domingo, 23 de septiembre de 2018

Ramírez de Arellano apuesta por una economía de mercado con "fines sociales"

El consejero de Economía, junto a otras autoridades, en el evento de la Fundación de la Cámara de Comercio de Sevilla El consejero de Economía, junto a otras autoridades, en el evento de la Fundación de la Cámara de Comercio de Sevilla

El consejero de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, ha señalado que el gran reto de la economía española pasa por "reforzar y consolidar" una economía de mercado "con fines sociales, servicios públicos eficientes y sostenibles a través de una fiscalidad justa".

Ramírez de Arellano, que ha pronunciado la conferencia 'Retos y oportunidades de España: una visión desde Andalucía' en el Desayuno-coloquio de la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla, considera que el primer gran reto de España y Andalucía es "generar ilusión para la construcción colectiva, ya que los riesgos serán menores y las oportunidades serán factibles si somos capaces de alcanzar consensos duraderos económicos y sociales".

En este sentido, ha recordado que el 'estado del bienestar' hace referencia a "crear las condiciones para la igualdad de oportunidades efectiva" y ha afirmado que "los servicios públicos, si son eficientes, no sólo no son un lastre, sino que constituyen un factor de competitividad en la economía que aporta cohesión y equilibrio".

Para el consejero, "la igualdad de oportunidades no sólo es justicia social, sino que además es una decisión económica correcta", porque "la desigualdad es un lastre económico que conlleva costes de muchos millones de euros que la sociedad no puede permitirse".

En relación a los servicios públicos y su financiación, ha recordado que las comunidades autónomas y administraciones locales son en España las principales responsables de la provisión estos, por lo que ha animado a "trabajar permanentemente en su eficiencia, pero también a contar con mecanismos estables para financiarlos".

Así, frente al actual modelo de financiación autonómica "que ya está fuera de plazo y demuestra ser tremendamente insuficiente y perjudicial para Andalucía", ha reclamado al Gobierno central "un marco marco sostenible y sostenido en el tiempo", que acabe además con las diferencias de aplicación de los tributos transferidos "que generan una desleal competencia fiscal a la baja que resulta inadmisible".

Reformas estructurales

El consejero ha calificado además de "deficiente" y "ausente" el balance de reformas estructurales realizadas en los últimos años por el Gobierno de España "con una evidente ausencia de generosidad y de búsqueda sincera de consensos". Entre las medidas adoptadas, se ha referido a la reforma laboral, "que sólo ha contribuido a generar incertidumbre". Para Ramírez de Arellano, la "intención evidente" de esta reforma laboral era "impulsar la devaluación interna, que había sido elegida como vía de ajuste, permi-tiendo la perdida de derechos salariales y laborales de los trabajadores y minimizando además la capacidad de respuesta de la negociación colectiva".

Con ello, ha añadido, "se quería ignorar que la negociación colectiva y el diálogo social, bien formulados, son también factores de competitividad de nuestra economía, adecuada a nuestro tejido empresarial, compuestos por pymes". Sin embargo, ha señalado que "el panorama de empleos temporales y parciales que tenemos nos obliga a un seria reflexión sobre las perspectivas vitales de estos trabajadores", por lo que ha reclamado que la reforma laboral "sea pronto derogada y reformulada con amplio consenso, en el marco del Estatuto de los Trabajadores, centrando el esfuerzo en la empleabilidad y no en el despido". Junto a ello, ha destacado que el Gobierno de España debe incluir en 2016 "una financiación adecuada para poder defender los servicios públicos y un plan de terminación de las infraestructuras estratégicas y de conservación de los existentes, que tendrían notables efectos sobre el empleo".

Estabilidad y el diálogo

Frente a las incertidumbres descritas, el consejero de Economía ha recordado que el Gobierno de la Junta de Andalucía ofrece "responsabilidad, estabilidad, diálogo, acuerdos y certidumbre", como lo muestra el Presupuesto de la comunidad para este año, "el primero aprobado entre las comunidades autónomas en España, equilibrado y basado en previsiones moderadas y razonables".

El principal déficit estructural de la comunidad, ha reconocido, es "la persistencia de un desempleo estructural y coyuntural de crisis impropio de una economía avanzada", frente al cual el Gobierno andaluz "dispone de instrumentos económicos limitados para actuar en coyuntura, por lo que su acción tiene necesariamente que ser estructural, lo que implica el medio y largo plazo y la necesidad de la colaboración de todos".

En este contexto, ha indicado, que la Junta apuesta por "una estrategia de planificación económica transversal que cree un marco sostenible de factores de competitividad materiales e inmateriales, con políticas sociales, de educación, sanidad, infraestructuras, la defensa de medio ambiente o la cultura, junto a las las estrategias de empleo, empresa, economía y competitividad".

Esta estrategia está basada en el "diálogo intenso con los actores relevantes de la economía", por lo que ha manifestado su deseo de "recuperar cuanto antes el diálogo social" y seguir avanzando en estrategias como la Agenda por el Empleo o la RIS3.

Junto a ello, el consejero ha apostado por consolidar "un tejido empresarial robusto, más equiparable a los países de nuestro entorno", partiendo de "impulsar la cultura emprendedora entre los jóvenes, ayudando a que las empresas se internacionalicen apoyándose en la innovación, consiguiendo un aumento del tamaño de las empresas, con un trabajo autónomo que sea una fórmula de emprendimiento bien protegida y una Economía Social sea también una opción sostenible".

Se trata, ha concluido, de "una economía basada en el conocimiento, también en nuestros sectores tradicionales", para la que se pretende consolidar el sistema universitario público, "principal actor de la formación superior en Andalucía y en el que prima la igualdad de oportunidades y el mérito".