martes, 22 de mayo de 2018

Los hogares castellanos y leoneses podrían ahorrar más de 82 millones de euros en su factura energética

Un mejor uso de la energía a partir de medidas de eficiencia energética podría, además, evitar la emisión a la atmósfera de 218.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2), una cantidad similar a la que emitirían 54 vuelos de ida y vuelta entre España y Australia.

Redacción   I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I    Síguenos en @Mercados21   I    07/03/2013

Los hogares castellano y leoneses reducirían su factura energética en 82 millones de euros con medidas de ahorro y eficiencia energética. Ésta ha sido uno de las principales conclusiones extraídas del VIII Índice de Eficiencia Energética, publicado por Gas Natural Fenosa, que anticipa que la energía susceptible de ser ahorrada, 19.000 toneladas de petróleo, equivaldría a la que consumen 1,3 millones de ordenadores encendidos durante un año o a la energía necesaria para producir agua caliente en 100.000 hogares.

Acto de presentación de la octava edición del Índice de Eficiencia Energética, publicado por Gas Natural Fenosa.

En Castilla y León, el Índice de Eficiencia marcó en 2012 una puntuación global de 6,47, lo que significa un "ligero retroceso" respecto a 2011 (6,54). Si bien, en relación con el primer estudio de 2004 (6,06), el Índice ha experimentado una mejoría en esta Comunidad autónoma del 6,8%. En referencia a la media nacional, los hogares de Castilla y León han sido menos eficientes que el conjunto de los hogares españoles (6,62). De hecho, su índice global, se ha situado en el puesto número 14 del ranking nacional. Además, en la Comunidad, los índices energéticos de mantenimiento y cultura energética han sido inferiores a los de la media de España.

Además de ello, la encuesta ha reflejado que esta edición es la segunda desde 2004, en la que el índice nacional sufre un retroceso, y resalta como significativa la disminución del índice de control energético, por ejemplo en el uso eficiente de electrodomésticos o el apagado de los equipos del hogar cuando no se utilizan. A esto se une un descenso de los usuarios con electrodomésticos y calderas eficientes, que coincide con el envejecimiento de los equipos y la menor disposición en 2012 de recursos para los llamados Planes Renove.

El estudio ha revelado también que se mantienen hábitos eficientes, como el apagado de la calefacción, el uso de lavadora y lavavajillas en carga completa, o la revisión anual de la caldera. No obstante, otros aspectos en los que los hogares necesitan mejorar han sido, por ejemplo, el desconocimiento del nivel del consumo de los electrodomésticos y de los sistemas de reducción de caudal en el agua. Además, en el capítulo de equipamiento, se detecta que las calderas están situadas inadecuadamente o que los hogares no cuentan con interruptores para encender las luces de forma independiente.

Sin embargo y como dato positivo, en esta ocasión ha aumentado el porcentaje de encuestados (59%) que considera que el ahorro de energía es "más importante que antes de la crisis". También se ha incrementado el porcentaje de quienes muestran su preocupación por el medio ambiente (82%).

Cabe destacar que la multinacional Gas Natural Fenosa realiza este estudio, desde el año 2004, con el objetivo de convertirlo en un observatorio de referencia en temas de eficiencia energética de los hogares españoles, a partir de un análisis más de 3.800 encuestas, realizadas a finales de 2012 y referidas a los aspectos de cultura energética, mantenimiento, control energético y equipamiento.