sábado, 18 de agosto de 2018

La sociedad extremeña impulsa el emprendimiento en la empresa y la sociedad

La Estrategia para el Emprendimiento cuenta con un presupuesto aproximado de 496 millones de euros anuales hasta el 2020.

Extremadura ya ha presentado en la Asamblea la Estrategia para elEstrategia para el Emprendimiento en Extremadura Emprendimiento, otra de las medidas incluidas en el pacto Social y Político. La Estrategia de Emprendimiento tiene dos ámbitos de intervención prioritarios: la sociedad, como público objetivo en la implantación de una cultura emprendedora, para lo que se destinarán 194 millones de euros de los 496 millones; y la empresa, con objetivos como incrementar la propensión exportadora de las empresas, la diversificación y la competitividad, a través de la I+D+i, las tecnologías y la certificación integral, que contará con un presupuesto de  302 millones de euros. La Vicepresidenta segunda y consejera de Economía, Comercio e Innovación de la Junta de Extremadura, María Dolores Aguilar  ha destacado  que se trata de la primera estrategia de emprendimiento que se presenta ante la ciudadanía con el objetivo de que el 40% de la población extremeña en su conjunto esté involucrada en el año 2020 en el emprendimiento, es decir, que la cultura emprendedora sea una seña de identidad de la sociedad extremeña. María Dolores Aguilar ha explicado que la consecución de una sociedad extremeña emprendedora tiene una misión doble: la gestión del emprendimiento hoy y la concienciación de la importancia del emprendimiento en la sociedad extremeña de futuro.

Para el primero de ellos, se establecerá un sistema de información, conocimiento y gestión de todos los recursos existentes, de forma que sea una herramienta eficaz que satisfaga de manera personalizada, rápida y eficaz a todo aquel que quiera emprender en Extremadura. Esta herramienta hará de la Administración un ente próximo y accesible. La gestión de los recursos públicos será sostenible, transparente y propiciará la participación para mejorar el conocimiento y las experiencias empresariales.

La segunda misión consiste en el diseño de un plan de marketing social, sustentado en una planificación a diez años, y que podría denominarse como la estrategia propia del emprendimiento.