jueves, 25 de febrero de 2021

Luis Garicano: "En España no hay conciencia del reto al que nos enfrentamos en los próximos años"

El eurodiputado de Ciudadanos, Luis Garicano Gabilondo El eurodiputado de Ciudadanos, Luis Garicano Gabilondo

Así de tajante y claro que se ha mostrado Luis Garicano Gabilondo, jefe de la Delegación de Ciudadanos en el Parlamento Europeo y vicepresidente de Renew Europe, en la sesión que ha inaugurado el curso 2021 del Foro Digital de la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla, que ha versado sobre la oportunidad que supone para España el Fondo de Recuperación de la Unión Europea. A juicio del eurodiputado "vamos demasiado lento, y falta coordinación y transparencia en la asignación de los proyectos". "El Gobierno español no ha abierto ninguna ventanilla, ni página web, ni correo eléctronico para la recepción de los proyectos" que puedan ser susceptibles de financiación por los nuevos fondos europeos, remarca Garicano.

Este mensaje va en la línea de empresarios y otros economistas: "El fondo de recuperación europeo es una oportunidad que España no puede permitirse desaprovechar". Y alerta de las consecuencias que puede tener ello de cara al futuro, a los próximos años.

El eurodiputado de Ciudadanos ha desgranado en esta jornada toda la batería de fondos previstos por la Unión Europea, los criterios que hay que cumplir y cuáles son los que llegarán a España. Y destacado tres hitos principales. La Unión Europea cuenta con un billón de euros de presupuesto ordinario, ha aprobado 750.000 millones extraordinarios para hacer frente a la dura crisis (de los cuales 390.000 millones serán en transferencias directas a los estados y 360.000 millones en préstamos), y esto es posible porque la UE ha dado el paso decisivo de endeudarse de forma conjunta, de abrirse a los mercados. "Algo que era impensable antes de la pandemia, y que seguramente Europa hubiera tardado 20 años en hacer de no ser por la emergencia sanitaria y económica", subraya el responsable de la formación naranja.

De toda esta lluvia de millones, de esta extraordinaria liquidez, España va a ser el segundo país más beneficio de arranque por detrás solo de Italia. De los ya hiperconocidos 140.000 millones procedentes de la UE, 59.168 llegarán en forma de transferencia directa, 71.640 vía préstamos y otros 12.800 fuera del mecanismo, por otras partidas y conceptos. Ahora bien, para acceder a este montante hay que cumplir normas y criterios marcados por las autoridades europeas, que en opinión de Garicano, "son rigurosos, serios, que marcan hitos y que hay que cumplir".

Un problema de concienciación y velocidad

Para acceder a los fondos, la apuesta de los países y la orientación de los proyectos tienen que dirigirse a la transición verde, la digitalización, la competitividad y productividad, cohesión social y territorial, y educación y juventud. Todo ello orientado al crecimiento económico como recogen las reformas del Semestre Europeo. De ahí que el economista de Ciudadanos remarque que en "España es necesaria una mayor coordinación entre las administraciones, hace falta un plan de país, hay que contar con expertos en estos momentos y dejar de lado la politización y los problemas de gobernanza".

Todo ello con el objetivo de trabajar por empleo digital de calidad, en liderar desde España la economía verde a nivel mundial y en mejorar el sistema educativo con vistas a los desafíos de la nueva sociedad postpandemia. 

Ante toda esta liquidez, ¿dónde se encuentra el problema? ¿No es una situación ideal en un momento como el actual, dónde está el quid? Garicano lo ha señalado con claridad: "España es el país más lento y con menor ejecución de los fondos europeos". De hecho, si se suman los Fondos Estructurales que aún no se han ejecutado, y que se están reprogramando, en los próximos siete años España recibirá más de 200.000 millones de euros.

Por lo tanto, toda la maquinaria de la administración tiene que estar mucho más coordinada y ser "más rápida, ágil y eficiente, ya que el grueso del Fondo de Recuperación y Resiliencia tiene que activarse en dos años". Y para ello el país tiene que avanzar de manera clara en tres aspectos según el diagnóstico de este economista: "En el nivel de profesionalización de los primeros niveles de la administración, en los problemas de la organización del Estado, que no es algo que tenga que ver con una mayor o menor descentralización, sino de voluntad conjunta, y con la necesidad de avanzar mucho en la digitalización de las instituciones".

Por eso insiste, "esto es algo que hay que activar ya, no nos podemos permitir desaprovecharlo y hay que ser muy conscientes de las consecuencias para el futuro" en referencia a la devolución que haya que hacer del dinero prestado y del cumplimiento fiscal europeo que habrá que hacer una vez pasada la pandemia. Un dinero que, por tanto, no puede ser utilizado de forma frívola, ni al estilo d de los felices años 20 del siglo pasado.

Los PERTES y el reparto del dinero

Garicano también ha puesto en solfa la fórmula concebida por el Gobierno de Sánchez para activar y asignar los fondos. Los llamados Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTES), un mecanismo en los que no se atisba visos de transparencia, y en el que a pregunta de Mercados21, el dirigente de Ciudadanos responde: "Ante la necesidad de invertir de forma rápida los fondos, el Gobierno ha dedicido canalizarlo a través de las grandes empresas y corporaciones, con la idea que de que éstas colaboren y subcontraten la realización de los proyectos con empresas más pequeñas. Pero cabe el riesgo cierto de que la liquidez de los fondos no llegue a pymes con situaciones difíciles y en sectores que lo necesitan".

Pese al contexto actual que atraviesan los países europeos, el eurodiputado augura una vuelta a la casi normalidad anterior a la pandemia para el cuarto trimestre de este año, gracias a las vacunas y a la inmunidad de comunidad que para entonces habrá.

A este respecto, el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, ha vuelto a insistir en la situación a la que puede abocar la tercera ola del coronavirus a las pequeñas y medianas empresas. Por eso se ha sumado a la petición de Garicano de que es necesaria una mayor coordinación entre todos, y que no se puede dañar "la imagen de solvencia de un país como España". 

Se ha congratulado de la buena sintonía entre los agentes sociales y políticos para ampliar los ERTEs hasta el 31 de mayo, pero ha recalcado nuevamente la necesidad de que haya ayudas directas a empresas y sectores especialmente dañados por la crisis, como está sucediendo en otros países. Para Herreros "sin empresas no hay empleos, ni bienestar, ni futuro". Por ello reclama generar más confianza en las posibilidades y oportunidades como país.