a ‘toro pasado’”.

El porqué de dar el paso a ser empleados y empleadores se sustancia en el desencanto de ambos por la realidad laboral que estaban viviendo. Aunque los dos trabajaban en estudios de diseño, la creatividad quedaba en segundo plano en aras del objetivo comercial. “Nos horrorizaba eso de ‘vender’ el diseño, por eso decidimos crear la empresa, necesitábamos ser emprendedores”, apunta Ana. Y lo consiguieron, emprendieron y continúan, después de 10 años, mostrando ese ‘sello’ PobrelaVaca característico en todos sus trabajos. Las expectativas se han superado con creces puesto que lo más importante para ambos ha sido realizar una buena labor comunicativa explicando qué es el diseño porque “hace años, un logotipo suponía un gasto; ahora, es una inversión”, comenta Ana. El sector ha sufrido una gran transformación en los últimos tiempos ya que las agencias, explica Félix, se dedicaban a la distribución en medios, es decir, a ‘colocar’ anuncios en ellos. “Hoy en día ha variado este concepto y PobrelaVaca ha asistido a este cambio”.

Los cumpleaños siempre son motivo de celebración, de modo que Félix y Ana quieren conmemorar su décimo aniversario con una serie de iniciativas culturales y artísticas. Este año van a comenzar el programa ‘Creative Movement’ de apoyo a nuevos emprendedores, con el que cualquier empresa puede contar con los servicios que ofrece el estudio de diseño con posibilidad de fraccionar el pago, además de acceder a una red de contactos para los servicios que necesiten. Esta iniciativa responde al espíritu de esta agencia creativa de ayudar a dar oportunidades en un momento en el que los bancos no son una referencia de ayuda. “Nosotros mismos nos podemos echar una mano”, razona Felix. Desde 2009 vienen realizando unos talleres con el nombre de ‘Type On’ que se desarrollan el en el museo Patio Herreriano de Valladolid orientados a la formación sobre todo de diseñadores. Este año también continuarán con la iniciativa, que ofrece un complemento a todo aquel que estudia diseño y busca un aporte adicional al ciclo formativo de diseño.

Proyectos realizados Los trabajos encargados a esta pareja de creativos también han ido evolucionando desde cosas ‘ligeras’, como la maquetación de una revista, hasta el desarrollo de la identidad corporativa al completo de una empresa con su logotipo, página web, toda su señalética e incluso la decoración de un edificio. Ambos reconocen que uno de los fuertes de PobrelaVaca desde el principio es el diseño de la imagen de marca. Trabajan con muchas empresas nuevas que al iniciar su negocio ven que es necesario invertir en su identidad, crear un nombre que sea estable y además reconocido y también con firmas grandes que han visto que tenían una marca que no funcionaba y han confiado en ellos para hacerlo. Entre todos sus proyectos, Felix recuerda con especial cariño la imagen desarrollada para la presentación a las autoridades de Estados Unidos del modelo de alta velocidad española o el ya emblemático edifico del grupo Hispana del parque tecnológico de León, en el que mezclaron lo tecnológico y la naturaleza con la creación de un árbol en vinilo de espejo en la fachada de tres plantas a tamaño real.

Cristina González Navas.