martes, 21 de agosto de 2018

La crisis genera oportunidades para los despachos profesionales

Según un informe realizado por la consultoría Sage, el clima de confianza en la economía mejora ligeramente.

La crisis para los despachos profesionalesLos despachos profesionales han tenido que readaptar sus líneas de negocio para dar cabida a la nueva realidad.

Como todos los sectores, los despachos profesionales están pasando una crisis importante. Sí que es verdad que cuando hay crisis, los despachos sufren; también es una realidad que cuando hay crisis el despacho hace una serie de trabajos que son extras que en un momento determinado se complementan y se mantienen los ingresos a través de la tramitación de cuestiones que antes no hacía como pueden ser, desafortunadamente, despidos o ERE’s; o, por el contrario, facturaciones extraordinarias.

“Sí que es verdad que cuando acaban estos procesos extraordinarios”, explica Eufemio Escobar, director general de la división de Despachos Pofesionales de Sage, “las empresas que están llevando estos despachos se ven disminuidas y eso reduce, a su vez, su facturación y en los despachos están perdiendo potencial, en el estudio que ha realizado se constata que cada despacho ha perdido de media unos siete clientes”. La crisis como oportunidad El informe realizado por la consultoría Sage denominado ‘Informe Global Anual del Observatorio del Despacho Profesional. Evolución del sector de los despachos profesionales en España’ analiza precisamente cómo han encarado los despachos profesionales esta crisis y lo que se deriva es que ha supuesto una oportunidad a pesar de tener que ajustar mucho su cartera de clientes, ampliarla al verse reducida por el cierre de empresas y adaptar sus fórmulas de negocio.

El primero de las cuestiones tratadas y que más interesan para el desarrollo futuro de la economía es el clima de confianza tal y como se destaca en el informe éste continúa moviéndose en unos parámetros similares a cuatrimestres anteriores: “si bien se destaca una progresiva aunque leve moderación de las pésimas perspectivas existentes con respecto al mismo cuatrimestre del año pasado, puesto que desciende el número de empresarios del sector que califican la actual coyuntura de muy mala a favor de aquellos que la consideran mala o incluso regular”.

E. Peña Cervelló.