lunes, 17 de diciembre de 2018

La recreación histórica como generador de riqueza turística

León acoge estos días en el Natalicio de las Águilas, para celebrar el 1945.o aniversario del nacimiento de la Legio VII Gemina, dos grupos reconstruccionistas: los astorganos Legio VI Victrix, y el cántabro JANO en el Mercado Romano; aunque en varios años apoyaron esta festividad conmemorativa los de la Legio VIII Hispana, Hispania Romana y la Asociación de Astures y Romanos. Además, de la apertura de una exposición de filatelia de arqueología romana en el Palacio del Conde Luna, en la que muchas interpretaciones de los sellos se han hecho realidad en la vestimenta e impedimenta de estos grupos de Historia Viva.

Redacción   I    redaccióEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Síguenos en @Mercados21    I    11/06/2013

La Recreación Histórica, o Historia Viviente, es muy antigua, ya que nació en los juegos del Coliseo Romano representando batallas conocidas de la época, incluso navales, y durante las Justas de la Edad Media se recordaban los tiempos del Imperio. A principios del siglo XX los soviéticos y los anglosajones comenzaron a recrear el aniversario de la fundación de la capital de Luisiana, la Batalla de Sebastopol, justas medievales y, en 1961, el centenario de la Guerra Civil Americana.

Siguiendo la escuela anglosajona, preponderante a finales del siglo pasado, comenzaron los grupos de recreación Napoleónica, "de la que Astorga es una de las puntas de lanza en España"; y los de recreación romana y medieval. Hoy en día en España hay centenares de asociaciones de Historia Viviente con diversas temáticas como romana, medieval, napoleónica, la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial; además de algunas de ciencia ficción con Santiago del Imperio Galáctico de la Guerra de las Galaxias.

En España y concretamente en la provincia de León, un ejemplo de zona interior que necesita el turismo cultural y de calidad para generar negocio y empleo, el trabajo de grupos de reconstrucción histórica es vital. El ejemplo, con las Guerras Napoleónicas (entre los que se encuentran los grupos de Tiradores del Bierzo y el de los Voluntarios de León) es el de Astorga. Junto con Bembibre, Cea y algún que otro lugar como Medina de Rioseco en Valladolid y La Coruña en Galicia, el esfuerzo en celebrar los dos sitios de la Guerra de Independencia provocó que llegaran a acudir personas de toda Europa a esta pequeña ciudad de menos de 10.000 habitantes.

Es posible que la vergüenza natural de los españoles, o la falta de dinero de los años 80 y 90 que provocaba poca consideración al ocio inteligente, le diera a finales del siglo XX una pátina de "rareza" a la recreación histórica o, al menos, sólo se considerara como algo bueno si era festiva. Ejemplos en León hay varios en el siglo XX, los de la veteranísima fiesta de Astures y Romanos de Astorga (la capital del convento Astur, Astúrica Augusta) y la celebración de las Justas Medievales del Passo Honroso de Hospital de Órbigo y ya en el siglo XXI la Noche Templaria de Ponferrada, la recreación del campamento romano de León y de la coronación de Alfonso VII a las que se suman las exitosísimas recreaciones napoleónicas de la batalla de Bembibre, la de Cea, la del Puente Canto y los sitios de Astorga; entre otros eventos.

No son pocas ni resultan extrañas a día de hoy y, además, suelen atraer mucho turismo por la vistosidad de las vestimentas. El dato es significativo, en España existen más de 150 asociaciones de recreación histórica que generan beneficios a las poblaciones que apuestan por alojarlas para reconstruir una actividad del pasado.

Una disciplina para investigar y aprender con la experiencia personal

Desde hace diez años se celebra el Natalicio de la Legio VII Gemina y han participado en ella la Legio VIII Hispana (que fue su madrina legionaria del siglo XXI) y la Legio VI Victrix. Este año se suma además, por sorpresa, el Taller Juno de Recreación Histórica con excelentísimo material y hasta un estandarte de la Legio VII. Lo mejor de todo este mundillo es que no hay más competición entre los recreadores que el gustazo de enseñarse los elementos más históricos posibles y novedosos de las últimas investigaciones arqueológicas. Todos se apoyan. Todos quieren lo mismo y todos saben que trabajar en pro de la Historia beneficia a todos los demás. En León, la Asociación Legio VII Gemina Pia Felix informa de las novedades reconstruccionistas romanas desde su blog en Internet.

Y es que esta disciplina es sobre todo investigar y aprender. Gracias a ella los historiadores han podido efectuar arqueología experimental, ya que el uso de las armas y los escudos o los complementos de la vida diaria producen una serie de sensaciones cuando se usan. Es decir, que al ir con un equipo de legionario completo (o uniformado como un soldado napoleónico), al intentar representar la forma de combatir o marchar que estaban escritas comienzan a surgir problemas que hay que resolver. La teoría no conjuga con la práctica, las armas se pueden estudiar científicamente con maniquíes, las lucernas, las joyas y los ropajes al vertirlo. Y todo ello constituye esa parte del ocio inteligente que pone al día la Historia, ya que se derrumban muchas leyendas con la experiencia personal con los elementos históricos.

Un sector económico en sí mismo y para el turismo interior

Además, la recreación histórica atrae beneficios y crea puestos de trabajo. Y en España, los motivos de batallas o actividades legendarias para recreaciones históricas son ingentes. Y los ingleses y los norteamericanos, europeos, rusos, chinos y demás turistas son ávidos consumidores de esos espectáculos; es decir, mercado turístico al que atraer a las zonas interiores que no pueden competir con las de costa en sol y playa.

A esto se podrían que sumar los juegos de guerra de tablero (wargames) o de familia (eurogames) o de cartas para reconstruir las actividades antiguas (sean de todo tipo de épocas) también llamados de simulación o los juegos de interpretación de roles (conmunmente conocidos como juegos de rol) de las épocas que permiten reconstruir tanto en una mesa con unos dados o en “vivo” las épocas citadas. Aunque estos complementos lúdicos no son estrictamente recreacionismo histórico sino más bien simulación y no son considerados “científicos” o “precisos”, de esta práctica han surgido muchos de los componentes de los grupos más duros y rigurosos y la edición de estos juegos son todo un sector de alto rendimiento económico en Europa. De un juego se puede interesar alguien para comprar un libro, una enciclopedia visual, un documental, películas, un Canal de Historia... todo está hilado y si es divertido el camino es inacabable para los elementos de aprendizaje en formato cultural.

Así que se da un doble beneficio económico: para los que surten de materiales a los grupos reconstruccionistas y para las ciudades y poblaciones que los acogen. Ejemplo de ello son los mercados “históricos” (a los que según los reconstruccionistas les faltaría mucho que trabajar, pero que son fundamentales para el éxito de las conmemoraciones y en mucho caso contratan a estos grupos en un afán de mejorar) y las concentraciones de grupos reconstruccionistas. Si encima divirtiéndose unos y otros se consigue generar dinero y atracción turística, lo que en un principio a algunos le pudiera “resultar ridículo” se convierte, con algo de sentido común y prestándole atención en una de las fórmulas más rápidas de generar beneficios a la sociedad española en estos tiempos de crisis donde hay que aguzar la imaginación para generar empleo. Y todo por poner al día la Historia.

Astorga, líder absoluta en España desde hace veinte años

En España es Astorga, sin duda alguna, la líder en atraer turismo gracias a los eventos de reconstrucción histórica. Y como ciudad de esas características tampoco hay duda que es la más pequeña del país en rentabilizar enormemente su apuesta por la reconstrucción histórica y cultural. El que los visitantes anuales multipliquen por tres la población censada del municipio es algo que, evidentemente, deja muchísimo dinero en la ciudad. Tras habérselo trabajado durante veinte años, no sólo la fiesta romana atrae turismo, sino que ha apostado económicamente por construir una Ruta Romana visitable todos los días y componer un pequeño Museo Romano ejemplar.

Pero en el mundo romano Hispano hay que destacar que las ciudades que compiten con ella son muchísimo mayores: Mérida y los eventos de Tarraco Viva (Tarragona) y Arde Lucus (que se celebra la semana que viene durante los días 15 y 16 en Lugo). Además, la Asociación de Astures y Romanos de la capital astúrica lleva más de veinte años siendo un ejemplo a seguir en dinamización turística de una localidad y el Ayuntamiento de Astorga apoyando las celebraciones de las Guerras Napoleónicas. Es más, la ciudad augusta de los astures es la sede de la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas, y es llamada a todos los congresos en España sobre estas reuniones por su enorme experiencia y éxito en la apuesta de reconstruir la Historia para ofrecer futuro a sus ciudadanos.