jueves, 24 de mayo de 2018

La Ley de Apoyo a los Emprendedores atraerá inversión internacional al sector biotecnológico español

  • Escrito por Redacción

La Ley de Apoyo a los Emprendedores atraerá inversión internacional al sector Biotech español porque, con ella, las empresas del sector con resultados negativos, podrán beneficiarse del reembolso de las deducciones fiscales por I+D+i no aplicadas, hasta un límite de tres millones de euros por año, lo que supondrá un valor medio de retorno en efectivo de 103.339 € por empresa, que podrá hacerse efectivo a partir de 2015.

Éstas han sido unas de las principales conclusiones de la jornada 'Impacto de la Ley de apoyo a los Emprendedores en las empresas del sector Biotech', celebrada el jueves, 14 de noviembre, bajo la organización de la consultora Alma CG junto con ACCIÓ (Agencia para la competitividad de la empresa) y ACIE (Agencia de Certificación e Innovación Española).

Uno de los temas más preocupantes a día de hoy para las empresas del sector Biotech es cómo aprovechar las novedades fiscales alrededor de la innovación y la gestión del modelo de innovación industrial. Hasta ahora, podían beneficiarse de las deducciones por I+D+i generadas en el ejercicio sólo las que tenían resultados positivos, pudiendo reservar el derecho adquirido para posteriores años en forma de crédito fiscal. Este hecho afectaba a 1.041 empresas del sector Biotech en España. Pues bien, con la recién aprobada Ley de apoyo a los emprendedores y a su internacionalización, estas empresas ya podrán beneficiarse del reembolso de las deducciones no aplicadas hasta un límite de tres millones de euros por año, "sin necesidad de tener cuota, siempre y cuando se reinvierta en innovación y se mantenga el número de efectivos de I+D", según informa ALMA CG en nota de prensa.

Esto supondrá un valor medio de retorno en efectivo de 103.339,87 € por empresa, que podrá hacerse efectivo a partir de 2015.

A este respecto, la consultora Senior de Financiación de la Innovación en ALMA CG, Marta Báez, aseguró que a las empresas del sector Biotech se "les da la oportunidad de poder financiar sus actividades a partir de sus propios desarrollos, confiriéndoles una independencia no antes alcanzada a través de fórmulas fiscales". Además, permitirá desarrollar otras áreas en plena fase germinal como son la biotecnología verde o la biotecnología alimentaria.

Por otro lado, la citada Ley ha mejorado "sustancialmente" los beneficios que otorga los incentivos fiscales a las rentas procedentes de determinados activos intangibles, dispositivo conocido comúnmente como Patent Box. La reducción fiscal obtenida a nivel de base imponible, se aplica ahora directamente a las rentas netas obtenidas en la cesión de uso de un intangible, no existiendo límite alguno en la aplicación (anteriormente se imponía como umbral el ejercicio siguiente a aquél en que se superara seis veces el coste de generación del intangible). De esta manera, las rentas netas procedentes de la cesión se integrarán en la base imponible en un 40% de su importe. Considerando un tipo impositivo del 30% y que la renta neta de gastos se asimila al 80% de los ingresos totales, se consigue un tipo impositivo efectivo del 9,6%.

Si bien, para poder beneficiarse de este incentivo, deben cumplirse una serie de premisas como que la entidad cedente haya creado los activos objeto de cesión en un 25% de su coste, que el cesionario no resida en un territorio de nula tributación y que emplee los derechos de uso en el desarrollo de una actividad económica, entre otras. Además de considerar el proceso de cesión, se permite la aplicación del incentivo a la transmisión de los activos intangibles, cuando se realice entre empresas que no formen parte del mismo grupo de sociedades.

A todo ello se une la inminente publicación de la Ley que regule de nuevo las bonificaciones a la Seguridad Social para el personal investigador con dedicación exclusiva a actividades de I+D+i, que se espera sea compatible con las deducciones fiscales de I+D+i. El hecho de poder aplicar ambas como impulso para la financiación de la innovación, permitirá que las empresas puedan sumar a las Bonificaciones hasta un 25% del gasto global del proyecto de I+D+i, ya que además de los recursos humanos se podrían contemplar partidas como: los materiales, inmovilizado, subcontrataciones, etc. que hubieran intervenido en el desarrollo.

Finalmente, cabe destacar que el sector biotecnológico es el segundo más atractivo para los business angels en España, ya que las firmas biotecnológicas españolas lograron captar más de 95 millones de euros en fondos. De hecho, a nivel nacional se crearon fondos diferenciados de capital riesgo para la inversión específica, tanto de carácter privado como público, como la liderada por CDTI, INNVIERTE.