viernes, 21 de septiembre de 2018

La producción del sector de bienes de equipo se contraerá en todo el mercado europeo

Vivimos en la era de la máquina. Prácticamente todos los sectores productivos necesitan operar con algún tipo de maquinaria, por lo que la evolución del sector de bienes de equipo está estrechamente vinculada a la que registran otros sectores.

Tras la ligera recuperación del sector en 2012, vinculada en gran medida a la de otras industrias como la energía del automóvil y renovables, el último informe de Crédito y Caución prevé una ligera caída en la producción de este sector en el mercado europeo durante  2013, motivada principalmente por la evolución del sector automovilístico y las renovables.

En dicho análisis, esta evolución podría tensionar el riesgo de crédito de las empresas de maquinaria a lo largo del segundo semestre de 2013 en Europa, pues este sector se caracteriza por las altas necesidades de financiación y por los largos ciclos de producción, aunque en muchos casos los pagos anticipados alivian la situación de liquidez.

Analizando el mercado europeo, se percibe en Bélgica, donde los sectores del automóvil y la construcción son los dos principales clientes del sector de bienes de equipo, "uno de los empeoramientos más marcados del continente". A esta pérdida de los dos grandes clientes internos se suma la pérdida de su cuota de mercado de maquinaria belga en las exportaciones a países vecinos de la Unión Europea.

Su vecino inmediato afronta problemas similares, pero con diferentes consecuencias. En Francia, el sector también sufre el deterioro de la actividad en la construcción y fabricación de automóviles, pero el dinamismo continuo de la industria aeroespacial, la ferroviaria y los mercados de energía nuclear está proporcionando mayor equilibrio en el país galo. En Francia la producción comenzó a disminuir en el tercer trimestre de 2012, y ha seguido haciéndolo en el primer semestre de este año. El sector registró una caída de 7,5% en las exportaciones en el primer trimestre de 2013.

En Alemania, mientras que el sector se ha mantenido estable entre 2010 a 2012, se espera que la producción caiga un 1% en 2013, debido principalmente a una menor demanda, tanto interna como en la zona euro. En el lado positivo, la creciente demanda de los países BRICS compensará en parte esta la situación, sobre todo, las empresas de ingeniería mecánica bien establecidas en mercados emergentes en desarrollo como China.

Italia, donde parece que la industria de la ingeniería mecánica hasta ahora ha demostrado ser más fuerte que otros sectores industriales, está comenzando a verse afectada por la caída en los pedidos y los pagos atrasados, característica común del entorno empresarial italiano. Mientras que la demanda interna de productos de maquinaria seguirá disminuyendo, las exportaciones impulsadas por subsectores, tales como máquinas de herramientas de fabricación, automatización y máquinas robot, siguen mostrando un crecimiento modesto (en torno al 1,5%). La producción industrial italiana también disminuirá más del 3% después de 6% de caída del año pasado. Estas tendencias a la baja tendrán un impacto directo en la producción de maquinaria.

Reino Unido y Suecia, presentan datos optimistas

Reino Unido también está registrando un cambio en la producción de maquinaria. Si en el último trimestre de 2012 había aumentado un 2,1%, en los primeros meses de este año ha experimentado un ligero descenso del 0,1%. Aún así, en comparación con otras industrias del Reino Unido, el comportamiento de pago del sector y la tasa de insolvencia son buenos, y no se espera un aumento de la morosidad o incumplimiento de este sector en los próximos meses.

Por su parte, Suecia presenta una mejor situación, con una facturación y producción del sector bastante estable en 2012. Sin embargo, este año los pedidos parecen haber disminuido. Una parte importante del sector orientado a la exportación se enfrenta a la caída de la demanda en  Europa, que representa el 70% de las exportaciones suecas.

En la República Checa, el sector de maquinaria e ingeniería está indisolublemente ligado a la industria del automóvil. Mientras que el sector obtuvo un buen resultado durante la crisis global, ahora se enfrenta a una menor demanda de sus automóviles y piezas en la zona euro. Al igual que en Bélgica y Francia, las empresas que sirven a la industria de la construcción tardan actualmente mucho más tiempo en pagar.

Buena evolución en España

El sector en España ha venido experimentando un ajuste de su actividad en los últimos ejercicios. El último crecimiento anual, del 0,8%, se registro en 2011. La crisis internacional, así como el descenso del consumo privado y la menor demanda pública, ligada al ajuste de déficit publico, han reducido la facturación del sector en 2012 un 5,2%, con volúmenes de negocio equivalentes a 2005. En este contexto económico las empresas del sector han sufrido severos recortes de precios, y consecuentemente, de los beneficios empresariales, los cuales sólo representan el 0,6% de la facturación, a niveles muy inferiores al periodo 2011.

La primera mitad de 2013 sigue mostrado una tendencia de descenso. No obstante, en los últimos meses de 2013 cabe esperar un cambio de tendencia en la caída global de facturación. Esta recuperación estará basada en un mejor comportamiento de los mercados exteriores que potenciarán las exportaciones del sector español de bienes de equipo.

En España, el sector se caracteriza por su gran peso exterior: supone el 17,3% del volumen de exportaciones españolas y exporta el 89% de su facturación.