lunes, 21 de mayo de 2018

La asamblea de Unicaja aprueba con el 97% de votos el proyecto de integración con Caja España-Caja Duero

La asamblea general de Unicaja, celebrada en Málaga en sesión extraordinaria, ha aprobado por mayoría, con el 96,4% de votos a favor (163 votos) y 6 en contra, el proyecto de integración con Caja España-Caja Duero.

Según han informado fuentes sindicales de la entidad, la asamblea únicamente contó con seis votos en contra, correspondientes a los representantes de los sindicatos SecarCsica, quienes no estaban de acuerdo con el preacuerdo sobre cuestiones laborales alcanzado la pasada noche por Unicaja con CCOO y UGT, al considerarlo "papel mojado" y una "traición a los empleados".

"Este preacuerdo es una carta blanca para la entidad, para poder hacer y deshacer, por lo que hemos votado 'no' y nos hemos concentrado en la puerta", aseguraron fuentes del Secar.

Según ha indicado Unicaja en una nota, la aprobación del proyecto de integración que ya ha sido comunicada a laComisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), queda vinculada a la decisión que adopte la asamblea general de Caja España-Duero, cuya celebración está prevista para hoy lunes en León.

El paso siguiente será, en su caso, la obtención de las autorizaciones administrativas pertinentes y el otorgamiento de la escritura de la operación. Asimismo, la caja precisa que de forma simultánea, están previstos los trabajos internos de integración, desde todas las vertientes operativas.

En el caso de la plantilla, está previsto se inicie la negociación de un acuerdo laboral, de alcance general, entre las representaciones empresarial y sindical. En ese sentido, con carácter previo a la celebración de la asamblea general, en Unicaja se ha alcanzado un preacuerdo laboral en el que se establece el marco de dicha negociación.

Creación de un grupo financiero "consolidable"

El contrato de integración entre Unicaja y Caja España-Duero recoge las líneas de actuación para el desarrollo de la integración de las dos entidades, que dará lugar a la creación de un grupo financiero "consolidable".

Entre estos aspectos, figura la participación que las cajas tendrán en el grupo, y en particular, en el capital del banco. Concretamente, el 70% de la participación será para Unicaja, y el 30% para Caja España-Duero, según ha indicado la entidad.

El actual presidente de Unicaja, Braulio Medel, ostentará la condición de presidente ejecutivo y primer directivo del banco y del grupo, mientras que el actual presidente de Caja España-Duero, Evaristo del Canto, ostentará la condición de vicepresidente ejecutivo y consejero delegado.

El nuevo grupo y, en particular, el banco tendrá su sede social en Málaga, pero se mantendrán servicios operativos centrales del grupo que se corresponderán con las sedes operativas actuales de ambas cajas en Málaga, Ronda, León y Salamanca, y en Madrid.

La entidad que resulte de la integración de Unicaja y Caja España-Duero se constituirá como el tercer grupo de cajas en España, con un volumen de activo total superior a 80.000 millones de euros. Además, el nuevo grupo partirá con un volumen de negocio cercano a los 122.000 millones de euros, una red integrada por más de 1.700 oficinas y una plantilla superior a los 9.000 empleados.

La unión de Unicaja y Caja España-Duero, desde una posición de "liderazgo financiero" en sus respectivas regiones de origen, presenta "una notable complementariedad, posibilita el logro de sinergias, una mayor diversificación en el negocio, potencia la capacidad de servicios a la clientela y amplía las oportunidades de desarrollo profesional de la plantilla".

Negociación laboral hasta marzo de 2012

Igualmente, fuentes de CCOO han destacado que la entidad andaluza se ha comprometido a "no recurrir a medidas traumáticas que le permita la reforma laboral durante el proceso de negociación, que deberá concluir antes del 31 de marzo de 2012".

CCOO ha criticado que "pese a que Csica y Secar no han firmado el preacuerdo y se han manifestado en la puerta de Unicaja, dentro de la asamblea no han expresado por qué se oponen al contrato de integración, y eso no es razonable ni lógico, deben justificar su postura en la asamblea".

Con ello, el sindicato ha explicado que ha aceptado el preacuerdo "porque teniendo en cuenta el contexto en que nos movemos hoy y viendo como está la economía, debemos procurar la mejor solución para los trabajadores y este preacuerdo, aunque no es el que más nos gusta, nos da seguridad para seguir negociando".

Redacción