martes, 21 de agosto de 2018

Los precios bajan un 0,2% en Andalucía y una décima en Extremadura en el mes de junio

El Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó en Andalucía un 0,2% durante el pasado mes de junio con respecto al mes anterior, de forma que la tasa interanual se quedó en el 3,3%, mientras que en Extremaduraa ha descendido una décima, mientras que la tasa interanual se sitúa en la región extremeña en el 3,2%, según ha informado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con este aumento, la inflación acumulada se sitúa en la Comunidad andaluza en el 1,2 por ciento.

En el conjunto nacional, el IPC bajó una décima en junio en relación al mes anterior y la tasa interanual cayó hasta el 3,2%, debido a la bajada de los precios de las bebidas alcohólicas y el tabaco y de los alimentos y bebidas no alcohólicas.

De esta forma, la tasa interanual, que coincide con la avanzada por el indicador adelantado del IPC, publicado el pasado 30 de junio, es tres décimas inferior a la registrada en mayo y supone la segunda bajada tras ocho meses consecutivos al alza.

Inflación "demasiado elevada" El sindicato CCOO de Extremadura estima que la inflación, que bajó en junio "únicamente" una décima en la región, se mantiene en niveles "demasiados elevados" y "limita" la capacidad de recuperación de la economía además de la creación de empleo.

Para CCOO, el "mal" comportamiento de "una parte" de los empresarios al "aumentar en exceso" el precio de sus bienes y servicios, sobre todo --dice-- aquellos que no están expuestos a la competencia internacional, "contamina al conjunto del tejido productivo y reduce las posibilidades de ampliar mercados".

En nota de prensa, recuerda que esta vez los precios se contuvieron gracias a la disminución registrada en el tabaco, aunque añade que sin embargo España y Extremadura continúan con un diferencial de inflación con la Unión Europea de tres décimas que "no está en consonancia con la tasa de crecimiento económico".

Esta reducción de precios da "un ligero respiro" a la ciudadanía, que ha visto "duramente reducido" su poder adquisitivo desde que comenzara la crisis y que "no se ha visto compensado con una recuperación del empleo", señala el sindicato.

Asimismo, CCOO indica que tras la subida de tipos realizada la semana pasada por el BCE "se ha endurecido la política monetaria" y añade que "aunque se pretende controlar las alzas de los precios, producirá un enfriamiento de la economía que retrasará la creación de empleo".

Aunque los niveles de la inflación europea y más la española, están por encima del objetivo del BCE, que es del 2 por ciento, el comportamiento del precio de la energía "hace pensar en una relajación de las presiones inflacionistas".

Sin embargo en el caso concreto de España considera que también habrá que estar "atentos" a la repercusión que la subida en electricidad de julio, aunque apunta que "todo indica que los próximos meses no habrá muchas tensiones gracias a los efectos de la agresiva campaña de rebajas que comenzó en julio".

Redacción.