sábado, 18 de agosto de 2018

Urge unificar los diferentes agentes de desarrollo local

Una treintena de responsables municipales se dieron cita en el II Foro Local de la Diputación de Badajoz.

II Foro Local de la Diputación de BadajozLa celebración del segundo Foro Local organizado por la Diputación de Badajoz, ha dejado patente una conclusión principal; “en Extremadura urge unificar e identificar un único responsable de esa labor dinamizadora que hasta ahora comparten varios entes: agentes de desarrollo local, técnicos o gerentes del Grupo de Acción Local, antenas camerales desde las Cámaras de Comercio deben concertar sus acciones en una sola acción para ofertar y no perder la voluntad emprendedora de un administrado en ese territorio”.

Ley de Mancomunidades En el segundo foro de los seis que se desarrollarán, se ha abordado otros aspectos como el proyecto de Ley de Mancomunidades Integrales y Entidades Locales Menores, actualmente en trámite en la Asamblea de Extremadura. Este proyecto supone un paso más hacia la autonomía municipal y legitima a las primeras como ejes del desarrollo regional, no sólo como entidades que únicamente prestan servicios, sino que también están implicadas en los procesos de organización y desarrollo del territorio.

Por otra parte, durante el segundo Foro Local se ha incidido en la evolución del modelo territorial extremeño y en cómo las relaciones con Portugal, Europa y las propias mejoras del estado autonómico han configurado un nuevo marco territorial y nuevos actores que hace treinta años no existían.

Asimismo se ha concluido que el modelo extremeño se asemeja al de las ciudades con pocos barrios, muy poblados, situados entre grandes zonas verdes, que disfruta de una alta dotación de servicios sociales y asistenciales, con una actividad económica diversificada pero con menor posibilidades de empleo, aunque el que existe es menos precario que el de ciudades o territorios industriales.

Otro hecho muy positivo que se ha resaltado es que más del 33% del territorio extremeño está protegido. Esta realidad permite otros usos, compatibles con ese valor medioambiental, que incluyen desde la explotación del regadío a otros usos energéticos, incluido el energético industrial.