sábado, 18 de agosto de 2018

La Sanidad Pública, en números rojos

Los últimos recortes anunciados por el Gobierno central en referencia a los presupuestos sanitarios públicos por comunidad autónoma han motivado que numerosos representantes y colectivos sanitarios ‘se rebelen’ a favor de la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.


Fabiola Lobo  I  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  I  28.03.2012


Los recortes han llegado a la Sanidad Pública, uno de los servicios que, hasta la fecha se había eregido como ‘intocable’ para el sistema y los ciudadanos. Si bien, la reducción de presupuesto, la imposición de tasas y copagos, la disminución de plantillas, el aumento de horas laborales, y la posibilidad de privatizar ciertos servicios son algunas de las preocupaciones que amenazan la sostenibilidad del sistema sanitario público, tal y como lo conocemos actualmente.

Tras el anuncio de la reforma laboral aprobada por el Gobierno el 10 de febrero,  y las consiguientes políticas de recortes en la Sanidad Pública española que están siendo aplicadas desde las comunidades autónomas con una intensidad variable, muchos colectivos, asociaciones y federaciones sanitarias se han manifestado en contra de estas medidas y han propuesto nuevas alternativas a favor de la viabilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Además, a todo esto habría que sumarle que, tras la reciente celebración de las elecciones andaluzas, en varios días se presentarán los Presupuestos Generales del Estado, que probablemente tendrán repercusiones importantes con nuevas medidas.

De hecho, y tras varias declaraciones de protesta, los Colegios de Médicos de toda España protagonizaron intensas jornadas  a nivel nacional para manifestar su oposición a esta política de recortes; mientras que otros organismos como la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) decidieron manifestar su oposición realizando un Informe (con los datos disponibles hasta el momento) para analizar la profundidad de los recortes en las distintas CCAA, evaluar sus repercusiones y proponer alternativas. En él, se analizaron y expusieron las consecuencias y efectos de algunas medidas sobre todo en materia de financiación, personal, tasas y copagos, prestaciones y privatizaciones del sistema sanitario.

El portavoz de la FADSP, Marciano Sánchez Bayle, ha explicado para MERCADOS21 que “la amenaza a la Sanidad parece venir sobre todo por el aumento de la jornada laboral a los profesionales sanitarios que previsiblemente llevará a un recorte de los contratos eventuales y/o interinos del sector. Probablemente estemos hablando de unos 10.000 o 15.000 trabajadores en todo el país”.

A este respecto, también la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO ha alertado que la reforma laboral favorece el “despido objetivo” del personal laboral de cualquier organismo sanitario público.

Disparidad de presupuesto por CCAA

La reforma laboral introduce una disminución en los presupuestos de las CCAA, de forma heterogénea, ya que por ejemplo la financiación aumenta de manera significativa en Andalucía, Baleares y Canarias; mientras que se queda prácticamente igual en Aragón o Asturias; pero desciende considerablemente en Cataluña y Valencia.

De este modo, la FADSP ha indicado que se ha producido una disminución promedio de los presupuestos de 84,76€ que son 140,13€ desde 2010 (10,42%), sin tener en cuenta el aumento de la inflación en este periodo. Al hilo de este asunto, Sánchez Bayle ha apuntado que, en este contexto, “el problema” a tener en cuenta es el actual modelo de financiación de las CCAA que permite a éstas decidir la cuantía que dedican a Sanidad sin garantizar una cantidad mínima.

“Se ha producido una gran disparidad en la financiación sanitaria pública, hasta contemplar 500€ por habitante y año de diferencia en los presupuestos de las CCAA para 2012”, ha indicado.

Por otro lado, otra cuestión en el punto de mira son las últimas tasas propuestas. Aunque las tasas y copagos por recibir las prestaciones sanitarias (recetas o renovación de TSI) están establecidas por la legislación vigente como competencia estatal, la FADSP ha indicado que algunas CCAA están estableciendo sistemas de tasas en “claro incumplimiento” de la misma.

“Los copagos, tasas o tickets moderadores no han demostrado ningún efecto sobre la contención de la demanda inapropiada y sí sobre la equidad y la accesibilidad. Entendemos que no son legales estas medidas porque limitan el acceso a la Sanidad que esta establecido por leyes de ámbito superior”, ha aseverado el portavoz de la federación.

Sistema Sanitario ¿PRIVADO?

Ante las reformas presentadas y las propuestas de privatizar ciertos servicios sanitarios, la ciudadanía se cuestiona la posible implantación de un sistema sanitario privado.

Sobre este asunto, Sánchez Bayle ha aseverado que es “posible, pero sería un desastre”.

“Evidentemente, ése es el propósito del gobierno actual pero esperemos que no se consiga. Todo avance hacia la privatización del sistema sanitario irá asociado a una disminución de las prestaciones sanitarias, en cantidad y en calidad, y a un deterioro y desigualdad en la atención sanitaria”, ha concluido Bayle.

Ahorro de más de 13.000 millones anuales con fórmulas alternativas al copago

Según estimaciones realizadas por la auditoría Russell Bedford International, la Sanidad Pública española podría ahorrar más de 13.000 millones de euros anuales a través de fórmulas de gestión público-privada alternativas al copago.

Con este ahorro, se rebajaría un 42% el déficit de 31.500 millones de euros registrado por las autonomías en 2011. Según Russell Bedford, las tres medidas complementarias que abaratarían el coste sanitario para el usuario serían: CREACIÓN DE CENTRAL DE COMPRAS SANITARIA PRIVADA (ahorro del 20% en adquisición de fármacos), GESTIÓN PRIVADA DE CIERTOS SERVICIOS como análisis de sangre o radiología (reducción a la mitad del coste sanitario por paciente) y REVALORIZAR LAS INFRAESTRUCTURAS SANITARIAS (ceder el mantenimiento o explotación de hospitales a empresas privadas a través del cobro de un canon anual).


Peticiones de la FAPDS al Estado -   Por Marciano Sánchez Bayle

1) FINANCIACION SUFICIENTE Y FINALISTA. “Hay que plantear un incremento de la financiación de la Sanidad Pública y poner en marcha una financiación finalista, controlada por el Ministerio de Sanidad y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) que asegure unos presupuestos sanitarios suficientes”.

2) GARANTIZAR LA ACCESIBILIDAD A LA ATENCION SANITARIA A TODOS LOS CIUDADANOS EN TODO EL TERRITORIO. “La crisis económica ha favorecido la actitud de algunas CCAA que pretenden ahorrar negando y/o dificultando la atención sanitaria a las personas que teniendo derecho a ella están domiciliadas en CCAA distintas. Este hecho es notoriamente ilegal”.

3) MANTENER LA GRATUIDAD EN EL MOMENTO DEL USO. “No existe en nuestro país un problema real de exceso de gasto sanitario público, sino mas bien lo contrario. Es imprescindible mantener la gratuidad en el momento del uso de las prestaciones asistenciales, además de garantizar que no se aplicarán tasas en algunas CCAA”.

4) ESTABLECER MECANISMOS EFICACES DE COORDINACION EN EL CONJUNTO DEL SNS. “No existe un funcionamiento coordinado del SNS, empezando por la falta de funcionalidad del CISNS. Es necesario establecer mecanismos eficaces, tanto para la toma de decisiones por el CISNS como para garantizar que éstas son operativas. También es preciso desarrollar el Plan Integrado de Salud, pendiente desde la aprobación de la Ley General de Sanidad en 1986”.

5) GARANTIZAR LA TRANSPARENCIA DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD. “Es imprescindible que desde el Ministerio se realice un compromiso con la transparencia informativa de los datos fundamentales del funcionamiento del sistema sanitario público”.

6) MEJORAR LA EFICIENCIA DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD. “El SNS tiene aspectos de ineficiencia que deben abordarse de manera inmediata para mejorar su situación financiera y reforzar su sostenibilidad como el gasto farmacéutico, la sobreutilización tecnológica, y la necesaria puesta en funcionamiento de una agencia pública de compras”.

7) PARALIZAR LOS PROCESOS DE PRIVATIZACIONES. “Los procesos privatizadores puestos en marcha en algunas CCAA han supuesto notables incrementos de los costes en la atención sanitaria y en la construcción de las infraestructuras, además de empeorar la calidad de las prestaciones y deteriorar la red sanitaria pública”.

8 ) POTENCIAR LA ATENCION PRIMARIA DE SALUD. “Es la clave de la accesibilidad y la eficiencia de nuestro sistema sanitario, pero pese a ello está sufriendo un proceso progresivo de postergación, tanto presupuestaria como de recursos de personal y de perdida de protagonismo en la atención sanitaria”.

9) DESARROLLAR INSTRUMENTOS EFICACES DE PARTICIPACION. “No puede avanzarse en la mejora de eficiencia, eficacia y calidad del sistema sanitario público sin contar con la activa participación de profesionales, organizaciones sociales y ciudadanos”.