viernes, 20 de septiembre de 2019

La Junta apuesta por medidas de reactivación "que logren reducir la brecha de convergencia de Andalucía"

24 empresas de CTA han asistido al encuentro 24 empresas de CTA han asistido al encuentro

El secretario general de Economía de la Junta de Andalucía, Manuel Hidalgo, ha defendido en un desayuno-coloquio organizado por Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) la puesta en marcha desde el Ejecutivo andaluz de medidas de reactivación que "logren reducir la brecha de convergencia de la economía andaluza con respecto al ámbito nacional y europeo".

A juicio de Hidalgo, estas líneas de acción deberán tener en cuenta factores como la educación, la formación y el emprendimiento, la financiación o el territorio.

El secretario general de Economía ha expuesto los objetivos e instrumentos de la política económica del Gobierno andaluz y ha analizado la coyuntura y perspectivas de la economía andaluza ante 24 empresas innovadoras miembros de CTA, entre las que se encontraban Airbus, Applus, Biomedal, Cepsa, Detea, Ghenova, Grupo Azvi, Gualdatel, Hispacold, Iberdrola, Inerco, Ingenia, Irradia energía, Isotrol, La Caixa, Lantia, Magtel, MP Corporación, Negratín, Noxium, Ontech, Skylife, Telefónica y Tier1.

En su exposición, Hidalgo ha subrayado "la necesidad de lograr que la economía crezca más y mejor, genere más empleo, esté más diversificada sectorialmente y pueda, así, atraer inversiones internacionales y competir en nuevos mercados". Para justificar la reorientación de las nuevas políticas que ha de emprender el Gobierno andaluz, el secretario general ha desgranado la evolución experimentada por la región en las últimas cuatro décadas, asegurando que aunque "los cambios socieconómicos son más que evidentes, hay una serie de ratios económicos que demuestran que las actuaciones realizadas hasta el momento no han conseguido el objetivo deseado".

Al respecto, ha apuntado que el número de ocupados andaluces se ha casi duplicado desde 1981 y la tasa de actividad en Andalucía ha pasado del 45,1% al 56,9%, además ha asegurado que el PIB por habitante ha pasado de 2.247 euros en 1981 a 19.132 en 2018. "Sin embargo, -ha dicho- sigue persistiendo una desigualdad evidente en el reparto de la renta y la tasa de pobreza relativa se encuentra por encima de la media española y europea".

Nueva orientación de la actividad pública

Por ello, a su juicio, "los ratios económicos obligan a reorientar la intervención pública para corregir los fallos que se han venido cometiendo". En esa línea, ha afirmado que "es clave incidir en factores claves como la educación, la formación y el emprendimiento, la financiación, las instituciones, los sectores tractores, con las TIC y la economía digital en el centro, y el territorio".

En el ámbito de la educación, ha matizado que después de muchos años permanecemos en los vagones de cola en cuanto a la formación de los andaluces, además, las diferencias en los rendimientos académicos son importantes en función de la desigualdad de oportunidades y "el sistema educativo andaluz no consigue reducir las diferencias por razón de origen social o económico en cuanto a resultados". Asimismo, ha dicho que la tasa de abandono escolar temprano ha mostrado una senda descendente en los últimos años, pero sigue superando a los promedios nacional y europeo, a lo que ha añadido que "los cambios tecnológicos imponen un nuevo modo de entender la educación en cuanto a la necesidad de transmitir competencias".

Por otro lado, se ha referido a la formación laboral, a la que ha calificado de "crítica". "Sabemos que una apuesta decidida por la FP reduce el porcentaje de desempleados sobre todo en los tramos de edad más jóvenes de los trabajadores", ha señalado para continuar que "las acciones tienen que ir en dos direcciones: la apuesta por una FP de calidad y su continuación a posteriori en el propio seno de las empresas, lo que exige la participación directa del tejido productivo en la elaboración de los programas y currículos, apostando decididamente por la FP dual".

Igualmente, ha apuntado que las políticas activas de empleo, tanto para fomentar la ocupación como la continua revisión de las habilidades de los trabajadores debe amoldarse a las necesidades del mercado.

Poca densidad empresarial

Hidalgo se ha referido a otra debilidad estructural que aqueja a Andalucía y que tiene que ver con la escasa presencia de empresas. La densidad empresarial es más baja en Andalucía que en España, abundando las microempresas, 96% del total, de las que 53,8% no tienen asalariados. Al respecto, ha remarcado que las iniciativas empresariales y la cultura emprendedora también presentan margen de mejora en Andalucía.

A su juicio, "una de las principales razones de la mortandad de empresas y proyectos en la comunidad (también en España) es el estrecho mercado financiero existente comparado con el que se conoce para otros países", por ello "las políticas de apoyo financiero puede ser relevantes tanto para apoyar a nuevos proyectos con futuro como para evitar mortandades empresariales", ha argumentado.

Por último, en su intervención, Hidalgo también ha analizado las políticas sectoriales y las acciones de carácter territorial, asegurando que "aunque es indudable el apoyo a ciertos sectores, este tipo de acciones puede generar un riesgo con la creación de actuaciones estancas sin sinergias en el resto de la economía". "Debemos fomentar polos de actividad que atraigan inversiones y definir centros económicos activos".