miércoles, 15 de julio de 2020

Juan Marín: "Si no se retrasa la entrada de turistas extranjeros, en agosto podremos tener una ocupación del 75%"

El vicepresidente andaluz en su intervención en el encuentro digital de CTA El vicepresidente andaluz en su intervención en el encuentro digital de CTA

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Juan Marín, se ha mostrado optimista sobre el potencial del sector turístico andaluz, de sus fortalezas y capacidades. De hecho confía en que el repunte y la recuperación del sector, a pesar de la dureza de la crisis actual, se "producirá antes de lo que muchos puedan pensar". A la vista del incremento de reservas producidas en los últimos quince días, pronostica que, si el Gobierno central no prolonga la entrada de turistas extranjeros más allá del 1 de julio, la ocupación turística en Andalucía para agosto "puede rondar el 70 o 75%".

A juicio de Marín, "el virus lo vamos a controlar y a vencer, y lo que tenemos que vencer como sociedad es el miedo. Debemos recuperar la vida con las nuevas condiciones sobrevenidas con la pandemia. Por eso tenemos que saber adaptarnos a ellas". Así lo ha explicado en el encuentro digital "Reinventar el Turismo: un reto tecnológico", promovido por Corporación Tecnológica de Andalucía, y que se encuentra dentro del Reto CTA Turismo #PostCOVID19, que han seguido alrededor de 200 participantes, y cuya bienvenida ha realizado su presidenta, Adelaida de la Calle.

El vicepresidente andaluz se ha encargado, junto con el consejero de Economía, Rogelio Velasco, que ha realizado la presentación inicial de Juan Marín, de destacar el peso y los principales parámetros de un sector esencial para la economía de la comunidad autónoma. El turismo representa el 13% del PIB de Andalucía, con la generación de 400.000 empleos y con record de visitas en los últimos años. En el ejercicio 2019, el sector aportó a la actividad regional más de 22.000 millones de euros, con nada menos que 32,5 millones de visitas.

Estos buenos datos se han derrumbado por completo con la pandemia y la llegada del Covid. Ya en el primer trimestre (de enero a marzo) la caída del sector alcanzó el 20%. Pero el escenario peor e inimaginable apenas unos meses antes se produjo en abril cuando toda la actividad se redujo a cero. Ante un escenario tan negro y complejo como éste, el vicepresidente Marín ha subrayado que la Junta ha sido proactiva, no se ha quedado con los brazos cruzado y ha puesto en marcha distintas medidas para reactivar cuanto antes el sector.

Y lo ha hecho, ha insistido en varias ocasiones, "escuchando y hablando con quienes realmente saben: los empresarios y emprendedores del sector". Para el consejero de Turismo "el virus ha venido a acelerar el cambio de modelo que se estaba produciendo. De repente, hemos pasado de hablar de masificación turística en determinados espacios al vacío más absoluto; el turismo de interior ha ganado un gran protagonismo; la sostenibilidad y la accesibilidad incrementa su peso de forma extraordinaria; y a la seguridad ciudadana, se ha unido la seguridad sanitaria".

Juan Marín interior

Andalucía, destino de calidad y seguro

Ante los retos que todos estos cambios drásticos y abruptos plantean, Marín ha destacado la importancia del conocimiento y la información, de la universidad, de la investigación y la seguridad sanitaria para "trasladar confianza" tanto a los turistas como a la capacidad de las empresas del sector. En este sentido, la digitalización y la aplicación de las tecnologías son esenciales (big data, Inteligencia artificial, realidad aumentada, cheking automatizado, etc.) "para situar Andalucía como el destino de calidad en el mundo que es y toda su oferta a un solo click".

Según el responsable de Turismo, "la gente está loca por venir a Andalucía", y para ello se ha basado en el importante incremento de reservas que se han producido en las últimas dos semanas. Se ha producido un aumento del 160% de las reservas procedentes de turistas internacionales. Razón por la cual confía en que el Gobierno de Sánchez no cambie ni dé marcha atrás en la apertura del turismo internacional a partir del 1 de julio, y ha insistido continuamente en que es básico "dejar trabajar al sector, a los que saben de su actividad", y que una cosa es "preocuparse por la seguridad sanitaria de los turistas y otra muy distinta confinarlos o ponerlos en cuarentena". Algo que a su parecer no tiene lógica, ni sentido alguno.

Marín ha desgranado todas las medidas puestas en marcha por el Ejecutivo andaluz: un plan de choque para todo el sector, puesta en marcha, después de más de quince años de dilación, de una nueva clasificación hotelera, recursos para la accesibilidad, apoyo financiero a las empresas, apuesta por la digitalización y la creación de 3.000 puestos de vigilantes para las playas andaluzas este verano. Pero, en especial, ha remarcado la creación del sello "Andalucía Segura", para genera confianza y seguridad en los mercados.

En relación con el bono turístico o vacacional (similar a las iniciativas tomadas ya en países como Italia o Francia), el vicepresidente aboga por impulsar la movilidad en todo el territorio nacional, e incluso propone hacerlo ya en provincias y comunidades que se encuentren en la misma fase de desescalada. Espera que el Ejecutivo central valore y estudie la propuesta andaluza que consiste en fijar una desgravación para aquellos turistas nacionales en el IRPF de 2021, de modo que no sea gravoso para las arcas públicas en este momento. Además, se trataría de una desgravación compartida tanto por el tramo autonómico del impuesto como por el nacional. No en vano, el 67% del turismo andaluz es de procedencia nacional.

Por último ha hecho hincapié en el comportamiento ejemplar que ha tenido el sector turístico andaluz durante lo más duro de la pandemia, colaborando con los sanitarios en todo momento, respetando las normas de higiene y seguridad. Buen ejemplo de ello han sido los casos de los hoteles medicalizados, que se habilitaron en lo más duro de la crisis sanitaria.