miércoles, 23 de mayo de 2018

Gary Stewart: "Que el emprendedor comunique bien su idea para ganarse al inversor es esencial"


M. Martínez García I Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. I 16.04.2012


Stewart, en la sede de la Agencia de Innovación de Valladolid, donde impartió una charla.

Todavía sorprendido por la llamada de Telefónica para hacerse cargo de su Aceleradora de Proyectos en España, Gary Stewart está convencido de la importancia de la clase política si de incentivar la cultura emprendedora se trata.

De familia jamaicana pero criado en Nueva York, donde se trasladó a los cinco años, Gary Stewart es un trotamundos. Licenciado en Derecho, creó su primera empresa, relacionada con el sector inmobiliario, en 2005 en Barcelona gracias a sus ahorros. Más tarde puso en marcha una asesoría legal dirigida a startups también en la ciudad condal para después decantarse por el ámbito tecnológico con una nueva compañía, la tercera, de la que se ocupó hasta que Telefónica le propuso liderar en España su Aceleradora de Proyectos, Wayra.

Ha declarado en alguna ocasión que Europa castiga al emprendedor porque no le da segundas oportunidades. ¿Cree que se camina en la buena dirección para cambiar esta realidad? El Gobierno español está en ello y las dos principales fuerzas políticas parecen haber decidido tomar cartas en el asunto. Las leyes tienen el poder de decidir a quién favorecer y pueden ofrecer ventajas a los inversores para fomentar determinadas actividades. Igual que en un momento dado se propiciaron buenas condiciones para otorgar créditos destinados a la compra de vivienda o ayudas a las personas que tenían hijos, se puede impulsar el emprendimiento con incentivos. Dicho esto, es fundamental que el emprendedor sepa comunicar su idea y tenga una visión para convencer al inversor de que su dinero va a ser rentable. Ésa es la clave, vender con pasión. Además, la pregunta siempre será la misma: ¿Por qué hace falta que exista ese negocio? Es algo que hay que tener muy claro.

¿Qué tipo de empresas tienen en estos momentos más posibilidades de hallar financiación? Las firmas de base tecnológica son las que acceden mejor al capital, porque se busca retorno de la inversión y otro tipo de negocios tarda más tiempo en consolidarse o existe más competencia y eso retrasa la posibilidad de ganancias. Sin embargo, en el ámbito on line tenemos ejemplos de compañías que en pocos años han pasado a valer millones de euros y eso es algo que puede decantar la balanza. Está claro que hoy en día los emprendedores no van a encontrar dinero en los bancos.

Y, en este sentido, ¿cómo ayuda Wayra? Se ha creado, sobre todo, para encontrar potenciales líneas de negocio. ¿Por qué no va a estar el nuevo whatsapp en uno de los proyectos que nos llegan para acelerarlos? Telefónica tendría derecho preferente para comercializar esa herramienta y por eso la compañía invierte en esta iniciativa. Buscamos aplicaciones que crezcan, cuanto más rápidamente, mejor.

La Aceleradora está presente en ocho países, ¿son muy diferentes los proyectos que llegan de unos y otros? Mi percepción es que no porque los que seleccionamos han de tener una proyección global y, si uno está dirigido solo a un mercado local, será difícil que genere interés.

El presidente del Gobierno español comentaba hace poco que el país necesita un millón más de emprendedores. ¿Cómo se puede lograr? En primer lugar, cambiando las leyes y ofreciendo incentivos a las personas para que, en vez de decidirse por cobrar la prestación por desempleo si se quedan sin trabajo o pedir ayuda a su familia en momentos duros, opten crear una empresa. Es complicado cambiar la cultura pero puedo asegurar que en seis meses en Wayra hemos recibido un millar de solicitudes de ayuda para nuevos negocios y existe mucho interés por saber cómo emprender, lo cual demuestra que hay ganas pero faltan mentores y recursos, de ahí la importancia de un proyecto como el que dirijo, que puede marcar un antes y un después en el ecosistema emprendedor, y no hablo sólo de incubadoras, por ejemplo, sino también de iniciativas como el International Lab, que trata de atraer proyectos extranjeros a España. Y no podemos olvidar a los inmigrantes que viven aquí, ya que solo el hecho de que se hayan trasladado significa que están dotados de mentalidad emprendedora. Existen iniciativas, pero se necesita más coordinación y cohesión y que no haya competencia entre comunidades autónomas. Para ello, las grandes empresas pero sobre todo los políticos deberían hacer mucho. Sobre todo porque estoy convencido de que en España hay ganas de hacer cosas.

¿Qué tres consejos le daría a alguien que quiere emprender? Que crea en sí mismo, que no tire la toalla y que aprenda de sus errores, porque son errores, no fracasos.